Esperando las coordenadas 00.00 . 2008

Así está Chávez, la Cruz Roja Internacional, los delegados, y por supuesto el chamo Enmanuel, su papá guerrillero, su mamá Clara y la ex diputada Consuelo González. Así está Colombia, el continente y el mundo, esperando lo más deseado: la paz, la justicia y la libertad. Sólo Dios sabrá el principio y el fin de este laberinto infernal que acompaña a los colombianos desde hace más de cuarenta años.

Mientras tanto, no podemos dejar de recordar que aquí en Venezuela, también estamos llenos de expectativas, esperando las coordenadas que trazaran los que tienen la responsabilidad de dirigir e impulsar a los grandes actores de la sociedad; es decir, a las mayorías que les dijeron No al SI y a las que les dijeron SI al No, y a la mayoría de las mayorías que simplemente ante ese dilema dijeron ¡SI como NO!

Entregaran Manuel, Petkoff, Borges, Ledezma y Allup las coordenadas que les permitan reconocer que este último proceso electoral lo ganaron y que los otros trece restante lo perdieron; pero nunca la culpa ha sido del CNE, sino de sus propios errores y sus conductas antidemocráticas, obstinadas, obcecadas y golpistas.

Dirán con claridad, Ismael, Marisabel, Baduel y el Padre Palmar, cuales serán sus nuevas coordenadas, asumiendo que en esta escaramuza del combate salieron victoriosos; pero que en la guerra contra la exclusión, la dependencia y la corrupción, el enemigo principal es la división.

Podremos saber con precisión que tipos de coordenadas se impondrán en el PSUV, de tal forma que en los próximos combates no tengamos dirigentes sancionados; sino, Gobernadores, Legisladores y Alcaldes victoriosos.

Tendremos la posibilidad de ver, que en la primera sesión de la Asamblea Nacional, se aprueben las coordenadas que entierren definitivamente el monologo castrante y temeroso, que no permite el mínimo control sobre los demás poderes públicos.

En fin, y deseando de todo corazón, que el camarada Marulanda siga en su lucha por la liberación del pueblo colombiano y entregue sus coordenadas de libertad; permítanme también a las pocas horas del año 2007, pedirle al camarada Chávez, que definitivamente le entregue las coordenadas al pueblo venezolano, para enrumbarnos por el camino de la paz y no el de la violencia y la inseguridad personal, el del trabajo honrado y no el de la corrupción y la ineficacia, el de la solidaridad y el esfuerzo por la producción económica, y no en el de la dependencia económica internacional y la escasez de alimentos.

Estas y otras más, son también las coordenadas que esperamos todos los venezolanos a partir de la primera hora, del primer día, del primer mes, del 2008; al menos, ellas nos llenan de esperanza y de fe en que de verdad tengamos un feliz año.

douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2086 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor