Chávez: no habrá patria sin socialismo fuerte

Insisto: El socialismo es la consagración de la democracia porque sin socialismo no hay democracia. Un socialismo fuerte consolidará -en ideología y praxis- una democracia invulnerable, estable, apta para enfrentar todos los continuos ataques, sabotajes y conspiraciones promovidos y ejecutados por el narco-pentágono imperial y sus conchabados de la derecha arpía y traicionera. Con dinero del narcotráfico, Estados Unidos financia los planes de inestabilidad urdidos por la derecha internacional. Condinero proveniente del narcotráfico le pagan a los paramilitares que se "desmovilizaron" en Colombia y en oleadas sucesivas se trasladaron a Venezuela, Ecuador, Bolivia, Honduras, para desatar actos de terrorismo y cometer todo tipo de delitos comunes, desde atraco callejero hasta sicariato por tarifa. Planes de violencia que intentan roer las columnas del nuevo socialismo que con Venezuela a la vanguardia (y la solidaridad del mundo entero) ha echado raíces en nuestra América. Así es, no nos engañemos con eufemismos diplomáticos para maquillar la gravedad de esta certeza sabida por todos. El binomio Estados Unidos-Colombia es hoy la mayor empresa transnacional de producción y distribución de cocaína, fuente financiera de la contrarrevolución internacional. La CIA (el mayor cartel del mundo) tiende las redes de tráfico y las bases militares promueven el consumo pues el ejército norteamericano es el mega narco inhalador más grande del planeta, ¿o no? Salvo algunos carteles aislados (que actúan como los peces cazones que para comer viven pegados del tiburón) el narco-binomio Estados Unidos-Colombia tienen el control casi absoluto del ALCAloide preferido en el primer mundo, ¿o no? Ésa es la mina inagotable que financia a la derecha internacional. Una vez más lo ha demostrado en Honduras. La dualidad ambivalente y cínica del binomio EEUU-Uribe es la dicotomía del engaño: Por una parte censura al gobierno golpista pero por otra propone un diálogo con los conspiradores, ¡y puso como mediador al Presidente Arias que -palabras más, palabras menos- repitió al pie de la letra el catecismo de la CIA!


El dúo dinámico de la casa blanca Obama-Hilary puso puesta.

Sólo la dignidad irreductible del pueblo hondureño evitará que la patria de Morazán se convierta en Colombia II. Porque a Estados Unidos no le interesa redimir ni liberar a una Honduras que ya tiene ocupada con una gran base militar desde hace tiempo, ¿o no? Y la mediación de Arias no fue un diálogo sino un monólogo dictado a distancia por el usurpador del gobierno en Tegucigalpa. Con esta maniobra el imperio sigue ganando tiempo para que el gobernante usurpador-fascista obtenga estatus de legalidad a pesar de que se ha apoderado criminalmente de la martirizada Honduras.

Pero tampoco es este el fin de la estrategia yanqui. Es obvio además que el fondo (el propósito real) es encerrar a Nicaragua e impedir el influjo sandinista -como lo hizo antes con la Cuba revolucionaria. Para ese fin nefasto de inutilizar a la Nicaragua de Sandino, EEUU cuenta con México, Costa Rica y Panamá. Y para encerrar a la Venezuela bolivariana, y a Bolivia, y torpedear a Brasil, a Uruguay, Argentina, etc., yanquilandia cuenta con la lealtad a prueba de ALCAloides TLC de Colombia y Perú.

Lo peor es que en yanquilandia persiste el capricho guerreril del Bushrro (pariente de Aznar) y el dúo Obama-Hilary obedece los maléficos designios del expresidente que debería estar preso por genocida neonazi. Porque lo sucedido en Honduras tiene la marca y el estilo personales del gran Bushrro que arrasó con Irak (o, también, del exterminio de palestinos practicado por el sanguinario gobierno de Israel). Da la impresión de que Obama -el hasta ahora frustrada esperanza de cambio y transformación profundos y verdaderos- no es ya un esclavo del capitalismo sino el mayordomo de la casa blanca (de los blancos aberrados y racistas del Ku
Klus Klan).

Por eso insisto: Enfrentemos la muerte fortaleciendo nuestro Socialismo Bolivariano. La unidad socialista es la única estrategia para vencer al verdugo imperial, al enemigo de la humanidad. Si nuestro Socialismo Bolivariano supera las deficiencias producidas por las contradicciones y la falta de claridad ideológica, el enemigo será derrotado. Y aunque sabemos que el imperio maligno jamás dejará de hacerle daño a los pueblos del planeta, su treta inmediata es quebrantar desde adentro el Socialismo Bolivariano. Unámonos en torno a la inquebrantable reputación ética del Presidente Chávez. Sólo la unidad socialista fortalecerá la Revolución, y sólo la Revolución fortalecida derrotará al imperio. Vigilemos y derrotemos a los malhechores enquistados en el proceso revolucionario. Es cierto que hay mucho pillo de la cuarta infiltrado en la quinta (y todos gozan de cesta ticket). Pero también es verdad que toda Revolución verdadera se depura en su indetenible avance. Unámonos todos para fortalecer ética e ideológicamente nuestra Revolución Bolivariana. Sólo así seremos capaces de rechazar y vencer una vez más al narco-adversario. Porque con Patria y Socialismo fuertes, venceremos.

amablefernandezs@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1294 veces.



Amable Fernández

Escritor surmerideño.

 amablefernandezs@gmail.com

Visite el perfil de Amable Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad