El Socialismo y la Ciencia

No diremos que la sociología o ciencia que estudia la constitución, estructura y vida de nuestra sociedad haya nacido poco menos que de la nada en nuestro tiempo, pero es indudable que ha empezado a avanzar en Latinoamérica. Quien sepa que los pensadores socialistas que más impulso han dado al movimiento actual en las ideas procedieron de Hegel (Maestro de Marx) y que este se nutrió, de la medula de la filosofía de los siglos y ha sido el último gran escolástico, quien esto sepa no puede caer en la puerilidad de creer que la sociología se ha creado recientemente.

Más dejando de lado todo eso, vamos a indicar tan sólo que una de las doctrinas más firmemente asentadas en nuestro país y que va tomando forma de naturaleza en la ciencia es la de que, en la llamada jerarquía de los fenómenos sociales, los económicos son la base de los demás. No quiere esto decir que sean los únicos ni aun los supremos, no afirmamos que el fin económico sea el supremo de nuestro pueblo, como tácita y a las veces implícitamente supone el llamado liberalismo individual, no aseguramos tal enormidad, pero sí que los fenómenos económicos son los primeros en el orden cronológico y los que sirven de base a todos los demás fenómenos sociales. La gente lo dice: “panza llena, corazón contento”. Claro está que todos los demás aspectos sociales influyen a su vez sobre el económico, modificándolo y limitándolo, pero el radical es él.

El socialismo creará las condiciones para un autentico desarrollo social. La emancipación del pensamiento y de la cultura en general. La concepción política es parte de un organismo total de concepciones; es la filosofía aplicada a un aspecto de la vida y desarrollo social, y sólo son realmente vivas y fecundas las convicciones políticas que forman parte de una concepción total. Si bien el socialismo no está realizado, no es una utopía. El socialismo es, pues una sociedad, que llega coexistiendo las clases, lo contradictorio no se halla en la simple expresión, en la oposición de términos (individual-social), sino en que, si el liberalismo es la ideología de la clase capitalista dominante, su individualismo es defendido como dominación del resto de los individuos. El interés individual y el social no coinciden, y esta es, la razón de las crisis económicas, el que la producción esté regida por el valor de cambio. El capitalismo se basa en la compra venta de fuerza de trabajo, siendo ésta, la fuerza del trabajo, la mercancía fundamental.

Cuando oímos a los oposicionistas radicales sostener que el socialismo agosta toda fecunda iniciativa individual, de todo lo grande, no podemos menos que compadecerles, porque su ignorancia del socialismo une una ignorancia mayor. Muchos se burlan no pocos objetantes del socialismo de lo que llaman las pretensiones de este a cientifidad, y, al burlarse de ello, lo hacen en la mala fe, de quien tergiversa lo que combate. Su justificación está en la fuerza que debido a ellas, entre otras muchas causas, va tomando el socialismo. Es preciso convencerse de que cada día va borrándose más y más la distinción entre lo público y lo privado, que cada día se va más a que todos sostengan las necesidades de todos, sin distingos y no individualisticamente, que cada día crece la riqueza colectiva. Y los topos y miopes que se asustan de que llegue el día en que desaparezca la actual propiedad privada de los medios de producción, deben tener en cuenta que, a medida que tal propiedad se limita, crece la riqueza colectiva, y que es preferible vivir sin semejante propiedad privada tal como hoy es, en una sociedad rica a ser rico en una sociedad pobre. Cada poder humano tiene su método; es decir, su procedimiento, su modo de conducirse. Lo que llamamos lógica es el método de la razón, el modo de buscar conclusiones que a la razón satisfagan. Así se hace la Ciencia.

“La organización socialista busca reducir las diferencias económico-sociales entre los individuos a las diferencias NATURALES en la capacidad de estos para el trabajo, y a la vez a ir disminuyendo con el tiempo, gracias a la educación y la justicia, tales diferencias naturales, haciendo que sean cualitativas y no cuantitativas”.

Votaremos... SI-SI, la Reforma Constitucional.

PATRIA. SOCIALISMO O MUERTE.

VENCEREMOS.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7110 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a44910.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO