La Revolución de Octubre

La revolución bolchevique es el acontecimiento histórico de la humanidad. Debe considerarse como el inicio de un movimiento político, económico y social de alcances mundiales, un nuevo concepto de las relaciones humanas, basadas en las transformaciones económicas dominantes hasta octubre de1.917.

El inicio y desarrollo de esta revolución ha sido  motivo de numerosas interpretaciones, tanto de sus adeptos como de sus enemigos el capitalismo y el fascista. Pero no son frecuentes los escritos de quienes intervinieron en ella y la dirigieron en aquellos días memorables que estremecieron al mundo.

Lo sustancioso por lo que se luchó tan rudamente, los métodos y organización de la estrategia utilizados entonces por los bolcheviques para lograr lanzarse al combate y vencer, vencer es importante en cualquier revolución, en cualquier guerra.

Hay mucho que estudiar aun hoy, y por aprender para los revolucionarios del siglo XXI interesados en conocer como llevaron los bolcheviques su revolución a la victoria. Los acontecimientos se sucedieron con tanta rapidez que es difícil reproducirlos en orden cronológico. Trosky “Desde los primeros días de la Revolución nuestro partido tuvo la firme convicción de que la lógica de los acontecimientos nos llevaría al Poder del Estado”, y pondría el Poder del Estado en manos de los proletarios, apoyados por la masa de campesinos. La insignificante clase media, fue todo lo contrario es el reverso del poder del proletariado y luchó en su contra. El ejército estaba constituido por campesinos y proletarios que estaban organizados militarmente en el ejército en regimientos y cada regimiento tenía su  comité de soviets.

En el Instituto Smolky los miembros del Comité Militar Revolucionario, dormían a ratos tendidos en sofás, y se les despertaba para que dieran audiencia a corresponsales correos, exploradores, telegrafistas, ciclistas o telefonistas. Los timbres sonaban sin cesar.

Los alumnos de la escuela Militar Peterhoff, Kerensky estaban en el Palacio de Invierno. Cubrimos el acceso a Petrogrado con destacamentos leales. Si las tropas del gobierno no retrocedían por la persuasión se acudiría a la fuerza. En las afueras del Instituto Smolky, estaban nuestras tropas. Cada unidad de las tropas del gobierno, estaba vigilada por nuestros agentes, tenía una delegación a las órdenes del Comité Militar Revolucionario.

El crucero Aurora estaba en el Neva en reparaciones sólo los marineros se encontraban a bordo enteramente adicta al Movimiento Revolucionario. Cuando a finales de Agosto Krnilov amenazó a Petrogrado, los marineros del Aurora fueron llamados para que protegieran el Palacio de Invierno. El crucero estaba a la espera de que se le llamase para poner todas sus fuerzas al servicio del Soviet y de los Comités de Defensa de la Revolución.

Los soldados de la Guardia Roja eran los más entusiastas, pidieron armas y municiones, todo un desorden ocasionado por la derecha saboteadora, cuando se encontraban los fusiles no estaban las municiones.

 El Estado Mayor Revolucionario tenía que imponer el orden, las conquistas revolucionarias de la clase obrera y el pueblo estaban en peligro y sólo la energía, energía y abnegación del pueblo podrían salvar y consolidar la vida del nuevo gobierno revolucionario. Los obreros de las fábricas de armas se dedicaron a trabajar sin descanso. Salían cañones y proyectiles de sus almacenes las baterías quedaron instaladas, se organizó la Comisaria Militar Revolucionaria.

La toma del Palacio de Invierno por los bolcheviques. Símbolo del poder monárquico.

Una furiosa masa de gente, disparando y gritando, asalta un edificio enorme. Un hombre herido, de rodillas en el suelo, pide a la gente que continúe su lucha contra la tiranía antes de exhalar su último aliento. Un río interminable de personas corre, escala por la gigantesca puerta y, finalmente, entra en el edificio. La revolución ha triunfado y los gritos de “¡Hurra!” llenan el aire como un trueno.

La historia del farol rojo es un buen ejemplo de cómo se hicieron las cosas:

El plan era que, una vez cercado el Palacio, se alzaría un farol rojo en el mástil de la fortaleza de Pedro y Pablo. Al aparecer a esa señal, el crucero Aurora haría un disparo sin bala para intimidar. En caso de que los sitiados dispararan, el crucero Aurora, abriría fuego contra el Palacio con sus cañones ligeros. Si no se conseguía la rendición, el Aurora abriría fuego de artillería pesada. Se trataba de reducir al mínimo el número de víctimas y realmente no las hubo. Pero a la hora de la verdad no se encontró un farol rojo, ni estaba claro dónde podía colocarse, ni los cañones de la fortaleza estaban en condiciones de disparar, ni… En realidad, se buscó por todos los medios conseguir la rendición con el empleo mínimo de medios militares. Y se logró. Pero esto era una operación de “mate en dos jugadas”. La propia descomposición del régimen provocó que su residencia fuera finalmente el punto más débil. En otras ciudades, Moscú, la lucha sería mucho más dura y prolongada.

El día 26 de octubre, Lenin no tuvo necesidad de preguntar al II Congreso de los soviets “¿Qué vais a hacer con el poder?”. Él mismo inició su discurso diciendo: “Damos comienzo a la tarea de construir la sociedad socialista”.

La revolución había socavado los cimientos del mundo capitalista, eso se debe a nuestra fuerza invencible. El círculo imperialista que aún nos encierra como hoy es el caso de Venezuela Corea del Norte, Irán, Rusia China, Cuba etc., será roto por la revolución proletaria. La historia está de nuestra parte. La revolución proletaria ha estallado ya en varias naciones y tarde o temprano lo hará en las propias entrañas de los países imperiales como Estados Unidos, y sus gobiernos aliados de la OTAN. Esta revolución futura y mediata liberará a toda la humanidad oprimida que hoy sufre injustamente gracias a un puñado de capitalistas que entre ellos se reparten las riquezas del mundo oprimiendo injustamente a la clase trabajadora.

Nuestra propaganda de medios revolucionarios bolivarianos chavistas y maduristas, debe agitar intensamente a las masas venezolanas.

Para conservar el poder del proletariado revolucionario venezolano, de nuestra revolución bolivariana y socialista, debemos romper definitivamente con la burguesía.

¡Hasta la Victoria Siempre!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 896 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor