¡Si tengo Patria, carajo!: El pueblo venezolano

Con profunda admiración me permito interpretar la dimensión heroica y el sentimiento patrio que mueve al pueblo venezolano, reconocido magistralmente en el glorioso texto del  Himno de la República Bolivariana de Venezuela “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó, la ley respetando la virtud y honor”…

No se trata de proselitismo político, ni de politiquerías, se trata de reconocer la contundente fuerza de unidad y acción de un pueblo que se enfrenta a lo que sea  como fiera, león, cuando ve amenazado lo que quiere, de lo que se siente parte, a donde pertenece.

Es una verdad innegable, que la dominación del hombre por el hombre siempre ha existido desde los principios de la civilización humana. En la historia de Venezuela, el conquistador, colonizador, inquisidor, el invasor, el dictador y los falsos demócratas impuestos, venidos del capitalismo mundial, han jugado y abusado de su poder, para enajenar, alienar, sacrificar a los pueblos en función de mantener su hegemonía a toda costa.

El sabio, visionario, político, intelectual, humanista, estratega militar, Hugo Rafael Chávez Frías, presidente eterno, comprendiendo esta realidad y reconociendo en el pueblo venezolano su espíritu indomable, ganado para defender las causas de la libertad en el planeta tierra, siguiendo las universales ideas del Padre de La patria y  libertador de naciones Simón Bolívar, inició en 1999, con su gobierno bolivariano, revolucionario y socialista del Siglo XXI,una política para indemnizar a este pueblo por más de 500 años de atrocidades cometidas en su contra para someterlo, para mantener cautiva su estirpe indomable

 Chávez , con la CRBV, reconoció y legalizó el poder popular garantizándole participación y protagonismo, inclusión, igualdad, equidad, pluriculturidad, multietnicidad y justicia social. Chávez dijo que su gobierno es del poder popular y por eso designó a los ministerios de su gabinete ejecutivo como “Ministerio del Poder Popular para “… Y así, desde el 2000 comenzaron a ejecutarse políticas económicas, políticas y sociales para facilitar la inclusión y la calidad en los servicios de salud, educación, trabajo, viviendas dignas y alimentación, para el pueblo.

Hoy hay que reconocer que en su gran mayoría, el pueblo venezolano es y ha sido beneficiario de esas políticas incluyentes. El pueblo recibe atención en salud ,medicinas, alimentos (Pdval y Mercal), viviendas, tecnología, recreación, educación en todos los niveles y paremos de contar.

PERO, aquí está el problema, esto no conviene al imperialismo capitalista, invasor, vividor, a expensas del sacrificio de los pueblos.

Para este capitalismo,mercantilista lo que vale es vender hasta el modo de caminar en la gente, y por eso, consideran que están perdiendo ganancias en Venezuela . Su lema es que el pueblo no merece esta distinción, porque es contraria a su tesis de mantenerlo esclavo para que trabaje para generarle dinero, capital. HAY QUE MANTENER LA PROPIEDAD PRIVADA y aún más privada, HAY  QUE VENDER LAS CASAS, LAS MEDICINAS, LA SALUD, LA EDUCACIÓN… y mientras más caro mejor, porque hay que quitarle el dinero de las manos al pueblo, porque tiene con que comprar, producto de las conquistas laborales y salariales, que le garantiza este proceso revolucionario.

Por eso, en los últimos años, este capitalismo salvaje con sus grandes corporaciones trasnacionales de todo tipo, aliado a la descarada derecha opositora nacional e internacional,  ha desatado una guerra, llámese como se llame, pero lo más cierto es que es una guerra atroz, sin cuartel, contra la sociedad venezolana. Esta guerra tiene su componente mediático desde laboratorios de medios de comunicación social sofisticados que bombardean con mensajes angustiantes , dañinos para desestabilizar el gobierno bolivariano, de Hugo Chávez y desde el año pasado con el presidente Nicolás Maduro.

Mantienen una guerra económica, privando a los venezolanos de las medicinas, de los productos alimenticios, del aseo personal y de uso doméstico. De todo de toda clase de productos, para el hogar, para los vehículos , etc. Organizaron también una manera de generar  angustia para que la gente salga de sus casas a comprar lo que supuestamente no tienen o lo que no necesitan, solo para dejar ver ante el mundo las aglomeraciones de personas comprando Lo que sea para vivir. Y también recibiendo la colaboración de mafias en países fronterizos incentivaron el contrabando de extracción de todo los productos venezolanos para venderlos al mejor postor, como lo hacen en la frontera Colombiana.

Pero el capitalismo mundial y su eje EEUU-ESPAÑA-COLOMBIA, no cuenta con la verdad del pueblo venezolano.Una verdad sellada con sangre en la historia de la república bolivariana de Venezuela. Aquí sigue presente el pueblo guerrero que se inmoló con su jefe Guaicaipuro, ante la conquista  española, demostrando al invasor la heroica resistencia indígena en nuestra tierra; el  pueblo negro, esclavo, guerrero que siguió José Leonardo Chirinos , que hizo temblar de miedo al esclavista blanco. El pueblo que acompañó la causa de Manuel Gual y José María España, que dio testimonio, de que no pasó mucho tiempo para que sus cenizas fueran vengadas. El pueblo, que  acompañó al generalísimo Francisco de Miranda, cuando enarboló por primera vez en territorio patrio la bandera de la libertad, a pesar de que el imperialismo colonial, lo acusaba de pendenciero,contrabandista y de mala fé.

Y hoy más que nunca está presente, el glorioso pueblo  de Los Pardos:  mestizos,mulatos y zambos, sin cuya heróica gesta en todas las batallas, no hubiera sido posible la independencia de Venezuela del imperio español. Ese pueblo es el mismo que casi descalzo, harapiento, pero alimentado por el ideal de libertar a su tierra del oprobioso imperio colonialista, no le importó más nada que entregarse por entero en los campos de batalla para abonar con su sangre la fortaleza sagrada de la patria

Es el mismo pueblo ante el que Bolívar dijo “Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”,  es el mismo pueblo joven que aceptó con orgullo  la arenga de José Félix Rivas, “No podemos optar entre luchar o morir, necesario es vencer” . Es el mismo pueblo del que el general Morillo habló al rey de España: “Dadme un José Antonio Páez, majestad, y mil lanceros del Apure, y pondré a Europa a vuestros pies”.Es el mismo  el pueblo que acompañó al general Ezequiel Zamora en sus batallas, con el grito “Tierras y hombres libres”.

Es el pueblo que defendió nuestras costas de las fragatas invasoras con Cipriano Castro cuando les llamó a batallar con su hermoso discurso que hoy como siempre pareciera estar latente: “ Venezolanos La planta insolente del Extranjero ha profanado el sagrado suelo de la Patria!  El duelo es desigual porque el atentado ha sido consumado por las dos naciones más poderosas de Europa contra éste nuestro Pais… Venezuela no podía esperar tan insólita agresión… Pero la justicia está de nuestra parte, y el Dios de las Naciones que inspiró a Bolívar y a la pléyade de héroes que le acompañaron en la magna obra de legarnos, a costa de grandes sacrificios Patria, Libertad e Independencia, será el que en estos momentos decisivos para la vida de nuestra nacionalidad, nos inspire en la lucha, nos aliente en el sacrificio y nos asista en la obra también magna de consolidar la Independencia Nacional. Por mi parte, estoy dispuesto a sacrificarlo todo en el altar augusto de la Patria; todo, hasta lo que pudiera llamarse mis resentimientos por razón de nuestras diferencias intestinas. No tengo memoria para lo que de ingrato pueda haber en el pasado. Borrados quedan en mi pensamiento de político y de guerrero todo lo que fue hostil a mis propósitos, todo lo que ha podido dejar una huella de dolor en mi corazón. Delante de mí no queda más que la visión luminosa de la Patria, como la soñó Bolívar, como la quiero yo”…

Es el  mismo pueblo que derrotó la dictadura y le abrió las puertas a la democracia , el 23 de enero  de 1958 y que luego los falsos demócratas usaron para consumarse en el poder esclavizándolo y haciéndolo padecer de hambre,  miseria, opresión, torturas, desapariciones y muertes, durante la Cuarta República

Ha sido siempre el mismo pueblo que direccionado en el tiempo por esa conciencia libertaria, por esa necesidad  de seguir la ansiada estrella de vivir en un mundo mejor, lleno de paz y prosperidad, acogió e hizo presidente en diciembre de 1998, al amado líder Hugo Rafael Chávez Frías, porque le prometió reconocerle igualdad, inclusión, unión, participación, protagonismo,  pluriculturidad, equidad  y  justicia social. 

Por eso, este mismo pueblo dio ejemplo al mundo, cuando en unión cívico militar , se enfrentó al golpe del 2002 en todo el país y en menos de 48 horas venció la tiranía opositora nacional e internacional, rescatando a su presidente. Y es el mismo pueblo que ante las salvajes guarimbas, ha padecido angustia, asedios y hasta la muerte , durante 14 años para mantener sus logros obtenidos en el proceso revolucionario.

Es el mismo pueblo  al que JAMÁS Y NUNCA, LA OPOSICIÓN APÁTRIDA, NACIONAL E INTERNACIONAL, PODRÁ OBLIGARLO A DESCONOCER  la sin igual obra de Chávez en Venezuela y el mundo. PORQUE  durante 15 años ha venido, recibiendo, en su gran mayoría, dichos beneficios sociales, vivienda, salud, educación y reivindicaciones económicas y sociales

Por eso este pueblo sabe, que no se merece  la inhumana y desgraciada actuación de unos diputados de oposición en la Asamblea Nacional, que ligados a esa derecha capitalista, nacional e internacional, jamás han movido un dedo para aprobarle beneficios porque tienen la manida y enfermiza idea de que aprobando  los programas sociales de la revolución, estaría apoyando al gobierno, al cual se oponen a ultranza.

Pues, este pueblo, en unión cívico militar le dice con dignidad a esa oposición de derecha nacional e internacional, que atendiendo al llamado espiritual latente del legado de nuestros libertadores, con CHÁVEZ Y CON  MADURO ¡¡“SI TENGO PATRIA”!! Y  SENTENCIA, como juró Bolívar en el Monte Sacro y como juró Chávez en 1992

“Juro por mi Patria,Juro por mi Honor,que no daré tranquilidad a mi alma,ni descanso a mi brazo,hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi pueblo por voluntad de los poderosos(la derecha  opositora nacional e internacional) Elección  Popular, tierras y hombres libres ,horror a la Oligarquía”(la que nos confina a la guerra mediática y económica) Y POR ESO, A PARTIR DEL EL 6 DE DICIEMBRE, NO HABRÁ DIPUTADO OPOSITOR QUE se pare ante este mismo pueblo para insultarlo con desconocerlo, vejarlo e ignorarlo. ¡Nunca más carajo!! 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1815 veces.



Moraima Rodríguez Alcántara


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: