El Santa del coño que está en la esquina

La navidad me cayó encima, increíble que la época más bella del año se haya convertido en la inmundicia que es ahora, una época de explotación, engaño, comercio descarado. Los tarantantines en las avenidas principales atestadas de comerciantes ambulantes, los productos que ofrecen los colocan en la calle, quitándole el paso a los transeúntes. Lo que existe y tiene vida son las mercancías.

Las personas transitan por estas avenidas casi ciegas, su comportamiento los delata, el síndrome de la venta y la locura se apoderó de sus vidas. Aquí en Barquisimeto y en la mayoría de las regiones de Venezuela los comerciantes ambulantes hacen de las suyas, vendiendo los explosivos tanto prohibidos como los inofensivos. En realidad no tiene nada de inofensivo esa basura que venden, pero eso es parte de su cultura. La cultura del caos, la violencia, el grito, el reguetón. No existe gobierno en esta época del año.

Sálvese quien pueda de los ladrones, los roba carteras, los roba carros. Las familias de clase media incluso de escasos recursos compran unos muñecos de nieve y los colocan en las puertas de su casa, pero no se dan cuenta que están viviendo en un lugar como Cabudare, Barquisimeto o Maracaibo donde la temperatura puede llegar a 40 grados bajo la sombra. No se dan cuenta que el famosos Santa del coño no pertenece a nuestra cultura, que es impuesto por la potencia global, que es un símbolo del Sistema global, que reparte sus regalos sólo a los niños con padres que tienen tarjetas gordas.

Perros realengos se colean entre las gentes y el caos, orinando la mercancía, a lo lejos un borracho también lo hace delante de una familia que compra unos regalos. El caos es total, cientos de vendedores sin ningún control se arremolinan metiéndole por los ojos la mercancía a la gente. Distintos grupos sociales discurren en el festín. Un transeúnte pregunta a un vendedor ¿Quien vende los triquitraques, compa? El Santa del coño que está en la esquina, contesta sin inmutarse. ¿Dónde está el Estado? ¿Dónde están los cambios que deben darse a nivel psicológico y moral? ¿Se puede hablar de revolución con este comportamiento salvaje de la sociedad? ¿Qué espíritu de la navidad puede llegar con una locura como esta?. Lo que existe es el espíritu del capitalismo más asqueroso, con sus símbolos más vivos que nunca: el Santa del coño con un trineo de renos, ni siquiera aparece con animales que pertenecen a nuestro hábitat. En la televisión el Santa aparece vestido con su ropa roja, del mismo color de la coca cola, y su consabida expresión global “Jo jo jo, feliz Navidad”.

¡Como estamos fallando en la cultura y la comunicación!. Si no cambiamos internamente nuestras costumbres, nuestra forma de pensar y razonar no daremos el salto a una sociedad más humana y culta. Creo que hemos sido bombardeados por mucho tiempo por una anti cultura muy fuerte. Los padres de familia creemos que comprándole un juguete de 1.000.000 de bolívares o 1.000 bolívares fuertes estamos cumpliendo con la tarea noble de ser padres, lo que se cumple es el esquema escrito por una sociedad capitalista asquerosa, donde la mercancía se mueve con vida propia, desplazando al ciudadano y convirtiéndolo en una marioneta manipulable. En diciembre se gasta lo que se tiene y lo que no se tiene, las personas prefieren morirse antes que dejar de comprar su estreno, la ropa interior amarilla. Todavía creen firmemente que viene un nuevo año, que será mejor, sin conflictos, con riqueza. Pero bien sabemos que sin trabajar más no puede haber más producción. El ciudadano debe cambiar muchas conductas nocivas que le están haciendo daño ahora y siempre, pero el Estado socialista debe dar el ejemplo, debe sacarse su ideología capitalista que la tiene incrustada muy adentro. Algunos gobernadores socialistas incluso se visten de Santa para adaptarse a los tiempos y ganar puntos con una sociedad cada vez más capitalista. Si no se cambian estas aberraciones a tiempo en nuestra vida cotidiana estaremos deteniendo definitivamente el proceso revolucionario.

sedelu@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2916 veces.



Sergio Delgado


Visite el perfil de Sergio Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio Delgado

Sergio Delgado

Más artículos de este autor