La necesidad de un Partido Revolucionario


Ante la bancarrota política del capitalismo y ante su devastadora debacle económica surgen nuevos desafíos para la clase trabajadora mundial y por ende la necesidad absoluta de fortalecer las bases sobre las que se erige nuestra plataforma de lucha en contra del opresor. Las luchas que se libran a diario en contra de las políticas imperialistas de los países más poderosos de la tierra, eventualmente se verán elevadas a otras etapas, lo cual requerirá que el movimiento revolucionario esté preparado para las nuevas eventualidades políticas por venir.

Si revisamos un poquito la historia reciente de la humanidad recordaremos que el surgimiento de la era fascista que dio como resultado la segunda guerra mundial, fue un ataque de rabia feroz del capitalismo en contra de la clase trabajadora que en ese entonces se encontraba en pie de guerra contra el capitalismo moribundo de la década de los 1930.

La llegada al poder de hombres como Adolfo Hitler (Alemania), Benito Mussolini (Italia) y Franco (España), fueron el producto de la reacción del poder imperial de la clase capitalista y su apego a sobrevivir como clase y por ende como clase dominante.

Asumimos que ante la crisis actual del capitalismo y la pérdida de las esperanzas que aún podían tener las clases trabajadoras en un hipotético sistema capitalista más humanitario, estas se verán forzadas a luchar en pro de reivindicaciones ante el deterioro de sus condiciones de vida. Un patrón o jefe al borde de la bancarrota económica optará por despedir al trabajador, o en el mejor de los casos explotarlo aún más y reducir sus salarios, aumentar sus horas de trabajo, y empeorar sus condiciones físicas en el trabajo. Esta es la chispa que enciende la antorcha de la lucha, y esto lo sabe el patrón por lo que tomó la precaución de crear un cuerpo armado afín a sus intereses. (La Policía por ejemplo). Esto es solo una pequeña ilustración de lo que nos espera y ante esta realidad debemos estar preparados para luchar junto a la clase trabajadora y encaminarnos junto a las masas hacia la toma del poder político. Para lograr esto y evitar ser aplastados por el opresor debemos trabajar ahora en pos de la construcción de un instrumento político bien estructurado: "el Partido Revolucionario Marxista-Leninista" porque no podemos ser ilusos, y creer que un día las masas se levantarán en pos de una revolución que reivindique sus derechos a vivir dignamente sin contar con instrumentos de lucha capaces de garantizar la victoria absoluta contra el opresor. Para lograr esto y evitar ser aplastados por la clase opresora y su maquinaria represiva debemos trabajar ahora en pos de la construcción de un instrumento político bien estructurado.

Con el colapso de algunos de los bancos más poderosos del sistema capitalista podemos ver más de cerca que no estamos preparados para una crisis de magnitudes más dramáticas. Hemos salido a protestar por el plan de rescate financiero implementado por el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica. Fue nuestro deber oponernos al plan de rescate financiero y lanzarnos a protestar, aunque al mismo tiempo escuchábamos las paranoicas voces de algunos componentes de los partidos del sistema diciendo que lo del rescate y la nacionalización de algunas de las empresas en ruinas financiera sonaba a socialismo.
Es probable que se profundice la crisis,  ▬aunque Estados Unidos inaugurará una nueva administración. Entonces continuarán los despidos masivos de trabajadores, por tanto las protestas son de esperarse y la represión violenta contra las exigencias de éstos en demanda de empleos y de cambios en el sistema disfuncional en que se desarrollan los eventos diarios del diario vivir, serán inevitables.

Los trabajadores quieren mejor forma de vida y luchan por alcanzar a realizar su anhelo de vivir dignamente en un Estado de verdadero respeto a sus derechos colectivos e individuales. Pero los trabajadores, no podrán obtener por si mismos las reivindicaciones que reconocen como suyas, si éstos están desorganizados. Los trabajadores estarán dispuestos a luchar de frente por sus derechos sólo si son conscientes de que una vez en el poder, esto le será arrebatado de sus manos por el enemigo común. Es aquí donde radica la esencia del asunto. El pueblo trabajador y junto a ellos toda esa masa desempleada, que ha sido despojada hasta del más ínfimo de sus derechos, necesitan un liderazgo sólido que luche junto a ellos y los dirija hacia la victoria y hacia la toma del poder.

