A propósito de ser ciego

Madurismo u oposición: Quien niegue el referendo, no quiere salida electoral

¿Adónde va el diálogo en Noruega? Esa pareciera ser la pregunta que la mayoría de la población venezolana se hace en relación con encontrar una salida política ante la terrible crisis económica y social que ha derivado que el propio Banco Central de Venezuela (BCV) luego de cuatro años sin publicar cifras macroeconómica termine por reconocer el colapso de todos los indicadores de posibles desarrollos, al punto que oficializa una cifra de inflación de 130.060% durante 2018, año sobre el cual curiosamente, Nicolás Maduro en el discurso de su discutido y cuestionado segundo "mandato" aseguró que habría logrado disminuir en 0,1% la pobreza en el país, razón por la cual, sus palabras quedan en entredicho, máxime porque no existe ningún caso en la historia de la humanidad que con tales cifras de hiperinflación país alguno haya podido disminuir los niveles de miseria. O sea, que de llegar a comprobarse que las palabras de Maduro pudieran ser ciertas, lo menos que debería recibir sería el Nobel de la Economía.

Ahora bien, más allá de cualquier retórica política, lo único cierto es que por una parte mientras los enviados de Maduro colocan sobre la mesa la posibilidad de realizar elecciones parlamentarias adelantadas, y los representantes de Juan Guaidó plantean que tales elecciones sean generales, es decir, incluyendo las presidenciales, y vemos que ambos grupos no pueden llegar a alguna negociación política en esos términos ¿Por qué las autoridades de Noruega como mediadores no plantean la posibilidad que han asomado algunos grupos de opinión política en Venezuela, como el hecho de que exista un referendo en la población que defina cuál sería el próximo camino político para el país?

En tal sentido, no pudieran los noruegos sugerir a ambas partes que se realice un referendo entre los venezolanos que determine cuál tipo de elección podría llevarse a cabo, antes de que concluya el 2019, y que mediante una pregunta, palabras más, palabras menos, sea redactada en los siguientes términos: ¿Ante la crisis política que viene confrontando Venezuela y que impide que exista una paz social necesaria para el desarrollo económico y social, usted estaría de acuerdo en que durante los próximos 90 días se lleve a cabo en el país? A) Una elección adelantada de la Asamblea Nacional. B) Una elección general de todos los poderes públicos que incluya: Presidencia de República, Asamblea Nacional y gobernaciones. Igualmente, como acción complementaria podría consultarse sobre el funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente con las alternativas: Sobre el funcionamiento de la constituyente, usted prefiere: A) Prosiga sus funciones hasta que sus miembros lo consideren necesario. B) Que cese en sus funciones de manera inmediata.

Efectivamente, si es evidente que ante las propuestas tanto del régimen madurista como de la oposición que controla Juan Guaidó no es posible establecer acuerdos porque ambos se consideran con la razón y la mayoría del país que les asiste, entonces, no sería lógico que fuese el pueblo en referendo quien determine el cauce político por seguir en los próximos meses. En este caso, si ambos grupos están seguros del respaldo político que dicen tener, lo lógico sería que la consulta refrendaría fuese colocada sobre la mesa, entendiendo que si uno de los dos grupos la rechaza es porque simplemente no está dispuesta a negociar en ningún término político, y por el contrario, dejaría en evidencia que lo menos que desea es la salida electoral ante el conflicto político, económico y social.

Llamar a un diálogo en posible mesa de negociación implica concretar acuerdos, y si los primeros encuentros resultan infructuosos con ambas partes proponiendo una salida electoral, es evidente que un referendo es la mejor alternativa para definir y decidir el futuro político de Venezuela. Lo demás no sólo deja en claro que no existen ni siquiera puntos de encuentro, y que la crisis va a continuar agravándose en todos los escenarios de la vida social, al punto que seis niños fallecieron durante mayo de 2019 esperando todos trasplantes de médula ósea, sin obviar que la crisis de energía eléctrica, agua y gas, ahora se multiplica con la escasez de gasolina. Verbigracia, todos estamos expuestos a que nos explote en un voraz incendio histórico la crisis de hambre y pobreza que arrastra el país.

Negarse al referendo, es negar un eventual acuerdo político, y quien no esté en ese camino de solventar las diferencias por esa vía electoral, pues, se estaría colocando del lado incorrecto de la historia. Madurismo u oposición: Quien niegue el referendo, no quiere salida electoral. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1521 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a279181.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO