¿Los que estamos jod... somos los revolucionarios de verdad?: No perdamos la esperanza

Para el título de este artículo tomo está frase lapidaria que me escribió una persona muy cercana para expresar su desesperanza al ver cómo se hace pública una de las tramas de corrupción, que desde hace ya rato sospechábamos y que ponen en duda la moral de todos en las altas esferas del poder, incluidos nuestros máximos referentes políticos de la revolución.

Decía así: "Los que estamos jodidos somos los revolucionarios de verdad. Estamos para que nuestros hijos, sobrinos y familiares nos restrieguen en la cara todo (estos casos de corrupción), sin contar con el resto a quienes les dijimos: rodilla en tierra".

Lo fuerte de esta afirmación desesperada, es que resuena de alguna manera en la mayoría de los que hemos apostado todo por transformar la sociedad venezolana desde sus raíces sin ambiciones personales. Lo que indica que ya muchos están al borde de la rendición si ya no se doblegaron desde hace rato.

A mis amigos les digo que no nos rendimos de nuestros sueños de construir una sociedad sin clases sociales, sin explotación, con igualdad de condiciones y oportunidad, en el que el motor sea el bien común y no el capital, después de la caída del bloque socialista y la instauración de la globalización neoliberal y de la hegemonía total del imperio norteamericano. Tiempo en que los revolucionarios nos convertimos en "especies en peligro de extinción".

Porqué lo haríamos ahora. En aquel momento decíamos que lo que había fallado no era el socialismo sino la manera de conducirlo. Que en el capitalismo, la especie humana no tiene futuro, ante el agotamiento de las capacidades de apropiarse de la naturaleza y del trabajo constructivo. Que la única opción viable es poner al frente del desarrollo, al ser humano en perfecta armonía con la naturaleza sin la prevalencia destructiva y depredadora del capital.

Si cada investigador desistiera de demostrar la factibilidad de su hipótesis por haber fallado en un experimento, no existirían avances como la electricidad, las telecomunicaciones, la teoría cuántica ni casi ningún desarrollo que ha requerido varios intentos en lograr un método efectivo de acción.

Este sistema capitalista es producto de más de 15 mil años de ensayos errados, de grandes y desastrosos errores para la humanidad como el esclavismo, feudalismo, la industrialización, las colonizaciones, guerras y el extractivismo que hoy siguen fracasando al poner en peligro a nuestra especie y todo el ecosistema que le da sustento.

No debemos sentirnos mal, no podemos estar equivocados, el tiempo nos dará la razón. En otras palabras, no estamos jodidos los que creemos en la transformación revolucionaria de la sociedad capitalista. Podemos estar coñaseados por la basura capitalista que llevamos por dentro y que logró malograr otro intento gracias a cobardes, traidores e infiltrados. Pero no todo está perdido mientras algunos continuemos con el morral revolucionario en la espalda y la moral en alto.

Dios quiera Maduro, Diosdado y su equipo sepan leer el momento y usar el poder que les queda para corregir a tiempo. No es solo sancionar, sino corregir con herramientas eficientes para que esto no siga pasando. De ser así los acompañaremos con nuestras dudas razonables. Esperamos la apertura a una verdadera y continua contraloría social usando medios digitales eficientes de control y transparencia de TODA LA GESTIÖN DE RECURSOS PÚBLICOS por parte de entes del estado y empresas privadas. Solo así se le dará todo el poder al pueblo.

En caso contrario, no necesitamos que otros nos hagan la tarea, construyamos con el pueblo opciones, con la fe de que somos mayoría y que aunque la naturaleza destructiva del capital nos golpee desde el imperio con sanciones, la derecha les haga el juego y desde adentro nos implosionen las bacterias de la avaricia, tarde o temprano los buenos venceremos.

Chávez no aró en el mar, sembró en muchos de nosotros una semilla que florece, dio grandes pasos en la transformación que ahora son identidad del venezolano y que inevitablemente nos conducirá al éxito. Chávez no está en los malos, Chávez eres tú, somos todos los que creemos en los poderes creadores del pueblo y no sucumbimos ante la ambición capitalista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1677 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: