Con mi partidito no te metas

La Construcción del Partido Socialista Unido de Venezuela, ha revelado abiertamente lo que muchos dirigentes de la izquierda han estado ocultando desde hace tiempo, la falta de una ética revolucionaria. La necesidad de la creación de un solo partido de la Revolución Venezolana, disparó una crisis oculta detrás de las cuotas de poder de algunos partidos que conservan ciertos resabios de corrupción de la Cuarta república. Algunos dirigentes de esos partidos no han podido superar el Mas-ismo, de una izquierda que se arropó con el manto revisionista de una Social Democracia, que ha aspirado siempre es poder administrar al capitalismo y no transformar a la sociedad capitalista.

El lema de Patria, Socialismo o Muerte, fue el detonante que revelo la hipocresía de un sector que solo piensa en un Socialismo blando que conviva con las grandes aberraciones del capitalismo salvaje. Ojala y pudiéramos profundizar la discusión de este lema desde una vertiente verdaderamente socialista y cristiana. Algunos tienen un concepto de Patria muy particular.

La patria para ellos es el estado que les podría garantizar un cargo en la administración publica. Se asustaron ante la posibilidad de concebir a la patria desde una perspectiva verdaderamente Bolivariana. Para Bolívar la patria existe más allá de los límites y las fronteras nacionales.

El socialismo es un concepto aun más extraño para estos socialistas sin Marx. En un intento Berstiano de revisionismo, quisieran hacer coincidir su visión de un socialismo Light con el salvajismo de las políticas neoliberales, considero que son más discípulos del Teodoro calderista y neocapitalista, que del mismo Brestein.

La muerte les asusta, porque se han acostumbrado a la vida fácil del cargo público y de la buena vida en los restaurantes y hoteles de lujo. No son puros cuentos de oposición, el hecho que ha surgido una clase de nuevos ricos revolucionarios, que se han acostumbrado a los vehículos lujosos y a las exquisiteces de restaurantes finos. Lógicamente que para revolucionarios como estos cualquier concepto que amenace su buena vida, les espanta y les da una excusa para saltar la talanquera y coger centrimentaje en los medios de comunicación golpistas.

Consideramos que la revolución debe mirar con atención al sector cristiano, para que podamos abordar con éxito el análisis de la muerte como principio revolucionario. Decía Ali Primera que los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos, y es en el análisis de ese pensamiento profundo del cantor del pueblo que convergen el pensamiento verdaderamente socialista y el verdadero cristianismo. Frases como Patria, Socialismo o muerte, deben ser analizadas desde una perspectiva Ecuménica en la cual hagamos nuestro aporte desde una cultura de vida.

Esa izquierda Light, se ha dejado también influenciar por la campaña que el imperialismo ha impuesto desde los medios de comunicación opositores. Como componentes de una clase media irreflexiva salen en defensa de lo que ellos y ellas consideran sus particulares y exclusivos privilegios de una clase dirigencial burocratizada que poco ha contribuido con la construcción del Socialismo del Siglo XXI.

Cada dependencia del gobierno en cualquier parte del país, es un feudo de un pequeño caudillito revolucionario, que maneja a su antojo la política y procedimientos de cada oficina publica. Es a ese nivel donde se aprecia el gran daño que están haciendo a la Revolución muchos partidos que apoyan a la revolución, como dice un corrió mejicano: "ay amigo, no me ayudes tanto".

Lo que decíamos algunos y que no se nos puso atención, se ha cumplido. Habíamos dicho en varias ocasiones que la oposición al chavismo saldría del propio chavismo Light, ya Miquelena había asomado esta posibilidad. La crisis de la derecha venezolana ha tentado a una serie de dirigentes de los partidos políticos que hasta ahora han apoyado a Hugo Chávez. Como siempre la izquierda venezolana tiene su debilidad en la memoria histórica, sus dirigentes se olvidan que solo por el arrastre de Chávez es que tienen esta activa vida política. Señor presidente, todavía tenemos tiempo para corregir lo que tiene con urgencia que corregirse.

Muchos de esos dirigentes están enquistados en PDVSA y en otras empresas y dependencias del estado. Han creado otra vez microestados dentro del estado venezolano y manejan todo lo referente a contrataciones de personal y obras, para financiar sus refinados gustos por las cosas lujosas y sus propias campañas electorales. Han logrado desplazar a verdaderos revolucionarios y hasta los han condenado a la marginación política.

Nos preguntamos ¿Qué pasaría con muchos dirigentes si se les remueve de sus cargos públicos? ¿Qué pasaría en el Zulia y en otras partes de Venezuela, si las fortunas y propiedades de algunos funcionarios públicos y de sus testaferros fueran investigadas a fondo? ¿Qué pasaría si muchos contratistas y cooperativistas de PDVSA hablaran y denunciaran a los funcionarios públicos que les quitan hasta un cincuenta o sesenta por ciento del monto de sus contratos?

Se hace urgente una posición ética en medio de la Revolución, para poder desenmascarar a tanto camaleón que se escuda en los partidos que dicen apoyar al presidente Chávez, para cometer sus fechorías y debilitar así a la revolución y sus principios y valores socialistas.

Es por eso que el primer motor de la Revolución debió haber sido el tercer motor, para que se iniciara una verdadera revolución desde una perspectiva verdaderamente Ética que apunte a la formación de los valores morales revolucionarios que deben regirse por los ideales de Simón de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios.

Para que todo esto pueda ser posible, se hace necesaria la construcción de un solo Partido Revolucionario que oriente los destinos de la Revolución Socialista Bolivariana.

obedvizcaino@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2685 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas