Mensaje de los revolucionarios para “los Falsos Chavistas”

Del Chavismo no nos saca nadie

La genuina esperanza del pueblo humilde por una sociedad basada en la igualdad se debate día a día en el complejo escenario sociopolítico de intereses de clase enfrentados. Ciertamente la historia nos enseña que todo proceso social genera confrontación entre los propósitos de la sociedad naciente y los de la sociedad en extinción. Hoy día, en el multicolor y heterogéneo teatro político denominado “Chavismo”, se encuentran representados una buena parte de los intereses de la clase dominante, chocando inevitablemente contra las justas aspiraciones de los sectores históricamente excluidos. Bajo el manto generoso de nuestra joven Revolución Bolivariana, se atrincheran hábilmente “por ahora” nuevos cogollos pequeñoburgueses con grandes ansias de dinero, poder y protagonismo. Hoy como ayer, las circunstancias propician la rebelión legítima de los colectivos populares contra la infiltración de oportunistas, “yuppies” y cazafortunas del “Chavismo Light”.

¿Frente al adversario interno qué reflexiones debemos procesar los revolucionarios? Primeramente que toda revolución socialista implica una lucha de clases. Ello supone un choque de fuerzas entre dos clases antagónicas, básicamente. Una clase explotada, oprimida pero a su vez trabajadora y productora de bienes y servicios, creadora y modificadora de la realidad que la envuelve y por ende revolucionaria porque pretende cambiar el orden establecido. Y del otro lado, la clase explotadora, defensora de los beneficios que goza a expensas de la otra clase, sin interés en cambiar la realidad que le beneficia y por lo tanto es reaccionaria.

Hoy asimilamos mejor que no se puede decretar a todo trance una nueva cultura y pensamiento nacional, ni enterrar de inmediato nuestro historial de antivalores capitalistas ni “purificar” al instante el cerebro de los antisocialistas; puesto que crucial es interpretar los tiempos y las correlaciones de fuerza para tener claro el camino que debemos emprender para revolucionar el pensamiento de las masas. Nótese que la formación revolucionaria se edifica a partir de las experiencias, la práctica social y el análisis. Como Pueblo Bolivariano debemos encarar el reto actual de adoptar con madurez los métodos de lucha revolucionaria más acordes a esta etapa de recuperación socialista: la campaña ideológica, la construcción política, las organizaciones partidistas, los movimientos sociales, los consejos comunales, los sindicatos en las entidades públicas y privadas, así como el activismo militante en todos los espacios de socialización de la vida democrática.

Siendo ésta, una revolución sostenida por elecciones enmarcadas en la legalidad burguesa, se nos presenta el desafío especialmente difícil de la transición pacífica hacia el Socialismo, lo cual desde la óptica revolucionaria se traduce en una tarea histórica implícita en nuestra inédita Revolución Bolivariana: Al menor costo posible, triunfar en esta lucha de clases sociales. Y en este ámbito político que nos exige tanta madurez, pundonor, serenidad y aplicación de la ciencia revolucionaria, nuestra actuación seguirá inscrita en un mensaje enfático para esos “falsos chavistas”: “No regalaremos espacios. Seguiremos batallando desde adentro, porque… Del Chavismo no nos saca nadie”

Jesussilva2001@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2504 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: