Un lamado a la reflexión

La actual situación política y el deber

Conocer lo que ocurre políticamente en el país y el mundo, es parte de las herramientas para pensar en el futuro de la revolución bolivariana a corto, mediano y largo plazo. En primer lugar tenemos que derrotar la prepotencia, las ambiciones, el sectarismo la inseguridad y plantearnos soluciones al asunto de la gestión pública, todo hacia lo interno de las organizaciones políticas y sociales que apoyan el proceso revolucionario. Debemos evitar a toda costa la intensificación de las luchas clandestinas internas que hacen un daño importante al avance político y social.

Particularmente no creo que exista lo que han dado por llamar la derecha endógena, lo que si hay que vigilar fundamentalmente en el seno del PSUV es la derecha infiltrada, aquellos que se inscribieron y no dan razones convincentes para su no participación en las reuniones de los batallones, excusas de todo tipo han surgido respecto a este desideratum político, lo que demuestra en otros casos la poca inclinación de mucha gente a las militancia diaria, no por ello, es gente que ha dejado de apoyar la revolución pero adolecen por causas a veces aceptables de esa inclinación.

La presencia de una organización político partidista como el PSUV, su manejo y aciertos apuntalarán esa flaqueza evidente para las elecciones del 02 de diciembre pasado, debemos confiar en el trabajo que están realizando los dirigentes electos en la dirección nacional y los buró políticos y lo que ocurra de ahora en adelante con las postulaciones para cargos de elección popular que se harán por la base, lo que debe contar con el apoyo de todos y todas, no hay otro camino para lograr una contundente victoria el 23 de noviembre, es decir, no hay tiempo para dilaciones reflejo de inconformidades, es un año para las autoridades electas y este tiempo dirá a partir de resultados no solos electorales, si vamos por buen camino, es hora de la confianza a diestra y siniestra, de valoración del trabajo diario, de medir la profundidad de las acciones en la gestión política del partido de cuyos resultados se harán las valoraciones adecuadas, las rectificaciones necesarias y sobre todo recordemos que este proceso desde el inicio ha producido las decantaciones necesarias que estamos obligados a cumplir de manera estricta y recurrente, sin exageraciones, ni estridencias, sin sectarismos y con justicia.

El análisis de la actual situación política pasa por la revisión de nosotros mismos, de las debilidades de la política comunicacional por ejemplo, del fortalecimiento de la lucha política en el papel con el pueblo, con las comunidades organizadas a través de consejos comunales y otras formas de organización social, debemos insertarnos con humildad y sencillez, seamos el propio pueblo hecho partido, allí estará la clave del triunfo electoral y la consolidación del proceso revolucionario. Debemos medir a milímetros la importancia del partido en la actual coyuntura nacional, recordemos siempre que somos el referente de los pueblos del mundo fundamentalmente de Latinoamérica y el Caribe y más allá.

Debemos ver a la revolución bolivariana como la fuente de lo que está ocurriendo en Latinoamérica y más allá, esto es de suma importancia para entender el papel que jugamos y la forma del como enfrentar la situación política y las elecciones de alcaldes y gobernadores.


Pero eso no será todo, si obviamos el porque luchamos, el para que lo hacemos y a que y quien nos oponemos. Recordemos al respecto que la lucha es frontal contra el sistema de acumulación de capital que es el capitalismo y que el único modelo alternativo es el socialismo, en esa lucha contraponemos el modelo de democracia neoliberal a la democracia socialista, el ALBA al ALCA y desde el punto de vista económico nuestros indicadores en sus resultados han demostrado que el neoliberalismo no solo ha sido derrotado políticamente sino económicamente, el capitalismo hay que concebirlo desde ahora en un momento de decadencia, aunque no es terminal , se le ve la costura a las debilidades del mismo y que además ha demostrado a lo largo de la historia que el capitalismo no ha sido ni será nunca humanista.

Nuestra revolución es una referencia de los pueblos que cada día es más evidente, lo que ha producido cambios importantes en la correlación de fuerzas en América Latina, Centroamérica y el Caribe. Es una tendencia cada vez mayor hacia el cambio, hacia la soberanía de los países, la independencia económica y neoeconómica, lo que nos obliga a su defensa, fortalecimiento a través de la lucha por un país reflejo de la mayor suma de felicidad posible.

La tarea no es fácil, pero es la tarea, el enemigo está ahí al acecho, nunca descansará e inventará las miles de artimañas y falacias para tratar de quebrar la construcción revolucionaria, no lo podrán hacer en la medida que estemos claros sobre nuestra importancia y valoración de los objetivos de la revolución bolivariana, recordemos de nuevo que el socialismo que estamos construyendo es solo eso, construcción, que es a lo venezolano; debemos además comprender a los clásicos que han escrito sobre lo que es el socialismo, el venezolano debe inscribirse en un término medio si se quiere, por ejemplo Engels argumentó que el control total de la economía por parte del Estado no es socialismo, ”Las fuerzas productivas no pierden su condición de capital al convertirse en…propiedad del Estado, es decir que las nacionalizaciones por si mismas no significan que vayamos en dirección socialista, para muchos autores el socialismo es definido por el grado de intervención estatal en la economía, hay que tener mucho cuidado con esta apreciación, tampoco lo es el hecho, que algunas industrias manejadas por el Estado sean signo de socialismo, de igual manera una sociedad con total control de la economía, es considerada completamente socialista o comunista. El grado de control del Estado nos puede llevar al capitalismo de Estado si las fuerzas productivas no están en manos de la clase trabajadora.

Todos estas reflexiones deben ser dominadas o puestos en conocimiento para poder entender los momentos de peligro o avances de la revolución, es por ello, que para hablar de socialismo venezolano debemos referirnos a esa construcción quizás en lo inédito del día a día, no lo sabemos aún, cual será el socialismo y hasta donde este debe llegar, la realidad y el enemigo histórico nos lo dirán en cada momento, de allí, la interpretación correcta y la toma de decisiones deben estar circunscritas al que queremos y como hacerlo.

Recordemos que estamos en revolución bajo elecciones y de estricto respeto a la Constitución del 99, lo que significa que el esfuerzo se debe multiplicar en el manejo de los factores que intervienen en el proceso, los internos (nuestra fuerza) y los externos (lo que hoy llamamos la oposición), más la constante amenaza del imperio norteamericano que nunca se va a quedar tranquilo viendo pasar el carro de su entierro. Debemos asumir con conciencia plena todo ello, el peso de la revolución bolivariana, el gobierno de EEUU como el gobierno de las transnacionales, de la defensa del libre mercado, considerando siempre que la energía es la clave, ellos buscarán la materia prima donde esté, su esencia es la acumulación, el gobierno mundial bajo la unipolaridad, en su empeño no escatimarán usar toda la fuerza militar y comunicacional, además en el centro de todo, están siempre el hombre y la naturaleza, la posibilidad cierta de la destrucción del planeta. Ellos buscan la total destrucción moral del ser humano y cualquiera que se atreva a retarlos serán sus enemigos acá no podemos vacilar sería perdernos y el fin del todo.

Lo fundamental del acierto político en la creación del partido de la revolución, debe ir acompañada de la claridad en los objetivos, las autoridades electas en todos los niveles deben entender que ahora representan a la clase política nueva, de carácter revolucionario y ejemplar, tienen en sus manos el futuro provisor y en ellos descansan los avatares de la lucha política en si misma y la electoral circunstancial, como conclusión dos grandes líneas en nuestro concepto debemos interpretar, en primer lugar el papel del partido y en segundo término la referencia histórica que representa y continuará representando la Revolución Bolivariana.

rafaelfebles@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4200 veces.



Rafael Febles Fajardo

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a56824.htmlCd0NV CAC = Y co = US