En el espectro social nos encontramos cada día con un sin número de organizaciones de masas, donde participan numerosas cantidades de trabajadores que luchan en pos de sus derechos y reivindicaciones. Creemos en que debemos trabajar junto a esas organizaciones e incluso formar parte de ellas dentro de lo posible y siempre con disciplina revolucionaria.

Estamos seguros de que el nivel de conciencia sobre la necesidad absoluta de la lucha contra los abusos del opresor está en permanente crecimiento y ganando lucidez constante en la mente del pueblo trabajador y la masa desempleada de ese pueblo.  Debemos ayudar a fortalecer el espíritu de las masas con el fin de que puedan dar un paso más adelante en su lucha por su liberación. La política y el trabajo político que se puedan hacer dentro del marco de esto último y la forma de fomentar esa política es responsabilidad nuestra y no debemos rehuir de esa responsabilidad, sino que estamos obligados a lanzarnos fervorosamente a promover y propagar nuestra política hacia el corazón de las masas.

Llegar a las masas, hacer el trabajo junto a las masas, explicarle claramente a las masas cuáles son las políticas y los métodos de lucha que deben aplicar si se quiere alcanzar la victoria definitiva, y enseñarle a los hombres y mujeres que decidan aplicar esas políticas y esos métodos para ejecutar en la práctica el trabajo político es nuestro principal trabajo, el cual debemos ejecutar acorde con el proceso de construcción del Partido Revolucionario Marxista-Leninista, el que se convertiría automáticamente en el instrumento de lucha de la clase trabajadora.

La falta de un partido político de principios revolucionarios genuinos, la falta de un partido fundado sobre las poderosas bases del Marxismo y los principios del Leninismo, ha distanciado a la clase trabajadora de las luchas genuinas de clase, pero ante la debacle capitalista y el esfuerzo de la clase dominante por sobrevivir a costa del pueblo trabajador dará como resultado una nueva etapa de luchas de clases en la que las clases trabajadoras jugarán el rol principal. Esto hace más requisitoria la necesidad de un Partido genuinamente revolucionario que tenga la capacidad de impedir que los trabajadores se conviertan y sigan convirtiéndose en buscadores de concesiones.

La construcción del partido que aquí proponemos, no será un trabajo fácil, y tampoco podremos hacerlo si no rompemos con el pasado. Romper con el pasado político de lo que ha sido la izquierda nacional e internacional es tan difícil y complicado como la construcción del tipo de partido que aquí proponemos. ¿Pero quién ha dicho que es fácil esto o aquello? La tarea que requiere la construcción del Partido Revolucionario Marxista-Leninista es en lo fundamental desafiante. Desafiante porque hay que saltar muchos obstáculos, entre los cuales el más importante es la del militante-revolucionario como individuo como tal.  Desafiante porque no podemos contar con que la transformación del individuo ocurrirá de la noche a la mañana. Desafiante porque una vez contemos con un programa político mediante el cual se rija la política interna y externa del Partido, debemos prepararnos para que ese programa sea, ciertamente, mediante el cual se rijan las políticas del partido las cuales deben ir al unísono y en concordancia con su constitución. Para lograr esto se requerirá disciplina revolucionaria, lo cual solo se adquirirá en la práctica junto a las masas y como resultado de la práctica militante de los miembros del partido naciente junto a las clases trabajadoras.

 

¡Proletarios de todos los países uníos!

"No Podremos Considerarnos Libres, Si Jamás Hemos Sido Independientes".

http://debateporunpartidorevolucionario-ml.blogspot.com/
www.formacionrpd.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3295 veces.



Gabriel García


Visite el perfil de Gabriel Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: