El PSUV Yaracuy define sus liderazgos

En las Asambleas de Batallones realizadas los días Sábado y Domingo próximo pasado, de una manera disciplinada y demostrando un alto grado de compromiso revolucionario, los yaracuyanos y yaracuyanas salieron a expresar su voluntad y a ratificar el liderazgo del PSUV en el estado; por primera vez en este estado más de 23 mil militantes concurren a expresar su opinión en un proceso interno. Una vez más se ratifica la presencia dentro del PSUV de verdaderos líderes lo cual augura una extraordinaria victoria, una vez más, de las fuerzas revolucionarias en la región. Cabe destacar la alta votación del gobernador de este estado, Carlos Giménez, el mismo con una votación del 73,91% logró el primer lugar en las preferencias del chavismo yaracuyano. El camarada que ocupó el 2do lugar obtuvo alrededor del 13,04%. Sin desmeritar el resto de compatriotas que fueron sufragados por las bases chavistas del estado, los resultados evidencias una clara opinión favorable de nuestras bases por el actual gobernador. No quiero con ello caer en diatribas internas, sin embargo, es útil recordar estos datos para enfocarnos acertadamente sobre lo que está sucediendo en el estado Yaracuy y hacer una lectura correcta. En otras oportunidades he manifestado preocupación por las posiciones radicales expuestas por algunos camaradas; reconozco el derecho a disentir y es de revolucionarios hacernos las críticas necesarias, no obstante, éstas deben ser de carácter constructivo; necesitamos construir un gran partido, fortalecerlo e impulsarlo y para ello es vital la unidad, alejar de nuestro lenguaje la denuncia malsana y no caer en la estrategia opositora de dividirnos.

Lo esencial de todo este proceso estriba en que nuestro partido se fortalece y las bases con su lenguaje llano, claro, asequible y común le está enviando un mensaje muy claro a quienes erróneamente pretenden que son dueños de la verdad y gozan de la infalibilidad, cosa por lo demás, en política, necia y ridícula. Las bases del PSUV hablaron; manifestaron con su proceder en primer término mucha disciplina, responsabilidad, madurez y alto grado de conciencia política. En su gran mayoría los batallones se instalaron en asamblea, con plena y absoluta libertad propusieron sus candidatos, hicieron las elecciones y luego el proceso de conteo de votos transcurrió en medio de camaradería, cada quien defendiendo sus posiciones y sus candidatos, sin embargo, todo con macha madurez. El ambiente que se percibe en las bases del PSUV en Yaracuy no es otro que el de unidad, las conversaciones giran en torno a la necesidad de aunar esfuerzos y para lograrlo se requiere de una alta dosis de paciencia, comprensión y voluntad política.

El presidente Chávez y toda la dirigencia nacional del PSUV asume como un proceso estratégico el de noviembre de este año, las elecciones regionales se convierten en la "compuerta vital" para profundizar el proceso y por ello en el PSUV no debe haber espacio para las visiones miopes y los escenarios pequeños, en este orden de ideas, no nos queda otra alternativa que hacer un esfuerzo supremo para comprender las realidades de cada región, alejados de posiciones subalternas, que es el momento de anteponer por sobre todas las cosas los intereses individuales y grupales para arroparnos junto a las bases que nos dio una clara demostración de como se debe hacer la política.

Así como reconocemos y felicitamos al gobernador Giménez, de la misma manera estamos obligados a darle un reconocimiento a Julio León Heredia, Braulio Álvarez, Adelmo León, Miguel Hernández, Francisco Capdeviell, Francisca López, hasta estos momentos los que, según informes extraoficiales, están adelante en las preferencias del chavismo y sobretodo a las bases de nuestro glorioso partido, partido que al momento de su nacimiento, en edad prematura, le toca nada más y nada menos que convertirse en la palanca para junto al líder Hugo Chávez seguir colocando las bases en la construcción de la sociedad socialista bolivariana que queremos.
Estas reflexiones, más allá de una posición triunfalista es un llamado a todos los que, a partir de ahora, le corresponde dirigir temporalmente, hasta el próximo año al naciente PSUV, no obstante, el momento político es demasiado importante como para desconocer una realidad objetiva, Carlos Giménez recibe el respaldo mayoritario y esto debe ser tomado en cuenta, todo esto posterior a los ataques bestiales de tirios y troyanos que últimamente está recibiendo; los resultados de este fin de semana debe llamarnos a la reflexión, son estos resultados una demostración contundente del liderazgo de Carlos Giménez en la región y sobretodo es una muestra de desagrado a los ataques de que ha sido víctima.

Esto es un llamado claro para todos los líderes de Yaracuy, sin desmeritar a nadie, solo es momentos de comenzar a reconocer la realidad política de este estado, el sentimiento de las bases del PSUV. Para nadie es un secreto las amenazas que se ciernen sobre el estado si seguimos en una estrategia equivocada en donde anteponemos a los intereses del colectivo las posiciones individualistas; es cierto que dentro del PSUV condenamos cualquier acto de corrupción, no obstante, el respaldo otorgado a Giménez demuestra que en el imaginario colectivo, las acusaciones carecen de veracidad y no son otra cosa que ruines maniobras para sacarlo del juego. A lo largo y ancho de la patria las bases dimos una clarinada, le enviamos un mensaje contundente a todos los camaradas que tienen responsabilidades de conducción en el partido ¿Hasta cuando tanto enfrentamiento interno? ¿Es muy difícil sentarnos en una mesa y ponernos de acuerdo? Algunos quizás pretendieron embochinchar este proceso interno, por una sola razón, no tener el favor de la mayoría de las bases, evidentemente que esa es una posición errónea y afortunadamente fue contundentemente derrotada. A los camaradas que no salieron beneficiados por la decisión de las bases debemos decirle que para los revolucionarios, para los socialistas, ninguna tarea por la construcción de la patria socialista se puede observar con desden; desde cualquier trinchera que nos toque jugar un papel, es nuestra obligación hacerlo llenos de esperanza, de fe, de impulso revolucionario. No hagamos el triste papel de la IV república; ayer apenas, Roberto Hernández, Diputado a la Asamblea Nacional señalaba algo profundamente revolucionario, "el deber de todo revolucionario es luchar siempre por la unidad". Unidad necesitamos en Yaracuy, unidad necesitamos en el país, respeto a las decisiones de las mayorías. Dejemos a un lado ese discurso estéril de seguirle buscando las 5 patas al gato y aceptemos que llegó el momento de jugar a la política con audacia, compromiso y responsabilidad revolucionaria.

Felicitaciones a las bases del PSUV en Yaracuy y el país, pero muy específicamente a este estado noble que hoy se levanta y dice ¡presente!. La conformación del equipo regional en definitiva será una decisión política de la Dirección Nacional, pero ésta, debe estar cargada de justicia y respeto para unas bases que a pesar de todo lo que se auguraba, se comportó a la altura del compromiso y envió un claro mensaje; luego de venir de enfrentamientos, dimes y diretes dentro de algunos cuadros de la región, entre otras cosas, la demostración del pasado sábado y el pasado domingo nos debe hacer reflexionar en torno a que nuestras bases quieren la unidad, reconociendo las mayorías dentro del partido, la conformación de la dirección regional debe ser una manifestación clara de la amplitud y el respeto a las mayorías. Todos hacemos falta y "quien esté libre de pecado que lance la primera piedra" .

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3548 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas