Apocalipsis Now

"el mundo está en manos de demonios, el mundo no es todo lo que vez, algunos lo miran derecho y otros lo ven al revés ("la danza de los demonios ". Seguridad Nacional, banda de rock venezolano)

Nuestro mundo parece estar definitivamente en manos de los adoradores de Mammon el infame demonio de la avaricia y la codicia.

Diariamente se pierden miles y miles de hectáreas en bosques y selvas. Los bosques tropicales en África y Asia han venido siendo devastados durante años por la avaricia del extractivismo y la agroindustria sin que nadie diga nada. Hoy contemplamos indignados la brutal quema de nuestra selva amazónica apoyada descaradamente por un fascista indolente que siguiendo órdenes de las grandes corporaciones y las oligarquías terratenientes aprueba leyes contrarias a la protección del medio ambiente y se hace el pendejo mirando hacia otro lado mientras al mejor estilo del payaso anaranjado del norte su héroe el Donald Trump y del otro muñequito de torta el argentino Macri, le echa la culpa de sus desastres a cualquiera menos a su gobierno neoliberal que solo gobierna para las elites.

En la Narco republica colombiana a los asesinatos de líderes indígenas y campesinos se le suman las fumigaciones con el venenoso glifosato producto que además de contaminar ríos y vegetación siembra el cáncer y otras enfermedades en las poblaciones rurales. Tengamos claro que se fumiga no para eliminar la antigua y sagrada mata de coca, se fumiga y se quema para desforestar y acabar con los que durante años han vivido de la tierra y protegido el medio ambiente, forzándolos a emigrar a las grandes ciudades donde les espera la precariedad y la miseria mientras la minería y la agroindustria se apoderan por la fuerza de sus territorios ancestrales.

En todo el mundo los perros de la guerra imponen sus reglas de juego y miles de millones de dólares que podrían muy bien dedicarse a fomentar fuentes de energías sanas y renovables y a combatir el hambre y la miseria son malgastados en el desarrollo y la compraventa de armamento para destruir y matar, día tras día, minuto a minuto, mientras los corruptos milmillonarios se mueren de la risa burlándose continuamente de los que ellos consideran seres desechables.

Hoy la gran mayoría de los gobiernos del mundo están plagados de mafiosos criminales al servicio de las corporaciones de la muerte y sus demoniacos dueños que desde las sombras manipulan los hilos de un imperio en decadencia corrupto hasta la medula que aceleradamente va destruyendo la sagrada madre tierra. Deforestación acelerada, contaminación constante, destructivas guerras por recursos y territorios, muerte, miseria y destrucción; todos los días desaparecen miles de especies y el océano se ha convertido en un inmenso basurero todo para satisfacer la avaricia de unas elites enfermas.

Hoy más que nunca se necesita un levantamiento popular globalizado para de una vez por todas desmontar el podrido sistema capitalista instalado y mantenido a sangre, fuego y manipulación mental por las clases gobernantes y en nuestra humilde opinión, somos los pueblos de NuestrAmérica, en especial el glorioso pueblo venezolano, los encargados de expandir esa llamarada revolucionaria. Ya no tenemos tiempo que perder, lo que verdaderamente está en juego es nada más y nada menos que el futuro de la humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: