Los famosos problemas internos del PSUV

La escualidez confundida

En virtud de la democratiquísima apertura de la página alternativa Aporrea, ésta se ha venido convirtiendo en tribuna de todo aquél que quiere decir algo, independientemente de su posición ideológica, y de si está del lado del pueblo y el proceso revolucionario, o si anda por los lados de los vendidos que, usando una fraseología precariamente similar a la forma de hablar de los socialistas, por medio de ese ropaje de ovejita hacen peso a favor de los esfuerzos de la oligarquía mediática por crear, reforzar y sostener una matriz de opinión según la cual “el chavismo sea un proceso arcaico por negligencia y complicidad”, Mario Silva vendría a ser el malo de la película, así como los demás camaradas de los medios alternativos, y Chávez tiene la culpa de todos los obstáculos que atraviesa el proceso revolucionario para hacer los cambios que se necesitan.

Alguien escribió el 24 de septiembre (y se lo publicaron en Aporrea) un artículo muy confundido en el cual cita al ex presidente imperialista de Francia, Francoise Miterrand, para darnos lecciones de “desarrollo”, chilla por una “libertad” que a su juicio no existe en la revolución bolivariana (concepto netamente escuálido) y llora porque a su mediocre entendimiento, los medios oficiales sostienen la “ignorancia chavista”. Para ese escuálido ridículamente agazapado, los chavistas somos un “desmoralizado rebaño de creyentes”.

El artículo “Un chavismo confundido”, sólo sirve como botón de muestra para desnudar una realidad que está ocurriendo: que a los escuálidos se les permite, hasta en un medio nuestro, meter su contaminante aporte a favor de la derecha, disfrazada de autocrítica “chavista”.

No es el único. Aumenta la afluencia de la propaganda reaccionaria que pretende confundir a aquellas personas que tenemos críticas a lo interno, y sacar tajada de una discusión entre las revolucionarias y los revolucionarios que no es asunto de ellos.

EL PROCESO REVOLUCIONARIO EN VENEZUELA CONFRONTA UN PROBLEMA FUNDAMENTAL, QUE ESTÁ EN LO EXTERNO Y DESDE ALLÍ INEVITABLEMENTE PERMEA HACIA LO INTERNO: LA PRESENCIA POR TODAS PARTES DE LA ECONOMÍA CAPITALISTA, Y DE SU SUPERESTRUCTURA IDEOLÓGICA CUYA ARTILLERÍA ES ENCABEZADA POR LOS MEDIOS PRIVADOS DE COMUNICACIÓN, SIN EXCEPCIÓN.

LA ESPECULACIÓN, LA INSEGURIDAD, LA USURA DESMEDIDA, LA FUERZA DE LA CORRUPCIÓN, SON INHERENTES A LA IDEOLOGÍA DE LOS EXPLOTADORES, CUYO PRINCIPIO FUNDAMENTAL ES EL ENRIQUECIMIENTO A COSTA DE LO QUE SEA, SON VICIOS ORIGINADOS EN EL CAPITALISMO EN CRISIS QUE, COMO EL CAIMÁN HERIDO, ARRASA CON LO QUE ESTÉ AL ALCANCE DE SU COLA BATIENTE.

Y mientras no se tomen medidas económicas socialistas que otorguen a los trabajadores el control pleno de los medios de producción, no se habrá avanzado en el construcción del socialismo del siglo XXI. Pero esas medidas socialistas no se pueden tomar de un momento a otro, es necesario tomar medidas preparatorias que es lo que, por sobre todos los obstáculos, el Presidente Chávez ha venido tomando y ahora, por medio del comercio socialista, iniciado bajo la administración del Ministro Eduardo Samán, cobra decidido impulso.

Pero el socialismo no se construye por decreto.

Es menester la participación de toda la gente socialista, que en vez de estar criticando lo que hacen los que sí trabajan, debemos asumir la construcción del socialismo. Es terrible que hayamos permitido que embriones de poder popular como los Consejos Comunales quedaran, en gran parte, en manos de los escuálidos, porque los que son dirigidos por ellos no avanzarán, se convertirán en simples juntas parroquiales por donde se desangrará, en beneficio de los corruptos, el dinero que pertenece al pueblo. Eso ha comenzado ya a ocurrir y se generalizará si lo permitimos.

Esa situación debemos también preverla en relación a los Consejos de Trabajadores. No pueden ser órganos de la democracia representativa en donde estén los escuálidos “porque forman parte de la comunidad”, como en las épocas de la IV. Tienen que ser órganos constituidos EXCLUSIVAMENTE POR SOCIALISTAS, (como debieron ser los Consejos Comunales), si es que queremos construir el socialismo.

Para hacer cualquier crítica “constructiva”, primero los compatriotas que se están dejando manipular por la derecha deben preguntarse cada día:

¿Y QUÉ HE HECHO YO HOY PARA CONSTRUIR EL SOCIALISMO?


andrea.coa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1544 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: