Liberación de precios, CADIVI, Referéndum 2D, Sueldo Mínimo, Amnistía, Cambios en el Gabinete… en fin ¿pacto Gobierno – Burguesía?

Si alguna manía he adquirido con el desarrollo de estos años de proceso político ha sido el de estudiar las noticias para ir leyendo entrelíneas para intentar descubrir las “matrices”, algo que sólo puedo confirmar o rebatir con el tiempo. Recuerdo que con las declaraciones de Müller Rojas sobre los “Alacranes” debatí con algunos camaradas sobre el predominio de la “derecha endógena” o “derecha roja” en el alto gobierno, cosa que creí pudo quebrarse con la salida de Baduel previo al referéndum por la reforma, creo que me equivoqué, esa tendencia sigue dominando y gana más terreno. Me explico.

Sin querer extenderme mucho mi valoración sobre la reforma es que se trataba de un arroz con mango, por un lado se encontraban elementos progresistas, de izquierda, y por el otro elementos de derecha, muy retrógrados, como la carta blanca para que los diputados pasaran del Legislaivo al Ejecutivo y viceversa a discreción, o, el peor, el asunto de los Estados de excepción. A todas luces se trataba de una táctica muy “popular” trataron de amarrar a un sector con ciertas cosas, como me decían de niño: ponerle la zanahoria al burro. La gente la mordió y no se caló el cuento de que “Ahora Sí”, ese fue el peor insulto, pues lo que pensamos muchos al escuchar la canción fue: coño! ¿Resulta que luego de NUEVE AÑOS de Revolución ahora sí es que vamos a empezar el camino hacia el socialismo?

No es que quiera echarle la culpa de todo a los compas de Lloviznando Cantos, pues la canción inicia con palabras del Presidente Chávez, para mí el único responsable por eso o ¿me van a decir que la canción salió sin su aprobación? Esta fue una expresión llena de cinismo, sorprendidos en su “buena fe”, que unida al contenido mismo de la reforma nos sacó de nuestras casillas a más de uno. Sin mencionar el uso continuo de Reggetón como música de la campaña, más asociada a la idea de “popular” que un publicista burgués pueda tener que ocupada en formar conciencia revolucionaria en el Pueblo. Para quienes son partidarios de la tesis de la “falta de maquinaria política” en el fracaso del 2D les propongo que busquen por aquí.

Pasando esta nota volvemos a la evolución de los hechos. Luego del 2D pensamos que el Gobierno, en particular Chávez reflexionaría lo que abriría la puerta al “ala izquierda” del chavismo, sobretodo que se cobraría conciencia sobre lo que la impunidad y corrupción supone para el proceso, que se retomaría el rumbo hacia la izquierda y el Presidente entendería que el Pueblo prácticamente sólo confía en él y ve con reserva a casi todos los funcionarios desde secretarias hasta ministros. Sin embargo nos quedamos estupefactos ante la reacción del Presidente llamándonos “Revolucionarios de Pacotilla” a todos lo que no estábamos de acuerdo con la reforma pero nos apuntamos al proceso como revolucionarios, que hemos tenido que tragar grueso para votar por Gobernadores y Alcaldes que conocemos de primera mano y sabemos no son revolucionarios nada, que tuvimos que escoger entre votar blanco, votar por el bloque “menos malo” de la reforma o simplemente no votar para no tener que “traicionar” políticamente al Presidente expresando nuestro desacuerdo con el proyecto de Reforma al confundirnos con la oposición fascista y golpista en las urnas. Pero lo peor fue cuando por la puerta de atrás mandaron a Jaua a ser el “vocero gris” y decirnos que el precio de la leche de “larga duración” estaba liberado, como si la cosa fuera que la “leche de lujo” era la que se había liberado. A los pocos días siguió el azúcar y otras cosas, así la especulación de los empresarios y comerciantes fue reconocida y premiada, ahora nos pueden clavar con su sonrisa lavada y dignificada. Algunos pensamos: esto empieza a abrir espacio para un pacto con los empresarios.

Luego fuimos sorprendidos con el asunto CADIVI, ahora resulta que todo el rollo del mercado negro del Dólar y otras cosas es culpa de los minoristas, resulta que todos los que compramos cosas por Internet somos los que desestabilizamos el mercado nacional, eso ¡sí que es darnos crédito a los ciudadanos! Pero uno se pregunta ¿y los señores de Microstar no han ido presos y siguen importando pese a que los tipos se cogieron una montaña de dólares? Que fueron los dólares que vinieron a oxigenar el mercado negro, justo al nacimiento de CADIVI. Como se que este es un reclamo proveniente de la clase media, no pretendo taparlo, sólo les pongo un pequeño ejemplo para que no digan que es exquisitez escuálida de mi parte. Por mi trabajo utilizo equipos fotográficos y computadoras, las cuales he ido adquiriendo con el paso del tiempo, resulta que recién este año he adquirido unos lentes para una cámara fotográfica y el costo de adquirirlos en el exterior, ¡mandarlos por correo y pagar los impuestos de nacionalización suponen que yo pague la décima parte de lo que me cuesta comprarlos en los escasos proveedores nacionales, que importan con dólares de CADIVI!

Cuando empiezan a cerrar el cerco de CADIVI sobre los consumidores me pregunto si es que ahora se trata de una medida proteccionista para que las cosas que compramos las adquiramos a los empresarios nacionales, yo estaría dispuesto si no me intentaran “meter la pala” hasta por unos chicles. Pero por otro lado me pregunto ¿por qué los funcionarios a cargo de estas cosas no actúan en contra de los empresarios que nos clavan? Sencillo aquí todo el mundo tiene intereses comunes, si no basta preguntar por un señor que vende topes de granito y se anuncia en los partidos de la selección nacional de fútbol, con lo oportuno que eso resulta para su negocio ¿no? Más impunidad para el saco.

Como si todo esto fuera poco el 31 luego de ver como Uribe le caía a patadas a la mesa que Chávez había puesto con buena voluntad (y que aquí la gente descubría que un fascista confeso y descarado como Uribe era tal cosa, como si no viéramos noticias todos los días) el mismísimo Chávez anunciaba una Ley de Amnistía General, que podemos resumir, en borrón y cuenta nueva con la oposición, claro que con sus excepciones para que no sean beneficiados aquellos peces gordos y los “refugiados” de la oposición, movida inteligente, salvo que no toma en cuenta su verdadera dimensión. Al pretender ser una victoria moral sobre la oposición se olvida de que es una afrenta moral ante los revolucionarios. Otorga el estatus de confrontación nacional a una situación que hasta la saciedad hemos defendido como un berrinche ilegal y demencial de una parte psicológicamente afectada de la población, afectada por la idea de que nosotros (los chavistas) somos un populacho enardecido que les vamos a freír las cabezas en aceite, como sorprendentemente hicieron los escuálidos de la época de la Independencia con José Félix Ribas. Ahí sí que no entendí, estaba desconcertado, pero dos cosas hicieron que cayera en cuenta de qué es lo que se mueve por detrás en realidad.

La primera de ellas fue enterarme que la CTV y FEDECAMARAS están invitadas a participar en la mesa de diálogo para discutir sobre el aumento del salario mínimo, sorprende que el Gobierno quiera sentarse a discutir semejante cosa con unos actores que nada tienen que ver con los intereses del Pueblo y, sobre todo cuando se dice que la UNT o, mejor dicho, parte del nuevo movimiento sindical revolucionario son unos “locheros”, “tirapiedras”, “saboteadores” y cosas por el estilo. La cosa es una paradoja pues, si se trata de un proceso político de izquierda, por pura solidaridad de clase se supone que el gobierno debería estar del lado de los trabajadores y no de los patrones, apoyar que se abran nuevos espacios de verdad representativos pese a las divergencias y contradicciones que se puedan presentar a lo interno, pero no es así, se prefiere hablar con los lobos del pasado que tratar de organizar y fortalecer a los caballos del presente.

La siguiente cosa que pasó fue el enroque ministerial. A un año del balde de agua fría más bestial en mi vida política (el nombramiento del gabinete más “diestro”, por lo de la derecha y no por lo habilidoso, que ha tenido, luego de que la campaña para las elecciones fue “votar por Chávez es votar por el Socialismo”) pues el presidente nos sorprende con otra de sus movidas de “manager” y lanza un enroque aún más de derecha en el tren ministerial. Basta con leer los comentarios en los foros de páginas escuálidas radicales como Noticias 24, para ver que la percepción que la oposición tiene es que el Vicepresidente Carrizales viene a “misiones de paz”, que no es otra cosa que pacto con la derecha opositora. Sin mencionar al compañero Izarra, que bueno, su percepción está más cerca de los círculos donde están Sean Penn, Naomi Campbell, Danny Glover y Aló Ciudadano que los círculos de la gente de Antímano, El Algodonal, El Llanito de Petare, el Nuevo Circo entre otros.

Y bueno si a esto le añadimos un detallito que TODOS los medios de comunicación, de oposición y “prooficialistas”, han obviado. Los señores detenidos en Miami por el caso del maletín. Muy al margen de todo el asunto, en mi opinión todo el asunto Antonini incluido es una operación de la CIA, la gente habla de Kauffman y Durán como si fueran simplemente un par de empresarios acusados injustamente de ser “agentes secretos del Gobierno Venezolano”. Estamos de acuerdo que ninguno de los dos son unos James Bond Sudacas Posmodernos, eso salta a la vista, pero ¿alguien ha preguntado quiénes son estos señores y cómo han amasado la fortuna que tienen? Como no tengo los pelos en las manos no puedo dar el color de la burra, pero no por nada a estos señores, Durán y Kauffman, les dicen los “Empresarios de Oro” en las páginas finales de los semanarios nacionales. Valga recordar que estos señores son unos de los ilustres “Empresarios Socialistas” que el Gobierno proclama como si eso fuera algo posible.

Ante todo esto pensé: esto es o una capitulación o es un pacto.

Muchos han escrito distintos artículos de opinión para decir que tenemos que mantenernos firmes junto a Chávez, que es una desviación que algunos critiquemos al Presidente, que eso es un insulto. Pero creo que hay que preguntarse ¿y si es el Presidente, por las razones que sean, el que no está firme junto al Pueblo? Él es un ser humano y, por lo tanto, falible, que tiene virtudes y miserias.

Sin embargo creo que luego de tantos años de lucha y estudio, unos treinta creo, el Presidente ha tenido oportunidad de madurar políticamente y formarse un criterio bastante firme, también creo que es una persona que no cede ante presiones peregrinas, en fin alguien a quien respeto, y precisamente por ello, creo que lo que hace y dice lo mide con prudencia y método, no hace las cosas a la ligera.

Por esto las declaraciones que da el Presidente hoy, vía telefónica en el programa Dando y Dando, son cosa seria. Cuando el Presidente dice que hay que buscar alianzas en la clase media e inclusive en la Burguesía Nacional, que nuestra “tesis” no es eliminar la propiedad privada, que es una tesis que ha “fracasado” en todo el mundo, no puedo menos que quedarme sin aliento.

En el primer caso creo que es sencillo de explicar: no se pone a zamuro a cuidar carne. ¿Qué se puede buscar en una alianza con la burguesía, por nacionalista que esta sea? Sobre todo en un mundo que se hace llamar “globalizado” yo quiero que me expliquen dónde consigo un solo empresario “nacional 100%”, creo que el Presidente se come el cuento ese de que las obras de infraestructura que se construyen en el País se hacen sólo con “100% Mano de Obra Venezolana” como dicen las pancartas que le encantan a los contratistas, ande a pedir cédulas en cualquier obra y se va a llevar la sorpresa del siglo.

En el segundo caso la explicación es un poco más complicada, pero es elemental si se ha estudiado un poco la teoría revolucionaria. ¿Cómo se puede aspirar a una sociedad socialista o comunista donde no exista la explotación del hombre por el hombre si se mantienen y fomentan los explotadores? Al Presidente se le tiene que caer el sueño romántico de que van a aparecer empresarios e industriales como los de Inglaterra o Cataluña a fines del siglo XIX y principios del XX que veían como una excentricidad filantrópica al socialismo, ayudar al prójimo mediante las mejoras de sus condiciones de trabajo, pero sin dejar de explotarlo. Los empresarios que tenemos aquí hoy son los que aumentan diez veces un objeto que no producen sino que importan respecto de su valor en el mercado en el extranjero. Son la clase de empresarios que si se les da dinero suficiente condenan a pasar hambre a todo el País, son los empresarios que gritaban eufóricos cuando leían el decreto Carmona y que le sonríen amablemente cuando cena con ellos. Sin embargo ¡nos dice al Pueblo que somos pacotilla porque los vemos con malos ojos! ¡No joda! Vaya Usted a ver si esos empresarios “nacionalistas” van a mover el rabo cuando las cosas se pongan difíciles, como el líder de los empresarios que hizo un negoción cuando el paro transportando la gasolina escasa por el paro que promovía. Si quiere otro pequeño ejemplo vaya y pregunte en una obra o en la unidad de controlaría de cualquier institución en cuánto se paga el metro cúbico de concreto, pues sus compuestos han estado “regulados” durante dos años y tanto y sin embargo ha pasado de 300.000 Bs a 800.000, bueno esa es la magia nacional-capitalista de nuestros empresarios.

Así podríamos seguir mucho rato, pero ya esto está muy largo camaradas, simplemente lo que les digo es que tenemos que confiar en las fuerzas del Pueblo, nuestras fuerzas, hay que ponerle claro al Presidente que si quiere mantenerse al lado del Pueblo no lo va a hacer buscando alianzas con la Burguesía nacional, simplemente porque ellos están en la acera de enfrente y nosotros, el Pueblo, vemos eso como un pacto, un pacto que aleja el poder de nosotros y lo refuerza en manos de los explotadores, sin embargo, no soy optimista con que la línea del Gobierno cambie, por todo lo que aquí he expuesto es evidente, para mí al menos, que nos encontramos con un fin y no un medio, es decir, este pacto es el punto de llegada al que nos quería traer la derecha enquistada en el Gobierno y ante las ideas de la cual el Presidente ha sucumbido, lo que viene ahora es la descalificación y marginación de la izquierda al llamarla “extrema”, “intolerante”, etc.

Ojalá este año no sea tan malo como el 2007 lo fue para las luchas del Pueblo. La única respuesta es la organización del Pueblo en sus propios y naturales espacios, dejando claro que el Pueblo ha despertado y no se va a dejar arrullar con cantos dulces de consumismo desenfrenado. Ese consumismo que sirve para defender a la Revolución en una especie de disociación-psicótica roja rojita.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3278 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas