Soy Cristiano y Revolucionario

Cuando la gente de las Iglesias conversa conmigo y vamos tocando los temas que tienen que ver con mi posición política e ideológica, algunos reaccionan de manera hostil, para manifestar su desaprobación al derecho que tengo como venezolano a manifestar mi posición revolucionaria.
A veces hemos sufrido algunas circunstancias que no han sido agradables ni para mi, ni para mi familia. Lo curioso de esto es que quienes reaccionan de esta manera predican a diario la libertad, la tolerancia y el amor. Creo que estamos en un Kairós, o tiempo de Dios, para definir muchas cosas desde la perspectiva cristiana y una de las cosas que me gustaría discutir sin apasionamientos estériles es la de poder comparar el socialismo con el cristianismo y el capitalismo con el cristianismo, para poder descubrir sus semejanzas y diferencias. Se nos ha enseñado que el cristianismo es sinónimo de capitalismo, libre empresa y una libertad de culto mediatizadora.

A mi me gusta recordar que en el caso nuestro el protestantismo venezolano tuvo una fuerte y larga influencia del protestantismo noratlántico y esta influencia vino cargada con un fuerte énfasis en las politicas de los gobiernos norteamericanos. Muchas veces se nos formó doctrinal y políticamente en oposición a todo lo que se llamara Comunismo o Socialismo. También tuvo esta formación estuvo orientada contra otras formas de pensamientos políticos e ideológicos, como el social cristianismo por su influencia católica.

Solo quedaron como opción política de la mayoría los Evangélicos, fue la social democracia, sobre todo aquellas tendencias derechistas y anticomunistas. El comunismo se convirtió en una especie de manifestación del régimen satánico de carácter apocalíptico contrario a la libertad y a la religión. Aquí llegaron a coincidir las políticas del departamento de estado norteamericano y los ideales de las multinacionales de la misión en el "Territorio de misión" que se había convertido el sur del mundo, sobre todo los países llamados subdesarrollados y católicos o de otras religiones que no fueran protestantes.

Luego nuevas generaciones de evangélicos en nuestro país fuimos buscando directamente en las fuentes históricas de la Reforma Protestante, aquellos ideales que dieron origen a nuestras Iglesias y encontramos una vertiente rebelde y revolucionaria en aquellos movimientos que originarios de nuestras ideas teológicas. Al principio adoptamos una posición de contra cultura que se oponía a toda aquella influencia noratlántica que dio paso a la manipulación de nuestra Fe, para hacerla más dócil ante el imperialismo, el capitalismo y todas aquellas posiciones anti socialistas, comunistas y revolucionarias.

Luego vino el elemento de un Ecumenísmo que elevó a niveles sin precedentes la discusión de lo social y el encuentro de las vertientes del pensamiento revolucionario y liberacionista tanto del protestantismo como del catolicismo. Es necesario recordar que el verdadero ecumenísmo nace en aquellos sectores eclesiales considerados liberales clasicos en todas las confesiones de Fe. La teología de la liberación nace como el verdadero elemento que logra unir a católicos, protestantes y revolucionarios en una sola acción liberadora de los pueblos.

En la cuarta república fuimos callados, ignorados o simplemente invisivilizados muchos y muchas. En el mejor de las casos fuimos marginados de algunas organizaciones eclesiales y algunos hasta fueron perseguidos y en muchos casos detenidos en varias oportunidades por los cuerpos de seguridad del estado. Otros y otras traicionaron este proceso en la incapacidad de comprender que la Revolución Bolivariana se estaba gestando en muchos ámbitos cívico-militares. Ellos y ellas vieron amenazados su protagonismo y algunos y algunas tan solo quisieron conquistar privilegios que tanto le criticaron a la vieja clase política de nuestro país.

Hoy la revolución Socialista Bolivariana, nos da la oportunidad de vivir a plenitud todos aquellos ideales que por años y décadas han permanecido en nuestros ideales y en nuestras aspiraciones de construir esa Nueva Sociedad desde nuestra perspectiva cristiana Ecuménica. Esta es una de las fortalezas de esta revolución venezolana, porque desde un principio ha roto con todos aquellos dogmas en los cuales se basaban otros modelos socialistas pasados. Esta revolución todavía sigue siendo inédita, moderna e innovadora que se presenta como una revolución socialista verdaderamente humanista e integradora.

Esta fortaleza de la revolución, es una amenaza para el imperio y para sus lacayos nacionales, porque ven con preocupación como el ideal revolucionario y socialista se ha arraigado en el imaginario colectivo del pueblo. Lógicamente que una revolución que se haya metido en el corazón de la gente, representa una posibilidad menos de poder manejar a las masas.

La Revolución Socialista Bolivariana debe profundizar en la vertiente cristiana de la dimensión religiosa de toda nuestra gente, impulsando los ideales de la teología de la liberación desde una perspectiva ecuménica y popular, porque esta revolución es y sera siempre cristiana.

Considero que la Revolución debe impulsar las discusiones que sean necesarias para definir lo que sería una Teología de la Liberación Bolivariana, que ubique el pensamiento liberador cristiano en la agenda de la creación del PSUV y que posesione a la teología de la liberación en el lugar histórico que le corresponde en estos tiempos de Revolución en nuestro país.

Considero que debe haber una convocatoria nacional que permita la discusión de lo que seria una verdadera Teología de la Liberación Bolivariana y que debe ser promocionada y organizada desde las mismas bases eclesiales que involucre a sacerdotes, pastores y laicos de todas las confesiones cristianas y no cristianas. Esta discusión debe ser verdaderamente ecuménica y debe impulsar la lectura popular de la Biblia desde la perspectiva liberadora.


obedvizcaino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3697 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas