De los deberes a los derechos

La historia es un constructo humano donde el pasado cuenta: está encarnado en el sujeto. Sus causas y consecuencias están vinculadas a nuestra acción u omisión. Somos sujetos históricos. Nada real ocurre fuera de la historia. La historia es lo real; SOBRE LO REAL SE CONSTRUYEN LAS IDEAS Y SE HACE LA PRAXIS. La PRAXIS como REALIDAD Y PENSAMIENTO mueven la historia. Su movimiento no es mecánico, es dialéctico. "Estamos condenados a conquistar la libertad" J. P. Sartre.

En los DEBERES se construye EL PODER, en los DERECHOS sus resultados. En los espacios de los DEBERES los pueblos se organizan, en los DERECHOS pueden ser manipulados. En los primeros cunden las ideas y diatribas, en los segundos las necesidades humanas. ORGANIZADOS, los pueblos construyen consciencia de sus DERECHOS. En los DEBERES está la política como ejercicio social irrenunciable: LO COLECTIVO POR SOBRE LO INDIVIDUAL y se llega a entender que la revolución es posible y necesaria. Sin ella no hay justicia: EL PUEBLO ES SU ACTOR y BENEFICIARIO PRINCIPAL. "Consciencia para sí".

Los DERECHOS presionados por la necesidad, son circunstancias peligrosas de doblegamientos y presas de los canibalismos. Los trepadores de oficio, los manipuladores, los oportunistas, los corruptos, los falsos líderes, hacen "política" en estos espacios. Si se construyen sólidamente los DEBERES, la consciencia colectiva manda y LOS DERECHOS en justicia estarían garantizados. "La mentira afecta el conocimiento, pero el reflejo condicionado afecta la CAPACIDAD DE PENSAR" Fidel.

El malestar de LOS DERECHOS está apartando a los pueblos de sus DEBERES: CONSTRUIR SU DEMOCRACIA POPULAR. LOS DERECHOS vulgarmente manipulados, están llevando al desprestigio de políticos, políticas y partidos: los políticos destruyendo la política y la política como desencanto. El hombre "que por naturaleza es político" cada día se interesa menos por la política, está renunciando a su mayor obra creadora: la justicia social. La política congrega, la mentira destruye lo hermoso.

La democracia burguesa hace agua, pero está arrastrando en su destrucción a LA IZQUIERDA solapadamente auto mentada progresista, la que parece haber renunciado a ORGANIZAR LOS DEBERES, cayendo en reiterativos acuerdos y pactos con la derecha, en nombre de una supuesta pluralidad teórica, y en poco tiempo, defendiendo abiertamente al capital. Algunos hasta se justifican: las circunstancias obligan. Tal vez nunca fueron de izquierda. Hablan de los derechos de los de abajo, pero los patean con los pactos con los de arriba. La ideología como "falsa consciencia" cohesiona la dominación.

"La decepción ha hecho del individualismo la solución". Competir y no convivir conviene al capital. Ellos no compiten: monopolizan. Si unifica es para controlar. Este es el sujeto de la modernidad: "independiente y autónomo". Obviamente, es lo opuesto a la COMUNIDAD, A LO COLECTIVO A LA SOCIALIZACIÓN DE LOS SUJETOS. El MERCADO CONFRONTA, DIVIDE. Se promueven mensajes, labores y acciones que fomenten el éxito de "los más aptos". La racionalidad capitalista es ideología; "falsa consciencia" para DOMINAR. El capitalismo es un sistema que trasciende a lo económico: es el todo social. Acciones culturales y prácticas humanas controladas por el mercado. SOCIALIZAR A LOS SUJETOS ES TAREA REVOLUCIONARIA. "La teoría es momento de la práctica", la práctica debe responder a los balances teóricos de lo real concreto. La teoría imperiosamente debe contener la realidad, y la realidad es la totalidad de lo concreto. La consciencia social, lo es de lo REAL.

Hasta cuando se horada lo humano. Hasta cuando los pueblos compran ilusiones. Luchar por lo humano, es comprender la necesidad de otro modelo: concienciar la conducta. La democracia burguesa es un mito. En la izquierda debemos debatir las contradicciones intrínsecas del sistema capitalista, no solo sus consecuencias. Es el debate inteligente, mesurado y profundo del ejercicio de LOS DEBERES, para al beneficio de los derechos. En los DEBERES, se organiza la orquestación social, en los DERECHOS, se ejecutan sus beneficios construyendo solidaridades: pueblo ejerciendo el poder. Lamentablemente, más que prácticos, muchos líderes de la izquierda se están volviendo pragmáticos: Lo individual por sobre lo colectivo.

"El desarrollo sostenible" como nuevo "opio de las masas". El desarrollo del capital, no es el desarrollo social de los trabajadores. Las ciencias controladas por el capital, han construido un vocabulario que oculta o maquilla las asimetrías sociales. La etiología de la pobreza está en los éxitos del capital. A más ganancias del capital más pobreza de los pueblos. El desarrollo cuando lo es, se sigue sustentando en los intereses del capital, por lo tanto, el dinero estará por sobre lo social. Progresistas, reformistas y socialdemócratas, dicen que el capitalismo tiene un lado humano, con esta trampa caza tontos, piden que siempre las luchas políticas y sociales sean dentro del sistema, el mismo que se fagocita los DERECHOS.

Irrita, por no decir algo más fuerte, que en momentos en que el sistema capitalista pasa por una crisis severa estructural, CON LA POSIBILIDAD DE RECESIÓN, es cuando la "izquierda" progresista, hace más pactos con la derecha para favorecer al CAPITAL. Dicen trabajar para el pueblo, pero en verdad lo hacen para su opresor.

El candidato presidencial de Brasil Lula "progresista", declaró: "No queremos más discordias". Con quién o quiénes no se quiere confrontar. ¿Con quién quiere él la concordia? Justicia y paz con profundas desigualdades sociales y económicas; como así. Jair Bolsonaro salió favorecido en esta "primera vuelta". Sacó casi 2 millones de votos más que la vez anterior, controla el Senado y tiene mayoría de gobernaciones. Pero Lula seguirá pidiendo: "No queremos más discordias". ¿Con quién es su mensaje? ¿Será que quiere más pactos con el capital? La democracia burguesa es una herramienta del capital. Bolsonaro y Lula pactaron con el capital. Ya veremos el capital liberal con el neoliberal en "concordia". Solo la ambición los confronta. La participación de ambos en la economía de Brasil lo mostrará. Lula es: "Ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario" como todos los progresistas. Bolsonaro es un pequeño burgués arrastrado, peligrosísimo fascista capaz de lo más insólito. Manipulando el maniqueísmo de los evangélicos, consiguió sus votos. Aprovechó las indecisiones y ambivalencias de Lula: él es el original, el otro es una copia falsa del capital.

El capitalismo es un sistema limitado y finito en el tiempo. Sus problemas estructurales como por ejemplo la injusticia social, no puede solucionarla, pues el capitalismo está estructurado sobre contradicciones insolubles. Las contradicciones que le dan vida, al tiempo le causan la muerte. No hablo de determinismos, hablo de luchas de clases. ¿Hacia dónde va Brasil? "Orden paz y progreso": LA TRAMPA. El capital está "arreglando" los DEBERES y los DERECHOS. EN VENEZUELA TAMBIÉN. HASTA EL PROXIMO VIERNES.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 497 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: