El timonel y la lealtad

Sin duda alguna que el momento más complicado de la revolución bolivariana se inicia con el asesinato de Chávez, no hay certeza de ello pero para mí fue un asesinato. A partir de ese momento la burguesía mundial y el imperialismo corporativo se creyeron con la sartén agarrada por el mango. Creyeron que sería fácil derrotar a Maduro, pensaron llegado el momento de restaurar "la democracia" como dicen ellos y se lanzaron con todo a desalojarnos del poder político. El plan incluye el ataque a los precios del petróleo, con lo cual no solo atacaban a Venezuela sino a Rusia, Irán, etc, es decir, matar varios pájaros con una sola pedrada. Pero por si fuera poco también se ideo el bloqueo financiero con una modalidad novedosa, el bloqueo no declarado formalmente con lo cual nos ataca el suministro de bienes y servicios que para un país dependiente como el nuestro significaba la muerte. La guerra económica fue una copia del librito aplicado en el Chile de Allende, que en Venezuela se transformó en "la gran oportunidad" para la burguesía parasitaria de hacerse más rica. Ese plan incluía por supuesto la división de las fuerzas chavistas y el desmoronamiento por corrupción interna de toda la confianza y fe del pueblo al liderazgo de Chávez. Lo de la ex-fiscala no fue un hecho aislado, lo de la corrupción en PDVSA (faja petrolera) no es casual, lo del contrabando de extracción tampoco, lo de la paramilitarización de las bandas de choque opositora tampoco es cosa del azar o casualidad. Todo forma parte de un mismo paquete de la receta del Tío Sam y sus organismos de "inteligencia" que ante tanta brutalidad no sabemos si es correcto llamarlos organismos de inteligencia, parecieran más bien organismos de la brutalidad, porque así actúan.

Seguramente que los tanques pensantes del imperio y la burguesía nacional y regional suramericana pensaron que eso bastaría para estar a estas alturas contando los muertos, los desaparecidos y perseguidos chavistas por el mundo entero y la revolución derrocada. La paciencia de Maduro, su temple, su capacidad de diálogo, sus resistencia, su inteligencia para no desviarse del objetivo estratégico les están dando una gran y contundente victoria al lado de todo un pueblo, no se ha desesperado, pero cuando ha golpeado ha sido para avanzar con fuerza en lo estratégico.

Cuando el imperialismo ataca los precios del petróleo saben muy bien que no es lo mismo gobernar con un barril de petróleo a 100 dólares que con uno a 20. Pensaron que centenares de dirigentes colocados en cargos regionales y locales no aguantarían la mecha y eso crearía una erosión tal que indefectiblemente dividiría el chavismo como fuerza política... Quienes tenían la seña imperialista trataron de jugar a un chavismo sin Maduro, acusándolo de bruto e incapaz pero el pueblo ni bolas le paró. Otros con el discurso de "sálvese quien pueda" se dedicaron a salvarse ellos apertrechándose de buenas cuentas bancarias, preferiblemente en dólares, para los dirigentes de mayor alcurnia, los pata en el suelo si podían hacerla en bolívares; el resultado es una fiscala destituida y un montón de "empresarios" vestidos de rojo en la picota de la justicia y seguramente listos a "refugiarse" en el vientre imperialista.

Otros funcionarios quinta columna que no han podido, ni podrán, reunir lo suficiente seguramente estarán viendo la forma de mimetizarse para ver si más adelante el pueblo se deja joder y les permiten raspar la hoya.

Eso hacían diligentemente los infiltrados, mientras tanto, la oposición se lanzaba desenfrenada al golpe abierto, envalentonada por el triunfo electoral del 6/12/15, día infausto para la revolución, pero que nos permitió el sacudón a tiempo y que luego derivó en la ANC, la gran esperanza de este pueblo y el mundo entero.

Pero lo más grande fue y sigue siendo la respuesta madura y revolucionaria de este pueblo al soportar estoicamente largas colas, burlas de los comerciantes privados, desprecio y maltrato de corruptos e infiltrados, indiferencia de los que aún permanecen en responsabilidades de poder gracias al compadrazgo de algún cuadro político que la revolución le ha dado alguna responsabilidad y no por méritos revolucionarios. El pueblo con su capacidad de resistencia aguanta el embate bachaquerista, la especulación desatada de "los prestigiosos comerciantes" y el oportunismo del lumpen proletariado que creen haber llegado al paraíso nadando en fajos de billetes que el gran mafioso les quita igualmente con la especulación y/o inflación inducida. El pueblo ha soportado y hoy vemos un renacimiento de la fe, entre otras cosas esto ocurrirá en la medida en que se avance en la lucha contra la corrupción, la negligencia, la burocracia y se instaure un modelo económico saneado y socialista.

El gobierno entonces atacó duro con la creación de los CLAP, sin duda, la niña bonita de la revolución y la gran oportunidad de dar un salto cualitativo de la revolución enorme. Los CLAPs deben ser cuidados con la mayor dedicación, sobretodo porque representa la posibilidad de un nuevo modelo distributivo y productivo en el país que arrase con la burguesía parasitaria que tanto daño nos hace. Todo esto tiene el sello de Maduro, entonces, si podemos afirmar que es nuestro gran timonel, el timonel criollo para sorpresa de la burguesía nacional y mundial que no sale de su estupor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 294 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ideologia/a253069.htmlCd0NV CAC = Y co = US