¿Y quien responde por Chávez?

Entrevistando a un poeta y militante de la cultura revolucionaria, en mi programa de radio, surgió la pregunta acerca de los diez millones de voto a favor del Presidente, y con una suspicacia descomunal me dijo: el mío está seguro y blindado, ahora por los nueve millones novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve que respondan otros. Aquella respuesta más que fulminante, de inmediato me trasladó a la imagen de los días de abril y aquella señora que gritaba a todo pulmón en la puerta de su casa: ¿Y ahora que voy hacer yo con mi voto? , ¿Si yo vote por Chávez, quien me responde por mi presidente?, yo quiero que me devuelvan a Chávez!! .

Así de paradigmático fue aquel reclamo y del mismo tenor la respuesta de mi amigo; porque estamos a menos de noventa días de la prueba de fuego, y vaya usted a saber si el irresponsable de Luís Alvaray, podrá responder por los desaguisados que le propinó al poder judicial y el respectivo daño al gobierno nacional. Ya arrancó la campaña electoral, y la batalla Miranda nos obliga a resaltar los logros del gobierno; pero quien obliga a responder por la conducta de tanto diputado de esa Asamblea Nacional, que sólo han abierto la boca, cuando parados frente a la directiva de la cámara gritaron: ¡si lo juro!. Ahora nos toca armar pelotones para defender a Chávez en el terreno que nos imponga las circunstancia; pero quien responde por el despelote que se armó en Barinas con unos militares corruptos, quienes junto a otros “dirigentes revolucionarios” se llevaron pá la nevera de sus casas los reales del CAEZ.

Ya el presidente lo dijo el día de la inscripción de su candidatura en el CNE: “que nadie se equivoque, porque esta lucha es afondo contra la burocracia, la corrupción y la ineficacia”; pero quien le responde a los ciudadanos por tanto burócrata y gerente ineficaz, que vive regodeándose en su oficina con la foto del che encima de su cabeza, y que no da repuesta inmediata a los urgentes problemas que debe resolver. La pelea es casa por casa, voto por voto, porque el fragor de este combate exige medirnos cuerpo a cuerpo, y allí es donde somos bueno los que nada tenemos que perder. Por eso, cuando Hugo Chávez anunció lo de darle poder a los pobres, salimos desesperados a montar la olla popular de los comité de tierra urbana, los consejos comunales y las misiones, para darle la mantequilla del empoderamiento popular a los panas del barrio.

La trinchera será en las escuadras y pelotones electorales, y de seguro que el despelote va ser parecido o más arrecho que cuando la doñita se preguntaba aquellos días, que quien le respondía por su voto; porque ahora, existen todo los misioneros y los que se han curado en barrio adentro, y quienes papel y lápiz en mano decidieron regresar a clase y ver mejor la luz del rumbo, que va marcando el Presidente. Aquí en este pelotón, que sabiamente nuestro máximo líder ha ido armando, están los nueve millones novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa nueve votos, por los que no puede responder el poeta y mucho menos los burócratas , corruptos e ineficaces enquistados en el gobierno. Ellos si, los de a pie, los que en una oportunidad ya lo hicieron, responderán por Chávez, porque no tiene nada que perder, y lo poquito que han logrado lo consiguieron con el.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3242 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor