Procastrinación. El caso de Juan Guaidó y Rafael Ramírez

"Que cada quien asuma y que cada quien además exija a los demás el cumplimiento de su deber, de su responsabilidad". Hugo Chávez.

Recuerdo que en Educación Universitaria un viceministro amigo, cada vez que le reclamábamos la falta de decisión del gobierno en materia de designación de autoridades con ausencias absolutas, nos respondía de dos maneras: "la no decisión es una decisión" y otra que intentaba reflejar e pragmatismo en atería de este tipo de decisiones: "No es el momento político". Esto ocurría (y sigue ocurriendo, a pesar de algunos avances como en LUZ y la USB) en las universidades con autoridades oposicionistas. El tiempo pasaba y pasaba, pasa y pasa y no se decide casi nada.

Es un ejemplo elemental de una de las desviaciones del gobierno, o de los gobernantes como es la postergación de decisiones importantes, o fundamentales, en espera de mejores tiempos, no importando las consecuencias negativas inmediatas que se generan con la demora, el retraso o retardo en la toma de decisiones. A esta acción, en términos psicológicos se le denomina PROCASTRINACIÓN. "La procrastinación es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables. Atendiendo a esta definición, podemos entender que aquellas tareas que son más susceptibles de ser postergadas son aquellas que no nos divierten". https://www.copmadrid.org/wp/procrastinacion-que-es-y-como-se-vence/.

Bien, en Venezuela tenemos, entre tantos otros, dos casos donde la gente no entiende este enorme diferimiento e decisiones que contradicen los propósitos y discursos de los gobernantes actuales. Uno es el de Juan Guaidó, quien desde hace tres años y medio se proclamó presidente interino sin tener ninguna cualidad legal o legítima para hacerlo, en un acto público y, como dicen los penalistas, en plena flagrancia. https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46982249.

Ello ha debido generar de inmediato la actuación de la institucionalidad venezolana (Fiscalía del ministerio público, tribunales penales, TSJ, Asamblea Nacional, Procuraduría, Contraloría, Presidencia constitucional, etc) para hacer justicia. Al no hacerlo, con las excusas o argumentaciones que se tengan, lo que generó dicha dilatación en la decisión, fue la impunidad plena para ese sujeto y los actos que luego se desarrollaron y que aprovecharon los factores externos para apoderarse de miles de millones de dólares en activos de la República como los famosos casos de CITGO en Estados Unidos, Monómeros en Colombia, el oro en Inglaterra y otras arremetidas de países con liderazgos adversarios como Portugal, Paraguay, España que se valieron al máximo de esa debilidad institucional para arremeter contra el gobierno y el pueblo venezolanos.

Siendo así la no decisión de aplicar lo que está en nuestra Constitución y leyes generó la mayor impunidad de que se ha tenido conocimiento en nuestra historia, el despojo de nuestras riquezas, casi con la aquiescencia del estado venezolano al cometer errores, por acción o por omisión. Tanto es así que, se calcula que el bloqueo y el asedio imperial, usando como pretexto, y con su complacencia, a Guaidó Venezuela ha perdido más de 130 mil millones de dólares, sólo en lo económico, sin contar con las pérdidas en vidas humanas y la tranquilidad de nuestro pueblo que es más significativo aún. Entonces, ¿Por qué ese sujeto no está preso, condenado y sentenciado?. https://www.vtv.gob.ve/venezuela-perdido-millones-bloqueo/.

El otro caso y que genera mayor incomprensión es el del exministro y expresidente de PDVSA durante años con el Comandante Hugo Chávez, así como con el presidente Nicolás Maduro. Recordemos que Ramírez fue ministro de Energía y Petróleo con Chávez desde 2002 hasta 2014 (con Chávez y Maduro), presidente de PDVSA desde 2004 hasta 2014 (con Chávez y Maduro), Canciller o Ministro de Relaciones Exteriores en 2014, en la gestión de Maduro, Representante Permanente de Venezuela ante la ONU (gestión de Maduro) y, en esa responsabilidad fue hasta presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 2016 (gestión de Maduro). O era Ramírez un tremendo genio que logró burlar incluso al Comandante Hugo Chávez durante 10 años y a Maduro durante 15 años, o algo muy raro que no llega a nuestra comprensión (aunque tengamos algunas hipótesis) sucede en este caso tan particular.

Una vez que Ramírez sale de los cargos que tenía, comienza a ser objeto de denuncias sobre prácticas de corrupción y he ahora que, ¡¡luego de 12 años!! de haber ocurrido los hechos que se le imputan, aparece Tarek El Aissami con unas carpetas en Fiscalía del Ministerio Público denunciando de nuevo a Ramírez. O sea, ¡¡luego de 12 años!!. Es algo sorprendente y un ejemplo de cómo al no actuar a tiempo se generan daños en los aspectos económicos, pero también en lo ético-moral y en la credibilidad de la dirigencia política.

Incluso, hay por allí varios videos donde aparecen el presidente Maduro y el líder Diosdado Cabello exponiendo que contra Ramírez venía una campaña mediática para colocarlo en la palestra pública como corrupto, siendo que dichas declaraciones se dieron en los años 2014 y 2015. https://twitter.com/monitoreamos/status/1564762629360570369.

En síntesis. La Procastrinación, en política a veces genera réditos positivos para quienes la realizan, pero en casos como estos, daña seriamente los cimientos del proceso político-social venezolano. Ya lo había expuesto Hugo Chávez: "Es de Eloy Alfaro la frase: en la demora está el peligro, no perdamos un minuto mas de tantos que hemos perdido" https://www.correodelorinoco.gob.ve/presidente-chavez-insto-a-no-descansar.

Hay un aforismo jurídico que puede aplicarse en estos casos: "La Justicia tardía no es Justicia".

(*) Hugo Chávez. Aló Presidente Nro. 172. Edo. Bolívar 16 de noviembre de 2003.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1189 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: