El legado de Bolívar y de Chávez en la geopolítica actual

Desde el año 2000 hasta la fecha, las relaciones internacionales de Venezuela han sido mayoritariamente cooperativas, es decir, fueron en búsqueda de la hermandad, apoyo, fortalecimiento, ayuda, intercambio, integración y otros elementos positivos.

Durante la gestión del presidente Chávez, realizó una serie de reformas estructurales en la industria petrolera con la finalidad de adaptarla a los nuevos tiempos e impulsar una geopolítica petrolera que buscaba fortalecer un nuevo sistema multipolar internacional, como una alternativa para contrarrestar la influencia de los Estados Unidos en América Latina. Inicialmente, en el marco de los objetivos estratégicos de la llamada “Nueva etapa de la Revolución bolivariana” impulsada en noviembre del 2004. Luego, desarrolló el Plan Nacional Simón Bolívar, donde una de las líneas estratégicas planteaba convertir a Venezuela en una potencia energética mundial y jugar un papel importante en la reestructuración del Orden Mundial.

La promoción internacional del país, su apertura en función de buscar apoyo político y económico, la búsqueda de nuevos clientes para la oferta de los hidrocarburos nacionales, las alianzas bilaterales y multilaterales, el incentivo a nuevos inversionistas foráneos, el fortalecimiento de la integración regional y sobre todo el posicionamiento como una potencia energética mundial, son algunas de las estrategias en materia de política exterior y petrolera emprendidas por el máximo líder de la revolución bolivariana Hugo Chávez y que el presidente Maduro sigue consolidando. En esencia, se está haciendo realidad el sueño del Libertador Simón Bolívar de construir una América unida y libre del imperialismo.

Esa visión geopolítica de Hugo Chávez quedó plasmada para la posteridad en el llamado “Plan de la Patria”, hoy Ley de la República, para el debido cumplimiento de los gobernantes y gerentes públicos actuales.

La geopolítica del gobierno revolucionario de Nicolás Maduro ha seguido el mismo camino trazado por el presidente Hugo Chávez. En el plano nacional, se utiliza, estratégicamente, las potencialidades petroleras de Venezuela para apalancar un desarrollo de un modelo político, social y económico alternativo al del sistema capitalista, que fundamentalmente busca la salida de la pobreza a través de un proceso de socialización del capital.

Y en el plano internacional, juega un papel determinante en la consolidación de un proceso de integración originario, basado en la búsqueda de la hermandad, el fortalecimiento, la ayuda y el intercambio con otros países, aunado a la utilización del petróleo como un instrumento para la promoción de la paz internacional, para el fortalecimiento de la integración, en contra del imperialismo, son algunas de las características de la diplomacia venezolana de los últimos años. En ese sentido, surge la necesidad de expandir de forma soberana, el margen de incidencia regional y supraregional de Venezuela, donde el elemento energético siempre está presente en su paquete de ofertas.

Ha sido una geopolítica basada en el ideario emancipador del Libertador Simón Bolívar, que consagra la condición libre e independiente de los pueblos, la libertad, la igualdad, la justicia social y la paz internacional. El presidente Maduro, quien fuera el canciller del presidente Chávez, comprende en su esencia ese pensamiento. Es por ello, que está desarrollando una política exterior que promueve mecanismo de integración en latinoamericana y el Caribe, basada en la cooperación pacífica, la solidaridad, la no intervención y la autodeterminación de los pueblos. Pero, nunca perdiendo la visión estratégica de fortalecer la posición del país en la economía internacional.



LA “INTEGRACIÓN COMPLEMENTARIA” NUEVO MODELO DE INTEGRACIÓN REGIONAL

El presidente Chávez, impulsó una política exterior abierta en América Latina en la búsqueda de consolidar un proceso de integración regional, de allí surgen iniciativas como la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), en contraposición al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) promovida por el gobierno de los Estados Unidos.

En ese proceso dinámico e intenso, siempre la industria petrolera venezolana jugó un papel importante, al servir de empuje para fortalecer esa política de cooperación e integración regional. Fueron diversos los acuerdos que firmó el gobierno con otros países para iniciativas como Petroamérica, Petrocaribe, Petrosur, Petroandina y otra serie de acuerdos bilaterales y compromisos asumidos, que fueron acciones fundamentadas en los principios de solidaridad y complementariedad en el uso justo y democrático de los recursos potenciales de las naciones en el desarrollo de sus pueblos. Ese proceso se ha complementado con otros mecanismos de integración como la Unasur, la Celag, la entrada en el Mercosur, y ahora la promoción de una zona económica para América Latina, basada en los principios de Simón Bolívar y de Hugo Chávez.



EL PENSAMIENTO BOLIVARIANO EN EL ACUERDO ENERGÉTICO PETROCARIBE Y DEL ALBA

La visión geopolítica del Libertador se ha hecho realidad gracias al impulso dado del Comandante Supremo Hugo Chávez y del empuje del ahora presidente Nicolás Maduro. Ese pensamiento se ha impregnado en el acuerdo energético Petrocaribe y de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) en el marco de la II Cumbre Extraordinaria celebrada el martes 17 de diciembre de 2013, en Caracas, donde se concertó para avanzar en una zona estratégica en el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Comunidad del Caribe (Caricom).

En esa cumbre, el presidente Maduro insistió que la zona económica estará basada en los principios de complementariedad y solidaridad entre los países, con el objeto consolidar y ampliar un nuevo modelo de relacionamiento económico, para fortalecer y diversificar el aparato productivo y el intercambio comercial. Algo que está alejado de los preceptos del libre comercio que consagraba el ALCA promovido por los Estados Unidos. El resultado de esa cumbre será presentada para su discusión en la próxima Cumbre del Mercosur a realizarse en enero de 2014, en Caracas.

Por otra parte, se acordó varios puntos en materia social y económica, relacionados con la lucha por la erradicación del problema del hambre en América Latina en coordinación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).


Twitter: @agiussepe

Correo: agiussepe@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13235 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a179811.htmlCd0NV CAC = Y co = US