El debate es la esencia de este proceso

Desmitificar el debate

He insistido en numerosas oportunidades sobre la importancia vital del debate, éste debe desarrollarse en cada una de las Asambleas de Batallones Socialistas que se desarrollan a lo largo y ancho del territorio nacional. Ahora bien, para lograrlo es preciso quitarle al debate esa “aureola” de “exclusividad intelectual” que nos ha sembrado el capitalismo o los sectores que dentro, conciente o inconcientemente actúan bajo los patrones de la clase dominante. El deber de los revolucionarios a través de las Asambleas de Batallones Socialistas es impulsar la creación de una teoría política-orgánica capaz de liberar al pueblo de la abstinencia a la participación y al protagonismo. La teoría que alimente al PSUV tiene que ser una monumental obra de creación colectiva de todo un pueblo.

Las clases dominantes han secuestrado históricamente el derecho de todos a expresar sus ideas, profundizarlas y desarrollarlas. Todo esto es una limitante que afecta el debate sano y propositivo en función de la creación del partido de la revolución. A la burguesía siempre le convino la apatía del pueblo, nuca le interesó que se le despertara el gusanillo de la política, por esta razón colocó el debate político en cenáculos inaccesibles para el pueblo, a quien lo convirtió en mero espectador de los acontecimientos políticos trascendentales y redujo los debates de la población a lo pequeño, lo tribal, lo meramente cotidiano, excluyendo ellos los debates de importancia vital solamente en manos de pequeños círculos elitescos.

Es así como se va creando en las grandes mayorías nacionales una apatía cada vez mayor; solo Chávez fue capaz de enamorar al pueblo e invitarlo a participar, le creó las herramientas para ello y una de esas herramientas, quizá la más importante es el PSUV. Los enemigos de la propuesta del presidente, tanto los exógenos como los endógenos, se devanan los sesos tratando de evitar por todos los medios la discusión sana y constructiva en pro de un proceso de “aprender-haciendo” en donde la población por intermedio de esa inmensa cantidad de reuniones de las Asambleas Socialistas generen las líneas gruesas de lo que será la gran teoría del “Socialismo del Siglo XXI”.

Pero, siempre hay un pero, hay una intención por parte de algunos dirigentes del proceso en enredar el asunto; desde ya anuncian el tema de las aspiraciones. Irresponsablemente señalan que “del seno de los batallones saldrán los candidatos”; esto obviamente contamina el debate sobre los temas fundamentales que son: El Socialismo, las raíces Ideológicas (Bolívar, Rodríguez y Zamora), el tema económico y los otros temas, indudablemente muy bien escogidos. Sin embargo, a pesar del acierto de la Comisión para escoger el temario, debió agregársele al mismo la necesidad que tiene todo batallón a producir un documento con su respectiva opinión sobre estos temas. Esto aunado a las maniobras internas para evitar la discusión y el debate, coloca el temario en un segundo plano y todo se circunscribe a la “famosa” escogencia de los voceros. Como señalo anteriormente, sentí pena ajena al oír al gobernador del Estado Yaracuy, invitando a los camaradas a participar en las Asambleas de Batallones porque, palabras más palabras menos, “de allí saldrán los diputados, alcaldes, concejales, etc”. Con esta actitud le hacemos un flaco servicio a la construcción del PSUV, un gobernador de estado, por muy mal que esté con su pueblo, debe tener influencia en su estado, por esta razón es un error hacer este tipo de llamado.

No obstante, si cada batallón Socialista realiza su discusión, si cada participante escribe y expone sus ideas, estamos seguros que este será un partido invencible; las bases estarán sembradas en todos los corazones venezolanos que aporten su granito de arena en esta discusión. Cada Batallón, debe producir un material teórico que es preciso digitalizarlo para el manejo más efectivo. Es decir que, cuando se instale el Congreso Fundacional, ya se contará con miles de documentos para elaborar el programa del partido, sus estatutos y su base teórica. Para lograr este objetivo es menester que cada quien de los camaradas que están participando en las Asambleas de Batallones y en las mesas de trabajo discutan y estudien todo el material que existe sobre el particular y además aporten sus opiniones utilizando una técnica absolutamente dialéctica que es ir de lo particular a lo general y viceversa. De nada serviría si estos Batallones Socialistas solo se reúnen para escoger al vocero o vocera de dicho batallón. En el entendido que el vocero o vocera es solo eso, solo representa al colectivo.

Esta tarea es dura, no es fácil, pero de estos batallones saldrán los cuadros para llevar adelante la revolución socialista no como dice el gobernador de Yaracuy que de allí saldrán los candidatos a tal o cual cosa. Hago referencia a este caso por cuanto, si un gobernador de estado tiene tamaña confusión, que quedará para el resto de su equipo político y la Comisión Nacional debe tomar muy en cuenta este asunto y evitar por todos los medios que este tipo de mensaje confuso siga sucediendo. Repito, aquí no podemos solo darle un mateo a las Asambleas de Batallones Socialistas, eso es lo que quieren los que no les interesa el debate, la participación del pueblo y esto es crear caldo de cultivo para que la derecha gane terreno. El propio Chávez habla de esto, habla de quienes pretenden implantar un Chavismo sin Chávez y a pesar que “deseos no empreñan”, siempre es bueno estar atentos a todo tipo de maniobra por “los profesionales” de la política que generalmente se ocultan bajo este ropaje los que en la práctica son unos absolutos incapaces.

Hay que oír a Chávez…

A Chávez hay que oírlo e interpretarlo; nadie más que el ha insistido sobre el tema. La necesidad de estudiar, de aprender, de enseñar. Motivar y generar la participación de todo un colectivo es el comportamiento verdaderamente revolucionario de hoy, mañana y siempre. Hugo Chávez ha roto con todos los paradigmas del ejercicio de la política, ahora se entiende mejor que la práctica de esta es el ejercicio de un verdadero apostolado; ha desmitificado el debate. En cada discurso Chávez con su inmensa capacidad pedagógica nos enseña a que esto es una labor colectiva y un esfuerzo colectivo, es por ello que tomando como base lo planteado por Mariátegui, señala que la formación del PSUV será “creación heroica”. Y debe ser una creación heroica del pueblo venezolano.

Estas reflexiones espero sirvan de algo, la responsabilidad es de cada uno de nosotros, echemos a un lado lo pequeño y subalterno que significa las apetencias y las peleas por posiciones que algunos defienden a capa y espada, dejemos a un lado esas posiciones infectadas del pasado. Vamos a parir entre todos esa hermosa criatura que debe ser el PSUV, ahora, que nazca sano y fuerte, con mente amplia y corazón abierto; que nazca con el espíritu socialista, con conciencia socialista y comportamiento socialista; que nazca de las entrañas de este pueblo. A pesar de todo, es realmente hermoso observar en cada rostro el retrato de la esperanza. La esperanza de un pueblo…la esperanza de nuestras generaciones futuras…patria socialismo o muerte venceremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1981 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas