¡Qué cagada de PSUV!

-Se ha cumplido un largo proceso de formación de un partido -¿Difícil, verdad? -Dentro de una serie de intereses personales y grupales -¿Cuándo no están presentes, si los intereses son parte de los estímulos?

-Con manipulaciones a granel -Todo el mundo manipula, hasta en las casas.

-Lo que rechazamos son los excesos.

-No estuvimos de acuerdo con el apuro para la conformación de los batallones en medio del bombardeo de actividades que nuestra revolución exige. O exigidas por nuestro querido Presidente, que está angustiado -como muchos de nosotros- con el gran reto de construir una Patria Socialista en medio de una guerra mediática del Imperio y su lacayaje. -Chávez se dio cuenta de que andaba, y andábamos, acelerado por demás.

-No hubo manera de controlar los desmanes de las llamadas tendencias. En la Provincia pesó la influencia del poder político en ejercicio gubernamental local y estadal, que todavía controla con el viejo estilo del populismo. Es más, hay alcaldes desde hace 9 años, de la primera oleada de compatriotas que surgieron en todo el país sin ningún tipo de experiencia de gobierno, sin preparación inclusive –que todavía no han aprendido- que han sido reelectos, bacalaos de Chávez, que no los han llamado a consulta a ver si quieren ser realmente socialistas, si entienden el Socialismo del Siglo XXI. Y gobernadores que estén preparados para afrontar los grandes retos impuestos y que entiendan o sepan que deben actuar de corazón en la Revolución Socialista. Que no son simples seguidores de Chávez por… por mantenerse eso mismo.

Recordemos que una serie de pseudo revolucionarios se han enquistado en el chavismo –con mayor interés los que ostentan cargos- viendo la perennidad del liderazgo, y más que liderazgo del mandato de Chávez. Sin embargo, han empezado a guabinear –como cuando el Golpe- desde que vieron la no reelección, por ahora, de Chávez. Y mucho advenedizo politiquero de tradición de las filas del puntofijismo, y otros, también sin conciencia de un Socialismo Bolivariano, a la venezolana, inédito, que no es otra cosa que gobernar dándole poder al pueblo. Hay personajes que ni lo entienden, mucho menos lo practican) dentro de un concepto humanitario y, sobretodo, con una inmensa solidaridad, y se mantiene ahí.

-Hay compatriotas “líderes” que deben estar arrechísimos porque, después de tanta manipulación, no figuraron entre los primeros 69 (buen número revolucionario) después del análisis de Chávez. Y los que allí figuraron y no fueron seleccionados por los casi cien mil electores pesuvistas.

-En artículos de nuestra “aporrea” apreciamos a compatriotas que no estuvieron de acuerdo con la selección por parte de Chávez. Lo consideran más dedo. Pero no han pensado, aún cuando el Presidente es falible con algunas de sus escogencias, que no desea generar más líderes bacalaos. Aún cuando también es masivo el no compartir la selección de muchos de sus colaboradores. Pensamos que hay muchísima gente preparada, honesta y con corazón y testículos para el reto revolucionario, que quiere contribuir, trabajar, por la revolución. Y que uniformada, con las cananas full de plomo, el fusil impecable, hasta con su cantimplora llena de sueños, desde las ventanas debemos conformarnos con ver pasar al ejército de la revolución. ¡No hemos echado ni un tirito!

Además, Chávez conoce a todos los candidatos un poco mejor y no hay tiempo para equívocos.

Sí lamentamos no contar, entre otros, con el profesor Vladimir Acosta. Ni con otras damas. Nos atrevemos a pedir que se haga una evaluación colectiva ade los directivos sobre su experiencia, capacidad o su disposición a aprender cómo se conduce un partido. Ya que algunos, o casi todos, deberán realizar talleres al respecto y con expertos. Esto no puede considerarse un ensayo. Es un Partido y punto.

-Como es la primera Directiva del Gran Partido Socialista de la Revolución Venezolana, en la Reglamentación habrá que definir las de su permanencia. Trabajo en equipo, sin entreguismo. Claridad conceptual y cultural. Principistas. Solidaridad y equilibrio en los juicios, programas, objetivos y metas para accionar lo más acertadamente posible por consenso. Nada de grupalismos ni acomodos.

Rotación interna –trimestral o semestral- en los cargos para que no se entronicen los dirigentes y para que aprendan el manejo del partido en cada área (movimientos y sustituciones) Ah, y para que no se les peguen, y se aprovechen del poder, los compatriotas necesitados de trabajo, de cargos o aquellos buscadores de privilegios al Secretario General eterno, o al Secretario de Organización, también eterno. ¡Rotación! ¡Rotación!

-Aunque es una debilidad humana, tal vez válida, tratar de no estar favoreciendo a los familiares y compadres –hay muchos en el poder.

-Evaluar el posible tiempo útil con que cuentan para las decisiones los que tienen cargos públicos y de quienes requerimos su mayor tiempo de servicio y de sacrificio por el pueblo, por el país. O, de ser necesario, establecer una estructura equilibrada de funcionamiento interno del PSUV –comisiones- que trabaje y sea la que lleve las propuestas, bien asentadas, a consideración de la Junta Directiva. Tipo funcionamiento de la Asamblea Nacional. O como la Cancillería para las propuestas internacionales que firma el Presidente.

-Voy a asomar esto para el FUTURO. Sería interesante que los cargos directivos sean remunerados con las finanzas propias –establecer un mecanismo serio de consecución- Que no recaigan en funcionarios gubernamentales activos, que podrían asesorar, porque muchas de las decisiones tienen que ver con la evaluación de desempeños, aunque a niveles de Ministros y Presidentes de Institutos el juicio o criterio del Presidente de la República, por ahora, prevalezca en las decisiones.

-Es más, cuando un directivo del PSUV sea llamado a cumplir tareas de gobierno debe ser sustituido por otro, otra, compatriota. En principio su suplente. Metodizar la escogencia de los nuevos miembros, futuros sustitutos, pues.

-En la delicada selección de los candidatos a gobernadores, en los casos de gobernaciones y alcaldías con posibilidades de que las perdamos por malas ejecuciones y por devaluados gobernantes, habrá que guiarse por las opiniones actuales de revolucionarios y comunidades en general, obviando, por supuesto, las de los oposicionistas a ultranza y las de los comprometidos por haber recibido beneficios lógicos, otros prebendas y algunos extras ¿Compra de voluntades, creo que las llaman? También hacer encuestas bien serias, porque está en juego la Revolución en algunos municipios y estados. ¡Irán por Chávez!

-Me disculpan el título del Artículo, pero me aconsejaron que como hay tantos había que llamar la atención en la convocatoria a su lectura.

Nuevamente, después de hacer un sencillo análisis y unas propuestas para la discusión –nadie se aproxima a la verdad- me despido con una de mis variantes a nuestra frase de guerra:

¡Patria, Socialismo o muerte! Y si todos actuamos con responsabilidad, con tesón, solidariamente, muy unidos y si los funcionarios públicos trabajan con eficiencia ¡VENCEREMOS!

edopasev@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4447 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas