¿Ya el gobierno está caído?

O saben algo que nosotros los chavistas de a pie no sabemos o siguen subestimando al pueblo revolucionario, pero hoy la derecha, políticos y empresarios, actúan como si ya no hubiera gobierno o peor aun como si estuvieran en el gobierno. La aprobación de la ley de amnesia criminal, aun a sabiendas que el gobierno la rechazará  abre las puertas a la “desobediencia civil” o a la Guarimba terrorista, la abierta convocatoria a la ruptura del hilo constitucional al pedir la salida como sea del presidente Maduro, el desacato a las sentencias del tribunal supremo de justicia y el desconocimiento al resto de los poderes constitucionales desde la Asamblea Adeca y sectores políticos de la derecha, los asesinatos paramilitares de líderes sociales del sector revolucionario, los ataques terroristas en Táchira y otros estados, el abierto bachaqueo empresarial VIP, la desobediencia absoluta a las regulaciones de precios, mercadeo y distribución por empresarios, comienzan a configurar un escenario de ingobernabilidad que pretende apoyarse en el mal estar generalizado en el pueblo pobre debido a la especulación, escasez y las largas colas para conseguir los productos más elementales para el buen vivir “que los tiene saltando los mercados igualito que una rana”, para poder cristalizar su objetivo de salir del gobierno revolucionario por cualquier vía.

La derecha sabe que electoralmente no la tiene fácil para salir del presidente Maduro, por eso atiza la candela de la guerra económica que unida a las dificultades económicas por la baja de los precios de nuestro petróleo desconciertan al pueblo pobre que es la principal fuente de apoyo del chavismo, sin embargo esto no es suficiente, requieren para desmovilizar a los revolucionarios generar un ambiente en el que la sensación de desgobierno puede “venderse” eficientemente, mostrando que el gobierno ya no es capaz de controlar nada y que por más que se empeñe en decir que gobierna para los pobres y citar el legado del comandante Chávez, ya no es capaz de defender las conquistas. Imponen el: Si estuviera Chávez, esto se perdió, el chavismo está raspando la olla, se abandonó la vía del socialismo, nadie le para bolas a Maduro, entre muchas otras matrices de opinión.

Lo más grave no es el ataque inevitable del enemigo de clases y sus lacayos pues el día que no nos ataquen termino de desconfiar en la revolución, el problema es que desde las élites altas y  medias  del chavismo parece que aceptan la derrota como un echo consumado que es cuestión de días para entregar el poder y actúan en consecuencia, son muchos los “cuadros” que ya no se les oye una frase optimista ni mucho menos un balance con futuro provisor. Este silencio y apatía cómplice de la mayoría de los “líderes” revolucionarios abonan el terreno para el trabajo desmovilizador de la oposición que cada vez es más capaz de revertir el escenario de más de 5 millones de chavistas resteados que votaron el 6D por la revolución y de los dos millones que ejercieron el voto castigo pero que en su mayoría no ven en la derecha una opción de gobierno. Juntar la desesperanza de no ver la luz al final del túnel de la “crisis” y guerra económica con la percepción real de ingobernabilidad abriría las puertas a cualquier vía constitucional e inconstitucional para acabar con la revolución, dejémonos de esa paja de creer que las FANB se mantendrían unidas del lado de la constitución si perciben que ya no hay gobierno, no olvidemos que muchos de esos “patriotas” (por suerte no son mayoría por ahora) se mantienen de la teta del gobierno y si se cierra el chorro trataran de no caer con la vaca que los amamantaba.

Para garantizar la unidad de las fuerzas armadas y del pueblo civil del lado de la revolución, resulta vital mantener la gobernabilidad del país y esto pasa necesariamente por asumir el control puntual de la situación en los aspectos más sensibles de la vida del ciudadano común, deben hacerse cumplir las leyes, normas y reglamentos, ya basta de ataques epilépticos anunciando la guerra contra el bachaqueo, el contrabando, la especulación, la guerra económica, ataque al gorgojo, patria segura, y un montón de medidas que duran mientras alborotan el avispero y después se apagan como fuego sin oxigeno. Concentremos nuestros esfuerzos en desmontar elementos de la guerra económica con contundencia pero estructuralmente de manera que se erradique la mala praxis atacada de raíz, démosle victorias tempranas a nuestro pueblo, volemos las cabezas de los grandes cacaos de la corrupción o de los que no les podamos demostrar nada pero que gente de su entorno de poder este metida hasta la cacha, fijemos solo los precios que seamos capaces de hacer cumplir y que no pase como lo de los huevos, pollo, carnes y el café que los venden “libremente” muy por encima de su precio regulado en comercios establecidos “legales” ante la mirada complaciente de la SUNDEE.

Presidente debe asomarle con acierto la luz al final del túnel al pueblo para que siga creyendo, debe comprometerse en fechas para la solución de problemas puntuales y cumplirlas de manera que el pueblo no termine percibiendo que no está trabajando y que solo espera un milagro de dios para salvar la revolución, el pueblo todavía cree pero necesita esperanzas concretas mas que el anuncio de planes y más planes que no detallan como se va a comer eso. Claro que se está haciendo pero debe hacerse mucho más, sobre todo en mantener viva la llama y reasumir el control perdido en la aplicación de las normativas legales y eso no se va a lograr con un pueblo desmovilizado, con unos dirigentes institucionales rendidos y con una dirigencia política reactiva a los ataques de la derecha pero que perdió la ofensiva, como decía el comandante, “la mejor defensa es el ataque”.

Solo el pueblo salva al pueblo, y este pueblo si que ha demostrado la capacidad de salir airoso de las peores circunstancias como lo hicieron con un Bolívar derrotado y solo en 1816 y un Chávez rodeado y secuestrado en abril del 2002 y el paro petrolero de 2003, no podemos darnos el lujo de rendirnos ni de desmayar, la fuerza que nos impulsa a luchar es superior a los ataques de la derecha y a los errores de nuestra izquierda, es un sueño de liberación de miles de años y millones de generaciones que han venido juntando leña para esta hoguera que encendimos y que por tres coñasos no debemos dejar apagar. Necesitamos un gobierno que defienda nuestros intereses como lo hace Maduro mientras maduramos una organización del pueblo trabajador capaz de asumir la verdadera emancipación, por eso, ocupemos todos los espacios, arrebatemos los espacios de dirección en el congreso de la patria y en los otros partidos de la revolución derrotando los vestigios individualistas y capitalistas de sus dirigencias, asumamos el control obrero y la cogestión, la comuna productiva y sustentable como paso indispensable para la irreversibilidad del proceso revolucionario, dejemos de esperar que los burócratas resuelvan nuestros problemas, no permitamos que la coyuntura más que obligarnos a dar un paso atrás para agarrar impulso nos desvíe del camino de la construcción de la patria socialista.

Presidente le ha “echado un camión” pero “deseos no empreñan”, sacuda a todos los cuadros altos y medios para que asuman con optimismo la construcción del socialismo y pasemos a la ofensiva
Camarada “lider”, “dirigente”, “intelectual”, jefe, vocero de la revolución si no tienes las “bolas” para estos momentos difíciles “entrega el bastón” y no estorbes que para amanecer no hacen falta gallinas sino cantar de gallos.
Mi pueblo nunca está derrotado el que se mantiene de pie y con la frente en alto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3790 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: