La diferencia entre Ricardo Sánchez y Marea Socialista

¡¡Cosa más rara caballero!! Diría por ahí algún confuso, o quizás algún furibundo busca pleitos ideológico. Resulta que después de tantas veces que nuestro comandante Chávez nos pedía que les ganáramos el corazón a nuestros adversarios, que fuésemos por ellos, que intentáramos de convencerles que nuestro proyecto es de ellos también, en fin, que cual evangelizador fuésemos predicando la palabra de la revolución para tratar de que los confusos y los adversarios pudiesen ver a través de nuestros ojos el hermoso plan de país que tenemos para todos.

Pues, resulta que para los “criticones” de siempre, hasta el acercamiento de quien fuese un adversario político de alto rango (diputado) hacia nuestra ideología socialista, o al menos, el abandono de su posición beligerante hacia nuestro proyecto, les resulta odioso y chocante, cuasi traición de Maduro (para variar).

Si no pueden lidiar con este cambio de un adversario, ¿qué le podemos pedir de intentar “evangelizar” a algún adversario o ni-ní para llevarlo a nuestra causa?

¿Forma parte eso del legado de Chávez? O sea, intentar ganarnos el corazón de nuestro adversario para que se una a nuestra batalla, ¿Es o no es un mandato de nuestro líder? ¿Los que critican el hecho de Ricardo Sánchez, favorecen el legado de Chávez?

Y lo que es peor, algunos articulistas colocan en la balanza a Marea Socialista y a Ricardo Sánchez, como queriendo hacernos ver que MS (los buenos) han sido lanzados al pajón y se está premiando a Ricardo Sánchez (el malo), y por lo tanto, es una prueba más de que Maduro se equivoca. Bueno, así lo presentan.

¿Será que nos ven cara de brutos o ignorantes?

No es muy difícil simplificar los hechos que resaltan a todas luces.

Desde hace un tiempo entre Ricardo Sánchez (opositor) y MS (se supone aliado) hay una diferencia hiperbólica.

El opositor ha estado en posiciones más cercanas a las de un aliado que el mismo aliado, quien, desde hace tiempo ataca en nombre de la critica al gobierno de Nicolás Maduro. ¿Entonces?

¿Se podría decir que MS ha sido lanzado al pajón? O por el contrario, ¿ha sido MS quienes se han lanzado ellos mismos al pajón?

Ahora bien, ¿cómo podría yo ser apóstol de la buena nueva de nuestro líder supremo, sí ni siquiera soporto el hecho de que el adversario, a quien se supone debo convencer para nuestra causa, él mismo se suma a nuestro compromiso por voluntad propia?

Yo me hago la pregunta, como Cristo se la hizo a sus apóstoles en la parábola del buen samaritano, ¿Quién es el buen samaritano?

Entre Ricardo Sanchez y MS, ¿Quién es el opositor y quien el aliado?

Para nuestros adversarios (la oposición) un salto de talanquera de uno de los nuestros es celebrado como victoria, sin importar de quien se trate. Y se le explota mediáticamente como debe ser, y se deja o se trata de dejar la impresión de que “abandonan el barco”. Pero, tal parece que para algunos de los nuestros, especialmente para aquellos del lado de MS, la “inteligencia política” es una materia pendiente de estudiar. Y un hecho político que debió ser explotado como tal contra nuestros adversarios, los confundidos y mareados lo explotan, pero contra nosotros mismos. Entonces:

¿Quién es el opositor?

Aunque parezca surrealista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3665 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas