Exigimos Respeto al Cogollo Oficial Ante la Pretendida Descalificación de la APR

"Un revolucionario que renuncia a su tarea militante y se pone a trabajar con los opresores del pueblo, no hace más que debilitar las filas de la revolución y aumentar el número de los servidores de la reacción"

LENIN

Consideramos una falta respeto y maltrato político la agresión sistemática de voceros del alto gobierno y del cogollo burocrático del partido gobernante, quienes con descalificaciones fuera del contexto electoral y la dialéctica, tratan de frenar el histórico avance e imparable crecimiento de la Alternativa Popular Revolucionaria (APR) en el seno del pueblo chavista, siendo esta una propuesta electoral novedosa y atractiva distinta a lo tradicional, que como respuesta política viable y practica evitara el abstencionismo, canalizará el voto chavista descontento que no quiere votar o votaría por la derecha, pero con esta opción útil y sensata se descarta el peligroso riesgo del 2015.

En política la desesperación es mala consejera y la magia psicológica de la televisión en los últimos días ha mostrado a los ojos de un pueblo indignado y molesto, cansado de engaños y promesas incumplidas con el consecuente deterioro en su calidad de vida, el notable desespero rabioso de algunos rostros del poder público nacional; no obstante dejamos claro que respetamos y reconocemos al presidente Nicolás Maduro, y estamos a la disposición para el dialogo fecundo en pro del país cuando sea necesario.

Estos son algunos epítetos de los que ha sido víctima la APR: izquierdismo infantil, habladores de gamelote, indisciplinados, traidores, divisionistas, no sacaran ni un voto, opositores de derecha y hasta "los exquisitos", entre otros adjetivos para la descalificación agraviante a quienes desde las bases del pueblo trabajador hemos venido construyendo el verdadero camino revolucionario que imagino el comandante supremo; y lo cierto es que los verdaderos divisionistas son otros que en menos de dos meses dividieron por vía judicial a varios partidos llevándose las tarjetas y a la dirigencia traidora de esos partidos, y ahora tienen el tupé de llamarle alianza perfecta a una alianza obligada pegada con saliva, impuesta por la fuerza del poder y reñida con la ética.

Ahora, nos llama la atención que descalifiquen a la APR diciendo que no sacara votos o que no tiene gente, sin embargo notamos la existencia de un inquietante nerviosismo en el alto gobierno, solo porque un grupito insignificante y sin importancia participará en las elecciones con solo una tarjeta, pues si lo que ellos dicen de la APR es cierto, entonces no hay nada de qué preocuparse y pueden dormir tranquilos sin problema.

No queremos pensar que esa cadena de improperios contra voceros de la APR, pudiera ser la antesala de una escandalosa criminalización política de la coyuntura electoral, porque sería muy grave una eventual ola de cacería humana colectiva al estilo colombiano que actualmente ejecuta "el presidente" Uribe contra la dirigencia revolucionaria en ese país, para imponer el miedo a través del terrorismo de estado sobre el derecho a luchar y trabajar en paz; de allí que el gobierno venezolano debe estar atento a su responsabilidad de estado de procurar que no se manchen las elecciones ante los ojos del mundo, y tener mucho cuidado en el plano electoral con la presunta aplicación de un famoso plan "B" con la sospechosa "operación remate" en caliente el día D…mensaje a García..!

No hay duda que la Alternativa Popular Revolucionaria (APR) ha causado un estado de preocupación política en el partido oficialista, que debido a la arrogancia y la embriagues de poder no les permite ver la nueva realidad sociológica, sumado a los innumerables errores en la relación con su militancia y al desgaste natural descendente del ejercicio burocrático desde la zona de confort que ya es imposible revertir; pero también es notable una ascendente conexión emocional en los sectores populares que motiva una onda expansiva de aceptación por la APR.

La Alternativa Popular Revolucionaria (APR), es la expresión unitaria del movimiento popular venezolano para la articulación de los factores revolucionarios clasista, con el propósito programático basado en principios de transformación social radical, a partir de los valores de la economía productiva comunal como propuesta que va más allá del 6 de diciembre, frente a la romántica luna de miel entre el gobierno y la derecha opositora que actualmente goza de todas las garantías de la legalidad democrática como financiamiento económico, logística material, amplia cobertura de medios de comunicación y otras gracias electorales resultantes del pacto para la confiscación de la democracia interna de sus partidos y las siglas de esos cascarones vacíos (tarjetas) entregadas por la dirigencia traidora de la derecha contra su militancia.

En la unidad integradora de la Alternativa Popular Revolucionaria (APR), participan un conjunto de factores políticos revolucionarios, movimientos populares, organizaciones de los trabajadores y campesinos con el objetivo de avanzar en un programa de lucha por la soberanía e independencia nacional, la conquista de reivindicaciones sociales, el restablecimiento de la democracia y la participación protagónica del pueblo, y el rescate del camino de Chávez radical en la ruta del socialismo, todo ese esfuerzo se expresa electoralmente en la tarjeta del Partido Comunista de Venezuela (PCV) el del Gallo Rojo.

 

aguedo2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 758 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: