Unidos construiremos la nueva Arca Bolivariana Socialista

Solo unidos construiremos la nueva Arca Socialista Bolivariana, todos juntos: niños, jóvenes, hombres-mujeres de edad media, ancianos y mayores de larga vida que formamos la base social del ideal bolivariano, llevaremos la revolución hasta el final, porque solo el Socialismo puede hacer el hombre nuevo, sin soberbia, sin miedo, libre y más humano. Para poder entender mejor este propósito es necesario comprender el significado del término "arca": según la RAE puede traducirse como guardar, contener, atesorar, que dispone de tapa y con cerraduras para asegurarla. Arca también es el nombre que recibe un tipo de embarcación, como el que se le ha asociado al Arca de Noé, el cual fue construido por este personaje —según la biblia—, a pedido de su Dios, para salvar a la humanidad del diluvio universal. Según los manipuladores de la historia, el dios castigador de Noé decidió destruir la tierra debido a que estaba arruinada por la maldad de los hombres; pero solo un hombre justo (Noé) fue advertido para que se salvara con su familia, acompañado de todo tipo de animales. Lo extraño es que pareciera que esta raza se preservó entre un mismo linaje, otro acontecimiento insólito que olvida el que narra tal suceso es que donde desembarcó el arca estaba poblado ¿cómo era posible, si dios castigador quería asesinar a toda la especie humana? Según la biblia los salvados por Noé permitieron repoblar la tierra ¿entonces, hubo incesto en esta descendencia y en la siguiente generación? Por lo tanto fue bien visto por el dios castigador. Lo dejo para la reflexión, pues tantas incoherencias y aberraciones solo pueden ser manipuladas por el lado oscuro: la religión.

Ahora bien, no existen pruebas de la existencia del diluvio universal, pero algunas expediciones realizadas (siglos XX y XXI) han descubierto hallazgos en el Monte Ararat (Turquía) de una embarcación semienterrada bajo el hielo que vendría a ser aquella de Noé. Según investigaciones realizadas por la NASA, el diluvio pudo haberse producido como consecuencia directa del impacto de un meteorito, lo que explicaría las inmensas olas que sacudieron la corteza terrestre. Walter Pitman y William Ryan, afirman que el diluvio se circunscribió en las regiones colindantes con el Mar Negro. En todo caso, el sentido común nos dice que no se puede meter en una gran arca a todas las parejas de animales existentes en el planeta, para que tras el desastre vuelvan a repoblarlo, ya que sin una masa crítica de cada especie, la reproducción sería difícilmente viable. Los grandes fenómenos mundiales, sean estos naturales, sociales, económicos y hasta culturales, como: el diluvio, la crucifixión de Jesús, la caída de los imperios, la lucha independentista de Bolívar, la Revolución Francesa y la Industrial, las dos guerras mundiales, el 1ro. De Mayo en los Estados Unidos, la caída de la URSS y del Muro de Berlín, el Triunfo del inicio de la Revolución Bolivariana, las armas bacteriológicas como el COVID-19, la decadencia del sistema capitalista salvaje dirigido por los países que quieren seguir imponiendo sus normas y de aquellos que se niegan a terminar su fenecimiento, fueron y es en realidad, el inicio de un cambio de ciclo, de un nuevo comienzo producido tras un cataclismo, o del que existe una explicación racional; es decir, fue una nueva era para aquellos grupos humanos que sobrevivieron, al igual que es hoy el inicio de una nueva Alianza que debe conllevar al hombre a un nuevo ciclo de vida, es el fin de un programa, de un tiempo: aciclo, para iniciar otro. Ya es la hora, es el tiempo, como diría el escritor Jairo Vargas.

Disculpen mi retórica, pero la considero necesaria para poder ilustrar específicamente el caso del inicio de la Revolución Bolivariana en Venezuela, luz de otras naciones hermanas, ya que no solo es la historia religiosa humana plagada de piedras caídas, también lo ha sido cada acontecimiento vivido. En Venezuela el proceso que se inició para encaminar la revolución también está cubierta de piedras y entró en un cataclismo; volverla a construir será difícil y tal vez los hijos de nuestros hijos ni siquiera la verán, pasarían muchos años viviendo en una tragedia peor que la vivida por nuestros antepasados desde la gesta independentista. Esa mentalidad cerrada y oportunista de algunos dirigentes de preservar el sistema capitalista, el Estado burgués, está hundiendo a Venezuela y la ha retrasado en la prehistoria en todos los términos y el presidente Maduro tarda en reaccionar. Es urgente, entre tantas líneas a seguir desmontar el tren ejecutivo. Es inconcebible continuar con ministros o gerentes que no están preparados ni siquiera académicamente en sus áreas, como el ministro de economía, de petróleo; por constituyentistas que no están a la altura de esta realidad histórica; por un partido de gobierno que se enclaustró en sus infraestructuras de poder dejando al pueblo a un lado, complaciendo los errores e inequidades de los que tienen cargo o están enchufados. No podemos seguir con la imposición del culto a Chávez justificando una revolución que lejos de la realidad les ha quedado muy grande. No se puede llamar revolucionario a todo aquel que ha desmantelado las empresas del Estado. El atraso económico ha impedido la reivindicación de los derechos laborales de todos los trabajadores, así como ha afianzado el poder del sector empresarial y fortalecido a otra élite como los árabes; vivimos en la mezquindad, en la supervivencia, en una violencia interna que no se palpa pero que todos los días se despierta como el dragón para enfrentarnos contra el hambre, la desidia y la indiferencia. Estamos en presencia de dos sociedades: de esclavistas y otra de esclavos, los primeros llevarán a los segundos a la muerte, al aporicidio o a la muerte premeditada de los pobres. El aporicidio ha sido la guerra y las violencias perpetuas de los que tienen el poder contra los pobres, solo existe en un sistema bárbaro. Solo hay que mirar su nuevo estatus y cotejarlo con el estado de pobreza al que han subsumido al país; no porque el socialismo sea sinónimo de pobreza, eso es parte de su juego, ya que socialismo es justicia social, consciencia del deber social, en dirección contraria a la estructura del capital.

Esta vez la historia no puede ser la misma, porque así como hay un cambio de ciclo a nivel mundial por el coronavirus, en Venezuela este se dará no solo por la pandemia, sino por la salvación del cataclismo al que nos están hundiendo los descendientes de esos esclavistas criollos que son los actuales dirigentes económicos y políticos del país. Este cataclismo trae consigo la incapacidad de nuestra élite "burguesa revolucionaria" para conducir al país, por eso hoy es imperativo reflexionar los caminos a seguir: Venezuela quiere emanciparse, quiere dejar de ser esclava, quiere ser libre, con una gran consciencia humanista, sin miedos generalizados, ni más sometimientos a ensayos y errores, en función de ello invito a derrumbar esta fase para dar paso a un nuevo ciclo donde construyamos la Nueva Arca Bolivariana Socialista donde se embarquen niños, jóvenes, hombres y mujeres de todas las edades, para remar hacia la revolución Bolivariana hasta ser libres del dominio del imperio. No podrán embarcarse en el Arca todos los esclavistas que hundieron el proceso revolucionario, ya que sin una masa consciente y crítica la ruta no será viable. Los imanes se atraen, hay un Dios en acción en cada uno que puede hacer grandes revoluciones. En esta arca atesoraremos a todos los que sienten profundamente el dolor de su patria, para que sean los conductores de un nuevo paradigma en un nuevo tiempo de Luz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 648 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: