Los tiempos del PSUV, camarada Chávez

Son las tres y treinta minutos, y en el sitio acordado no ha llegado nadie, de inmediato me traslado a casa del “Propulsor”, a quien la comisión regional de apoyo, le encomendó la responsabilidad de la convocatoria de la reunión del batallón, que de acuerdo a lo pautado seria convocada para las dos de la tarde, en el sitio conocido por la plaza de la muñeca, debido a nuestra manía aquí en Santa Lucia de cambiarles el nombre a las plazas, ya que oficialmente estamos en la plaza la libertad.

Son las cinco y treinta de la tarde, y después de achicharrarnos con el sol, el “propulsor emergente”, su esposa, un colega abogado y la vieja camarada Maria Materan, la “espía Salazar” del barrio, procedemos a levantar el acta, no sin antes haber discutido con “el propulsor”, temillas como lo de la convocatoria y la disputada lista de aspirantes a militar en el partido más democrático de la bolita el mundo.

Son las once y media de la noche, y después de mucho echarle coco al problema de la convocatoria de instalación y a la inasistencia casi absoluta de mi batallón, rompo el dilema y me pregunto: ¿porque he de callarme, es ahora o nunca?; pero debemos decir la verdad, la verdad de lo que aquí en el Zulia está aconteciendo, y cuidado sino en el resto del país.

Son otros tiempos camarada Chávez, pero de los 2400 propulsores juramentados por Ud en el Poliedro, solamente aquí en Maracaibo le birlaron la posibilidad de conducir su batallón a más de 200 activistas, comprometidos hasta los huesos con este proceso, que si se habían mamado los viajecitos al Poliedro de Caracas, y que las manos gordas y peludas que están tras bastidores de la entredicha comisión de apoyo, experta en burlase de sus decisiones, los sustituyó dedocraticamente por sus compinches de siempre.

Cientos de Propulsores de la Cañada, Mara, San francisco y Jesús Enrique Losada, la misma noche de aquel día de la guillotina impuesta, en las narices de la Comisión Nacional, se apostaron y montaron vigilia ante la mismísima Comandante Caracaqueña, para exigirle respeto por su condición de militantes y verdaderos propulsores.

Como era de esperarse, el día sábado fue publicada la lista definitiva por la prensa regional, y la afrenta se hizo publica: Directores de oficinas Públicas del Gobierno Nacional y Alcaldías, fichas seguras de los grupos y tendencias enroscada en las estructura de poder, como por arte de magia, estaban de primeritos en las listas de cada Municipio y Parroquia, de estas tierras calientes; y los verdaderos propulsores recordando su discurso allá en el Poliedro, y por supuesto sus pechos erguidos de cuando se juramentaron aquella tarde calurosa del 19 Abril.

Son otros tiempos, y hemos llegado a nuestra propia encrucijada histórica, estamos en el tronco de la horqueta, y usted, camarada Chávez, si quiere se molesta, se arrecha o se encojona, como nosotros los propulsores estafados en nuestra voluntad militante; pero a usted, “estos señores dirigentes” o alacranes como les gusta llamarlos al auto renunciado Muller Roja, lo están engañado; y de verdad que no tenemos escapatoria o usted sale de ellos como lo han hecho con nosotros, o en el tiempo preciso ellos sabrán salir de usted.

douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2573 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor


Notas relacionadas