No a las máscaras

Con cuanto asombro vemos como día a día, van apareciendo eternos personajes de la política, eso si con su pasado borrado y presentándose como los ahora salvadores de la Patria. Según ellos ahora ni-ni, por no estar de acuerdo con la polarización que divide al país, que  no deja una opción valedera, para aquellos que quieran recuperar las virtudes dormidas en los corazones de todos los venezolanos.

Sabemos que el mayor talento humano, al que solo le falta el despertar de su amor por la Patria, no a un partido, ni a una secta, sino a la construcción del mundo que visiono Bolívar y dejo documentado en su discurso de Angostura, aún no logra definición objetiva sobre que camino seguir.

Lamentablemente los enemigos de la Patria, han convertido este irreversible destino en una utopía, sobre todo aquellos que dicen creer en Jesucristo y lo ofenden con su comportamiento, sumados a los que se dicen bolivarianos  pero no siguen su pensamiento y los que se llaman chavistas y ocultan su verdadero legado.

Cuando decimos “amaos los unos a los otros”, vemos como las divisiones son parte de la cotidianidad de nuestra actuación, basado en las ambiciones personales y el facilismo que atenta contra la eficiencia en el trabajo diario. La unidad, la honestidad y el trabajo eficaz, tres condiciones sublimes, que la mayoría no ha logrado internalizar ni transmitir a sus descendientes y en su defecto día a día y en forma galopante incentivados por los depredadores del mundo, han hecho infructuoso, que se logre, “por ahora”.

Existen candidatos en mi circuito que se distinguen no solo por pertenecer a la comunidad, sino por su currículum de luchadores sociales, que permite predecir que debatirá cualquier propuesta y levantará la mano con dignidad si esta favorece a la Patria y a su Pueblo.
Nada cambiara si votamos como borregos, por intereses personales, por miedos o amenazas, por fanatismos, odios o siguiendo líneas partidistas, es más, el voto lista permite la desvinculación del elegido con la mayoría de los electores, al igual que los impuestos a dedo o los que abandonaron sus regiones por mucho tiempo; los paracaidistas e importados ajenos a las necesidades de los pueblos que representan.

La esperanza de la que hablo está en todos nosotros; en ese comportamiento que se vislumbra, motivado por la crisis moral, política y económica, que se está haciendo evidente ante la verdad que está saliendo a flote. La mentira tiene patas cortas, aunque es una lástima que esta llegue a la conciencia cuando la crisis ahoga, no esperemos que esto pase y para evitarlo nuestro primer deber y obligación es la elección a conciencia  de los venezolanos que nos representarán  en la Asamblea Nacional.

Debemos buscar un perfil objetivo de nuestros candidatos a la AN, y nos podemos dar el lujo de creer que sean así:

1) Animar al electorado nacional que a pesar de los métodos tramposos y antidemocráticos, se esfuerce  por colocar el 06 de Diciembre, a camaradas honestos, luchadores y luchadoras, consecuentemente revolucionarios, no bozaleados ni cooptados por el aparato burocrático.
2) Los diputados o diputadas son representantes del pueblo, solo sujetos a su conciencia y su voto en la Asamblea Nacional es personal”.
3) Atacar, denunciar, investigar y procurar el castigo a la corrupción.
4) Promover la democracia participativa y protagónica real, desde el seno del pueblo y no desde la cúpula del partido.
5) Honestidad a toda prueba, sin privilegios, sin nepotismo, ni pertenencia a camarillas burocráticas en torno a intereses económicos y parcelas de poder.
6) Sostener criterios anticapitalistas, antiimperialistas y posturas consecuentes a favor de la clase trabajadora y los sectores populares.
7) Exigir a las instituciones nacionales promuevan la investigación, discusión y acciones judiciales contra el desfalco y fuga de capitales, como acción urgente para la defensa de la renta petrolera y los recursos de los venezolanos.
8) Promover la escogencia de cuadros y dirigentes honestos y revolucionarios para todos los cargos de elección pública, que se sometan a las decisiones democráticas del pueblo, a la contraloría social y al Poder Popular.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1335 veces.



César Manuel Millán Marcano

Uno de los hermanos de JOSÉ RAFAEL GUERRA y ALBERTO CÉSAR MILLÁN MARCANO, víctimas del horrible crimen perpetrado por las bandas armadas de Acción Democrática y Copei, en el glorioso liceo ?Miguel José Sanz\" de Maturín, el 4 de mayo de 1962; hecho por el cual el pueblo maturinés, junto a sus familiares, todavía pide que se haga justicia.

 cesmanill@yahoo.com      @cesmanmill

Visite el perfil de César Manuel Millán Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas