¿Qué pasó el 2 de diciembre?

Los seres que habitamos este planeta, vivimos momentos cruciales para el desarrollo y permanencia de la existencia de la vida en el mismo. Por ello, cada vez mas, se hace necesario la radicalización y profundización de lucha revolucionaria, anti capitalista y anti-imperialista en todos los espacios, formas, medios, líneas, ejes y trincheras del mundo; Venezuela no puede ser ajena a este proceso, por las muchas contradicciones propias del modelo económico y sus consecuencias presentes y futuras, la situación en la que se encuentra nuestro país ante el resto del mundo y el período histórico-político y económico en el cual nos encontramos.

El pasado 2 de diciembre, como es sabido globalmente, el proceso revolucionario bolivariano, sufrió un gran golpe en las urnas electorales, al ser rechazada la propuesta hecha por el comandante Chávez, presidente de la república y líder del proceso (mas presidente que líder ante el fortalecimiento de la derecha endógena “Chavismo sin Chávez”) conjuntamente con el anexo prolijo y superfluo de la asamblea nacional. Este rechazo del pueblo nos hizo un llamado al análisis y reflexión sobre todo de nuestras acciones y sobre el proceso en si. Es por esta razón que desde nuestra humilde organización hemos tomado la decisión de hacer pública nuestras apreciaciones al respecto con el mismo carácter antes nombrado.

Como primer punto por fuerza de lógica, resaltamos como causa de los resultados del pasado proceso electoral, la ideología arraigada e intacta en un importante y gran número de compatriotas que han simpatizado o apoyado el proceso de cambios, o de los que simplemente se han beneficiado con los logros alcanzados hasta ahora. Sustentados en el hecho cierto de que los múltiples intentos de manipulación, desvirtuar y de confundir surtieron efecto en las masas con afirmaciones a simple vista irracionales, absurdas, ilógicas, disparatadas, incongruentes y hasta estúpidas; consideramos un error afirmar que las mismas lograron su efecto producto de la ignorancia del pueblo, al desconocer tal afirmación la sabiduría popular, por el contrario, reafirmamos y ratificamos la crítica y la lucha contra el proceso de dominación ideológica desarrollado por el capital a escala global, a través de los distintos medios de comunicación y los contenidos en sus espacios y programas, la escuela, liceos y universidades con sus currículos ocultos y parciales, la iglesia con la desvirtuación y manipulación de los planteamientos culturales y religiosos antiguos, sembrando todos, valores, necesidades e intereses en muchos casos falsos y el resto antagónicos. Se hace imperativa la construcción de redes de comunicación alternativas, escuelas de formación integral y desarrollo de actividades con estos fines.

Como segundo punto, exaltamos el descontento expresado por nuestro pueblo ante las ya incontables expresiones de burocratismo, corrupción, clientelismo, ineficacia e ineficiencia de las instituciones pertenecientes al estado venezolano. Es importante tener presente que el gobierno hasta ahora NO ES REVOLUCIONARIO, y no hablamos de todos los compatriotas que actualmente ocupan cargos públicos, seria irracional y traición de nuestra parte desconocer las acciones revolucionarias desarrolladas desde siempre por muchos camaradas, entre ellos el compañero Chávez; hablamos de la lógica implícita en la política nacional, desde una visión olística, es la misma lógica de la derecha reaccionaria, la vieja cultura política que sigue siendo medio para la ejecución de planes, actividades y coyunturas electorales. Por esto es necesario acrecentar las denuncias y acciones en contra de cualquier práctica con rasgos derechista-reaccionarios.

Por tercer punto, en ánimo de fomentar la unidad, damos paso a la autocrítica...

Ya que si bien es cierto de que existe una necesidad histórica de construir el socialismo y el poder popular, también lo es el hecho del papel que debemos desempeñar como sujetos transformadores y en transformación, papel que no ha sido desempeñado de manera satisfactoria, al no poner en manifiesto muchos de los elementos indispensables. El compromiso y la convicción en incuantificables situaciones se han visto truncadas por situaciones viscerales, la objetividad por la subjetividad, los intereses comunes por los individuales, lo estratégico ante las necesidades puntuales y coyunturas. La unidad como todo en una causa revolucionaria no se decreta, se construye y desde lo concreto, por ello es importante el desarrollo de múltiples acciones en el orden cultural, deportivo, ecológicos, sociales, recreativos, entre otros, con el fin de fomentar el compartir y el acercamiento político del pueblo explotado y oprimido. Desde luego que también debemos producir en modo socialista, desarrollar prácticas autogestionarias, cooperativistas y solidarias para no terminar como simples profetas.

El fin es el socialismo, es la causa, ninguno de nosotros importa, lo que importa es la vida, la biodiversidad, el aire, el agua, los recursos naturales, los seres vivos en equilibrio con el medio ambiente. El 2 de diciembre no significa un rechazo al socialismo, por el contrario, es una reafirmación del pueblo con los cambios reales, al rechazar este (nos referimos a los camaradas que se abstuvieron), no una propuesta de reforma constitucional, sino el ejercicio de las viejas prácticas reaccionaras (desarrolladas por sujetos escudados en la figura del compañero presidente, que no lo hacen victima, ya que en algunos casos son sujetos señalados por el) antecedentes a la propuesta y que aun se siguen reproduciendo.

PROYECTO RR

“RESISTENCIA Y REBELDÍA”

MOVES24DEJUNIO@HOTMAIL.COM



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3635 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social