El Arado y el Mar

Los autores intelectuales del asesinato de Chávez

El asesinato de un líder político tiene dos componentes principales, dos motivaciones fundamentales: la primera, y razón de todas las otras, es liquidar su idea, asesinarlo espiritualmente, empañar su ejemplo, destruir su obra; la otra es destruirlo físicamente, privar a la masa de su dirección concreta. De esta manera, puede haber asesinatos sólo espirituales de líderes políticos, sin eliminación física, son aquellos donde la maquinaria de formación de opinión se ensaña contra un destacado desacreditándolo de tal forma que es liquidado para cualquier acción política; este tipo de asesinato se ha intentado contra prácticamente todos los líderes, desde Lenin acusado de agente alemán, hasta Chávez acusado de autor del ataque a Cararabo. Pocas veces tiene el éxito del asesinato físico.

Se asesina a Trostky para eliminar el peligro que significaba aquel gran líder vivo, y para asesinar la idea que se oponía al desastre de stalin. La orden de asesinar al Che tiene esta misma intención, borrar al líder. Igual sucede con Lumumba, Martin Luther King. Y llegamos al gran parricidio político, a Cristo, asesinado en complicidad de los romanos, con la confabulación del Sanedrín.

Puede suceder también el asesinato espiritual post mortem de un líder, es el caso reciente de Ali Rodríguez Araque, nuestro Comandante Fausto, el madurismo intenta destruir su imagen de revolucionario opuesto con su vida a la privatización del petróleo, al bautizar con su nombre la Comisión Presidencial Petrolera encargada de la entrega de PDVSA.

La pretensión de los autores intelectuales de estos crímenes es inútil: las ideas no se pueden asesinar, a lo sumo se posponen, hunden, pero siempre surgen nuevamente y con más fuerza, con más experiencia.

El asesinato de Chávez, reconocido aunque nunca investigado, tiene también esos dos componentes, dos motivaciones, razones principales. La razón material se le reserva a los cuerpos de investigación criminal, ellos son expertos en homicidios. Ahora bien, la razón política, el asesinato de la ideas nos atañe, porque influye en la vida de todos. Veamos.

Chávez fue, es, la amenaza más importante al capitalismo en estos tiempos, cuando se creía que se había llegado al fin de la historia, que era el capitalismo la forma de organización social más acabada de la humanidad, que más allá no había nada, aparece el Comandante Chávez y pone en escena de nuevo al Socialismo. De esta manera da vigor a la idea revolucionaria que se venía desgastando con la caída de la Unión Soviética. Desaparecido el Che y Fidel, Chávez era el indicado para ser el guía de la recuperación del pensamiento y la acción Socialista.

El capitalismo, sin dudas, es el autor intelectual de su asesinato físico, y también es el autor intelectual de su asesinato espiritual, de su pensamiento, de su legado. Al madurismo impulsor del retorno del capitalismo a nuestro país debe imputársele por el asesinato espiritual de Chávez, y si alguna duda había en algún sector es suficiente leer la grosera ley antibloqueo para convencerse, sólo los muy incautos o los que tengan otra clase de intereses se resistirán a esa evidencia.

Es bueno destacar que el madurismo esconde su entrega a los enemigos de Chávez bajo una supuesta lucha antiimperialista, ocultando que se puede estar contra un imperio y ser capitalista, es paradójico, pero los imperios por su esencia son antiimperialistas, se enfrentan entre ellos. El legado de Chávez, su espiritualidad es anticapitalista y eso sólo puede hacerse desde el Socialismo que el madurismo traidor enterró junto a Chávez… (Búscanos en facebook: toby.valderrama.5)

¡CHÁVEZ VIVE EN EL SOCIALISMO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2913 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: