El último chance

Que distinto marchaba este país en manos del Comandante Chávez. La culpa de todo lo terrible que nos está pasando no es sólo de la oposición y del imperio, de los precios petroleros bajos, es también de nuestro gobierno. Sus ambigüedades, pragmatismo, improvisaciones, giros a la derecha, derroche de dinero, indiferencia ante la corrupción, FALTA DE GOBIERNO, nos tiene casi en las puertas del infierno, pero la oposición es el infierno verdadero. Frente al peligro de que se desaten los demonios, hay que ir a votar. La vía electoral es el paroxismo de la socialdemocracia. Dentro del capitalismo no hay salida hacia el socialismo, el Estado liberal burgués está hecho y rehecho para evitar revoluciones. Allí se concentra “la economía política” del capital. Si no votas por mí, el perdedor eres tú, ¿Es o no un chantaje? Para acabar con estos chantajes, tenemos que sustituir lo electoral por el PODER POPULAR ORGANIZADO Y ACTIVO, CAPAZ DE SOMETER al poder constituido burocratizado, y soporífero de la conciencia social. Relanzar el camino constituyente, profundizar e ir más allá del “legado de Chávez”; a la raíz del metabolismo del capital.

La suma de reformas, no conducen al socialismo sino a la restauración del capital. “Conocer la realidad para poder transformarla”, es frase de Marx que para nada importa al gobierno. No se quiere conocer el metabolismo y la fisiología del capitalismo, porque no se quiere el socialismo, se prefiere impulsar “el capitalismo humano”, “la tercera vía”, “el socialismo de mercado”, el “aquí cabemos todos”. Si la oposición llega al poder, veremos si en verdad “aquí cabemos todos”. La lealtad no puede ser ciega.

Hay diversas ideas y praxis sobre la vía revolucionaria al socialismo, pero para “los interesados” en las reformas, mejor es improvisar, adivinar, jugar a “pegarla”, porque en medio de estos equívocos tácticos, “los vivos”, y los interesados procuran que no se llegue al socialismo. Que lo táctico sea un mar de confusiones para que no se conquiste lo estratégico. El capitalismo es una fábrica de hacer pobres. No es solo cambiar personajes, es cambiar profundamente estructuras que reproducen la dominación capitalista. NO es reforma, es revolución. El capitalismo no puede liberarse de sus propias contradicciones.

He denunciado en varios artículos las terribles verdades que se ocultan tras los socialdemócratas como falsos pacifistas, cínicos, mentirosos justicieros, organizadores de derrotas, cómodos burócratas y principalmente celosos e irrenunciables defensores del capitalismo, que con una semiótica muy refinada, tiene a Miraflores en el bolsillo y al pueblo lleno de arrechera; son apologistas del Estado burgués, aun así, frente a esta maldita realidad, tenemos que ir a votar, para impedirles a los fascistas, disfrazados de demócratas, de oposición pluralista, que nos lleven al infierno. Con los socialdemócratas saldaremos cuentas en su momento. “Por ahora” hay que votar y ganar el parlamento.

Tenemos muchos motivos y razones para estar molesto con este gobierno. Miremos su comportamiento: Desprecia la teoría marxista(única que puede derrotar al capitalismo), prefiere el pragmatismo, se empecina en la vía electoral que produce parlamentos menos eficientes y más sumisos, dicta medidas que fortalecen al capital y aligeran su concentración, se apoya en el petróleo y el endeudamiento externo para desarrollar asistencialismo y populismo, que se queda en lo material en la dadiva y en lo electoral. Aplican un confeso neo keynesiano, y neo desarrollismo, que tiene las arcas de la hacienda pública por debajo de 14 mil millones de dólares, pero el PIB en 250 Mil millones de dólares, y más del 50% va a manos del capital. El gobierno cree que el socialismo está sólo en las reivindicaciones materiales, olvida, desconoce o desprecia, el extraordinario poder que hay en la espiritualidad colectiva. Cultura es práctica, conducta, acción, y ser revolucionario “es el más alto escalón de la especie humana”. Se tolera y se es cómplice de la corrupción. El burocratismo y el nepotismo tiene a la administración pública y al partido de gobierno más enredado que “cuatro pulpos jugando dominó”, para colmo no oye sino a su entorno socialdemócrata, que le está poniendo la soga en el cuello, pero con todos y estos desafueros, que nos han llevado a las escaleras del patíbulo, nos estamos jugando a “Rosa linda”, y hay que salir a votar el próximo 6 de Diciembre.

Podemos entender que la minoría vote por la defensa de sus intereses. Lo difícil de comprender, es que los pobres salgan a votar por sus verdugos .La cultura dominante impuesta durante siglos, produce estas incongruencias. Hay que construir nuestra contra cultura, impulsada por la lucha de clases. El terrible capitalismo que en todas partes está y las erráticas medidas del gobierno los tienen “encabronados”. La mayoría del país es muy joven, no conocen los desmadres que nos causaron todos los gobiernos de la falsa democracia del pasado siglo. Los asesinatos, los allanamientos y cierres de universidades, las suspensiones de garantías constitucionales, Miraflores símbolo del proxenetismo, la entrega del petróleo e industrias estratégicas al imperialismo, la sumisión de nuestros gobiernos a los dictamines de los yanquia, las miserias salariales, el alto costo de la vida, bancos quebrados con vaqueros “buchones”, los campos de concentración sus torturas y asesinatos, el caracazo y paremos de contar. Quienes gobernaron por más de cuarenta años y nos dejaron el país en la inopia, quieren volver al poder.

Venimos perdiendo votos presidenciales desde la época del mismísimo Chávez, y con Maduro por poco perdemos a Miraflores. ¿Qué estaremos haciendo mal, que con todo este descomunal esfuerzo que por más de quince años este gobierno ha hecho, y cada vez que hay elecciones temblamos? Pero no es suficiente sólo votar, hay que construir organización y conciencia revolucionaria. Hay que comprender con supina claridad, que el enemigo es de clase y defenderá sus intereses, mancillando los nuestros. Estamos obligados a profundizar este frágil intento revolucionario, que parece naufragar. “Por ahora”, hay que cerrar filas contra el peligroso fascismo. ¿Qué le estará pasando a nuestra izquierda que sólo mide lo electoral? ¿Será que se volvió socialdemócrata?

¿Qué perderemos si estos ya conocidos fariseos llegaran de nuevo al gobierno? TODAS LAS CONQUISTAS POPULARES LOGRADAS POR EL PUEBLO CON EL COMANDANTE CHÁVEZ AL FRENTE DESAPARECERIAN. ADIOS A TODAS LAS MISIONES. Miraflores sería un garito, el Banco Central una oficina del F.M.I y del B.M. El ejército volvería a ser sumiso al imperio yanqui. Adiós a Pdvsa y todos los activos públicos. La devaluación del Bolívar, la liberación del dólar, liberación de los intereses bancarios, liberación de todos los precios de los productos fundamentales. “La mano invisible del mercado” con más mercado y menos regulaciones, es “el dejar hacer dejar pasar”. Bolívar y Chávez se revolverían en sus tumbas, pero estoy seguro que con el pueblo tomaríamos las calles, y ahora la revolución asumiría el camino añorado. Les costará “una y parte de otra”, estabilizar su oprobioso neoliberalismo. Muertos sí, posiblemente miles, pero muertos de pie y “con algo” en las manos.

La oposición no está haciendo campaña porque jura que la abundante abstención, que puede haberla, les abrirá las puertas de Miraflores. No tiene plan de gobierno, porque esta burguesía no es autónoma ni soberana, simplemente cumplirán el mandato del capital: NEOLIBERALISMO del duro. No necesitan patear La Constitución que los venezolanos nos dimos, simplemente la ignoraran, como han ignorado e ignorarían todo tipo de derechos ciudadanos y populares. Para la represión articularan ejército con cuerpos policiales. El Estado perderá movilidad y dinamismo, achatado será guardián del capital como siempre lo ha sido, pero ahora más de rodillas. Será mantenedor del orden público y pagador de una contada burocracia. Las trasnacionales se encargarían de acabar con la poca producción nacional, pues las importaciones lloverían. La cloaca de sus medios de comunicación serán instrumentos del engaño, la mentira, el ataque, y la delación. El capitalista no tiene honor ni decoro, sino intereses. Ahora la tarea inmediata nuestra, luego del triunfo del 6D, debe ser LA CONSTRUCCION DEL PODER POPULAR, esto es: EL PODER CONSTITUYENTE SOMETIENDO A SU MANDATO A TODO EL PODER CONSTITUIDO. Revolución fuera de la “economía política”. Lo juro por “El loco del sur”: será éste el último chantaje que toleraré. (Hasta el próximo sábado).

JESÚS M VIVAS P. HISTORIADOR PROFESOR UNIVERSITARIO.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2162 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición