Ya basta de rosales… que no llega ni a Cariaquito

A todas estas, ¿qué ha pasado con un partido llamado PSUV?

¡Qué tal, camaradas! Siempre con la esperanza de que deslastrándonos de los vicios de la IV –y miren que cuesta- podamos alcanzar una escala superior, superior en casi todo. 

El presidente Chávez, gran estratega, insistió en la necesidad de tener un partido unido, pero no un partido cuartarrepublicano, no, un partido con formación integral para adelantar el socialismo. 

¿Lo estamos logrando? No creo. Falta mucha sinceridad. No hay cohesión interna. Tengo entendido, por lo menos en Anzoátegui, que las amplias directivas no se reúnen.  

¿Será que no se avecina un proceso electoral? Porque pareciese que ese es el único de los fines. ¡Ahí somos buenos!  

Nos preguntamos:

¿Cuándo podremos tener un partido donde los militantes vayamos a buscar información política? O que vayan los voceros. 

¿Cuándo participaremos en la formación de nuestra formación ideológica y en la de nuestros dirigentes? Y de ahí, en cadena, a las comunidades. ¿Alguna vez nos podremos fortalecer? 

¿Cuándo podremos recibir apoyo ante alguna injusticia, a veces frecuente, que provocan nuestros “directivos de los partidos” en funciones de gobierno? ¿A quién le reclamaremos y que no se nos revierta en más retaliación? Si usted, compatriota, no votó por mí como candidat@ a…, bien lejos. Mejor ayudo a un escuálido que me jale. Y, en muchos casos, que me tire algodón. 

Si cuando designan a un nuevo funcionario de nivel y por caprichos, por poner a tu gente de confianza y sin explicación de la medida, sin justificación presupuestaria, ¿cómo te desprendes de gente chavista, valiosa las más, de un organismo de una gobernación y lo dejas en la calle, pelando bolas, y afectando a toda su familia chavista y luego mencionas que vas a efectuar una reinscripción de militantes en el partido? 

Y, peor aún, ¿a cuál instancia del partido reclamas? Y que te escuchen, y que sea justo, y que investiguen.  

¿Cómo podemos evaluar una gestión de gobierno –con muchas lagunas o deficiencias- si nuestros gobernantes son los principales en las directivas del PSUV.  

Y ¿dónde queda la posibilidad, perdón, la posibilidad no, la obligación que hasta establece la constitución de que nuestro sistema debe ser participativo y protagónico en todas las instancias y niveles sociales e intelectuales? 

Lo más triste, digo yo, es que estas reflexiones, como otras muchas interesantes que a diario leemos en estos espacios revolucionarios, los leen muy pocos, especialmente a quienes les atañen. Salvo que los menciones directamente y los insulten y por oídos de otros le digan que te sacaron en “aporrea” o en “abrebrecha”  

Y me refiero a reflexiones, proposiciones, reclamos, simples sugerencias, etc. 

Ocurre como con las denuncias y peticiones de ayuda, alertas de corrupción, y tantas vainas, que ahora leemos en los cintillos que los revolucionarios, humildes los más, pagan y aparecen en las pantallas de nuestra revolucionaria programación en VTV. 

Insisto, debe haber un mecanismo expedito y eficiente –como debe ser todo en nuestra revolución-, que dé respuesta a todas estas manifestaciones de participación. Si no, será como otra arada en el mar, pero colectiva.    

¡Patria…  y hoy me quedo por aquí!

edopasev@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2021 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas