Respuesta gentil a un lector poco cordial

Hola, Sr. Mic... (usted me entiende); gracias por sus comentarios.

Al parecer le molestó mi opinión escrita aparecida el pasado domingo 29-10-17 en Aporrea (la titulé: ¡El hambre planificada es una venganza de la MUD contra el pueblo elector!). No sé si le mortificó más enterarse que el hambre es una retaliación programada o que la extinta MUD haya sido tan vengativa; pero, en fin...

En dicho artículo hablo de una encuesta realizada en cinco municipios del estado Mérida por un grupo de personas afectadas por la carestía exterminadora desatada en todo el país y que, para incomodidad suya Sir Mic, en Mérida resultó sorprendente por las contradictorias cifras arrojadas por el sondeo en ciernes -a pesar de que usted descalifica nuestra encuesta por no haber sido hecho por "profesionales ni científicos" (¿?).

En eso del impacto estamos de acuerdo, porque también a los del grupo encuestador nos conmovió descubrir todo lo pérfido y criminal que -por lo menos en Mérida- hay en eso que "exóticamente" me atrevo a llamar "marketing de la fame" (usted sabe que fame es hambre y famélica es la guerra actual contra todos los ciudadanos de la República Bolivariana de Venezuela, ya sean opositores, chavistas o ninís).

Pero usted descalifica los resultados estadísticos de nuestro sondeo y -con arrogante prepotencia gringa- le resta mérito a mi artículo argumentando que no soy "economista profesional" y que uso indebidamente términos como "usura" y "usurero" (incluso, peyorativamente, me recomienda buscar dichos vocablos en el diccionario).

Pues bien, amigo Mic, es evidente que no soy economista ni pretendo serlo. Pero -por una antigua enseñanza de mis taitas y abuelos- trato de "economizar" (esta palabra, en la semántica de mis abuelos cuartorrepublicanos, indicaba atasar -ahorrar, comer menos, estirarse hasta donde la cobija alcance), y eso, en aquellos tiempos adecopéyicos, quería decir: comprar lo que se pueda al "peor precio" y no "desperdiciar ni malgastar" los alimentos, fósforos, velas, ropas, alpargatas, etc., pues para mis ancestros "la vida se había vuelto una calamidad, porque la subsistencia se había puesto demasiado arrecha (onerosa), un verdadero calvario".

Y no soy economista porque los que en aquella época sabían "economizar" eran las amas de casa y los mal asalariados "trabajadores de la ciudad y el campo" como decían los politiqueros de entonces. Además, la gente de los pueblos, aldeas y barriadas no aprobaban a veces ni el tercer grado de Primaria -pues bastaba que aprendieran a leer un papel y sacar cuentas, porque había que salir desde temprana edad "a buscar la papa". Y no soy economista Sir Mic porque me eduqué en una humilde escuelita católica de San José Obrero. Pero tampoco fue el sabio cura Director de esa escuela quien me enseñó el vocablo "usura", sino la lectura (digamos precoz) que hice a mis 16 abriles de un libro que seguramente usted, Sir Mic, se sabe de memoria: ELOGIO A LA USURA (de Jeremías Bentham, cuya lectura me la aconsejó el párroco Director de mi escuelita).

Sin embargo, como soy hijo y nieto de asalariados "economizadores" pues no soy economista "profesional ni científico", y en mi familia, por otra parte, nunca conocimos ni vivimos eso que otr@s llaman "el confort de la bonanza".

Sin embargo, las limitaciones y carencias materiales que tuve en la vida me enseñaron muchas cosas, incluso a ser honesto y sincero (lo de sincero -según el "dichonario" de mi abuela- quería decir que la situación económica de la familia, nunca tenía ceros a la derecha, ya que los sueldos de los conuqueros del campo y de los asalariados "de la ciudad" era una vergonzosa afrenta al trabajo honesto de obreros y jornaleros... (¡púyalo!, diría mi abuela).

Por eso, cuando en mi opinión escrita afirmé y confirmé que hicimos una encuesta, es que, ciertamente, personas residentes en cinco municipios del Edo. Mérida nos dimos a la tarea de "sondear el comportamiento de LA GUERRA FAMÉLICA programada por los capos de la MUD en el mercado local"; guerra famélica que ahora se sabe fue diseñada como estrategia exterminadora para cobrarle (castigar) al pueblo elector que definitivamente le quitó a la MUD el respaldo del 5D-2015 y salió masivamente a elegir la Constituyente Originaria Plenipotenciaria. ¿O acaso el resultado electoral del 15 de octubre pasado no es científico y profesional, Sr. Mic?

Por cierto que, en nuestra "empírica" encuesta preguntamos sobre ese truncado respaldo a la MUD, y la gente nos respondía: A LA MUD NO LA APOYO PORQUE LA MUD ME QUITÓ EL POLLO"...

¿Qué le parece, mister Mic? Y aunque a usted le haya "mortificado" mi artículo, lo que publiqué el domingo 29-10-17 en APORREA es real, verídico y genuino, no sólo porque fui testigo al participar en dicho sondeo, sino porque el resto del grupo encuestador también verificó los datos que me llevaron a escribir lo que usted tuvo al amabilidad de leer en Aporrea. Es más: aunque el sondeo haya sido realizado por "personas nada científicas" -como usted dice- tod@s sin embargo somos profesionales universitari@s graduad@s en la ULA, en la UCV y uno en la UDO.

Y si usted, Mr. Mic, vive en la ciudad de Mérida, lo invito a confirmar "las tendencias del mercado famélico" dándose una vuelta por el Mercado Principal, el Periférico, los mercaditos libres, el Soto Rosa, negocios -bodegas, abastos y tarantines- de la Av. 2 Lora. O quizás se impresione más con la carestía alarmante y "retaliativa" que ya no esconden los grandes y medianos supermercados, almacenes, farmacias, carnicerías, charcuterías y "comerciales", etc. A lo mejor tiene suerte y -como usted sí sabe de Economía- descubrirá otras cosas peores en esta ciudad universitaria, ¡PORQUE EN MÉRIDA CADA TRES DÍAS SUBEN LOS PRECIOS DE VÍVERES, ROPA, CALZADO, MEDICINAS, REPUESTOS Y AFINES! (al parecer, los que menos "suben" o tardan más en encarecerse son el miche, las discotecas y la cerveza), ¡porque hasta el chimó y la limosna en las iglesias han elevado su tarifa...!

Ah y con respecto al paredón que a usted no le gustó -y que much@s personas encuestad@s recomendaron como forma de castigo contra la guerra famélica vengativa de la MUD-USURERA-, le aseguro que mucha de esa gente encuestada pronunció palabras y frases que por graves, tajantes y escatológicas resultan impublicables.

Saludos.

Un abrazo y...

PD.-

Le hice caso, amigo Mic: Consulté el DRAE (XXI Edic., tomo 2, Edit. Espasa-Calpe, Madrid, 2000, p. 2052, col. 2) y..., por favor, cerciórese usted mismo, pues el DRAE coincide con el "dichonario popular de la calle" y usted verá la semántica actual -aprobada por la RAE- de los vocablos usura y usurero...

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 996 veces.



Amable Fernández

Escritor surmerideño.

 amablefernandezs@gmail.com

Visite el perfil de Amable Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas