Un mundo feliz

El socialismo del siglo XXI debe fundamentar las bases en la Estructura Familiar, ya que la Familia es el centro de toda sociedad en este clima de esperanza cuando la sociedad se vuelve sobre sí misma. La organización social, por lo tanto, debe desarrollarse a partir del bienestar familiar, de los valores humanos que deben existir en cada familia, el amor a la patria y el sentimiento de empatía hacia el otro. Es la familia el centro y bastión de la sociedad.

En tal sentido, se debe diseñar en el marco de la ley para que tenga carácter constitucional, un conjunto de políticas con miras a fomentar la estructura familiar y fortalecer los lazos que vinculan a cada familia en cada comunidad y por ende en la sociedad. Incentivar el matrimonio con miras a fortalecer los lineamientos que vinculan al hogar como entorno íntimo en una estructura espacial socialmente determinada.

Los sistemas políticos económicos y sociales van cambiando y transformándose en el tiempo y adaptándose al espacio geográfico, a las condiciones sociales, políticas, económicas y hasta religiosas de cada país en el mundo actual. Así como evolucionan los conceptos, los pensamientos filosóficos, la tecnología, el mundo está en constante movimiento, transformándose y ese es el PRINCIPIO de la vida, de la naturaleza de las cosas: El nacer, crecer, evolucionar y morir, para luego transformarse en otro elemento que luego pasará por el mismo ciclo.

Los tiempos cambian, el mismo ser humano evoluciona, la arquitectura, la concepción de la vida, todo está en constante movimiento mientras existan contradicciones. En esta descripción se afirma la concepción actual de la arquitectura como un conjunto de relaciones tanto urbanas como ideológicas.

Si los sistemas permanecieran estáticos, cuando no hay contradicciones, no evolucionarían, se quedarían atrapados en el tiempo y en el espacio, alimentando viejos conceptos que no los conducirían a ningún lugar. Es como pensar que un teléfono negro de pared ya resolvió el problema de la comunicacion y negaría la esencia de la historia, la evolución de la tecnología como PRINCIPIO fundamental de la vida. En la práctica los hechos históricos nos demuestran que la dinámica de los acontecimientos van transformando la realidad objetiva. Estos nacen crecen y mueren sin dejar huellas en la historia.

Si los sistemas son dinámicos, los sistemas económicos, políticos y sociales evolucionan porque se toman otros elementos de sistemas existentes y los incorporas para luego formar lo que sería una nueva tesis. Por ejemplo: La familia como base del sistema económico social y bastión de la sociedad, sería un elemento a incorporar, dado que en el Marxismo, la familia no existiría como la conformación del sistema. Por el contrario, el marxismo disolvería la familia con la tesis de la incorporación de la mujer al trabajo, y los hijos serían educados por el Estado. Pero, qué clase de individuos estaríamos conformando en una sociedad cuando en el núcleo familiar el amor de la madre y el padre es un elemento importante para conformar individuos sanos en su formación, capaces de amar y sentir y tener un sentido de pertenencia por el espacio y el entorno socialmente determinado?. Por el contrario, estaríamos creando hombres y mujeres en serie, robotizados con la misma forma de pensar y sentir e inseguros, como en el libro de ficción “UN MUNDO FELIZ”, de Aldous Huxley, porque le incorporan un patrón de pensamientos, sentimientos y acciones y carentes de libertad para disentir. Se puede crear un patrón de conducta en los niños en el calor del hogar y esto no niega la incorporación de la mujer en el trabajo productivo.

Todas las revoluciones, a nivel mundial, son distintas unas de otras, porque las condiciones económicas, políticas, sociales y geográficas son diferentes. El espacio y el tiempo ha variado estructural y sistemáticamente, también la idiosincrasia de los pueblos es distinta. Esta juega un papel primordial en la construcción de una nueva sociedad que rompe todos los paradigmas, modelos obsoletos que ya no se pueden adaptar a las sociedades actuales.

También es necesario para la conformación de la nueva estructura social, la formulación de políticas económicas capaces de identificar, analizar y proponer soluciones a los problemas y las necesidades de los sectores económicos y sociales nacionales y regionales, en el contexto de las relaciones económicas internacionales ALBA , MERCOSUR CELAC, UNASUR desde una visión más amplia y con acciones contundentes, con el fin de que contribuya al desarrollo del país y de la región.

Para concluir debo citar a Paulo Freire que se preguntaba Que significa educar, en medio de las agudas y dolorosas transformaciones que esta viviendo nuestras sociedades Latinoamericanas. Paulo Freire nos contesta que la educación verdadera es praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo. Un nuevo clima cultural comienza a formarse. La sociedad llega a conocerse a sí misma. Renuncia a la vieja postura del objeto y va asumiendo la del sujeto.


marlamer278@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1499 veces.



Marlene Mercado Gómez


Visite el perfil de Marlene Mercado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: