¿A quién favorece el desarrollo de las Fuerzas Productivas?

1El empresariado debe explicar por qué la mejor tecnificación no abarata los precios, y el Estado debe sondear mejor la secritud de la Contabilidad burguesa hasta popularizarla

El primer valor y aspiración que se siembra en el proletariado embrionario es la de salir de la pobreza dentro del propio sistema burgués; he ahí su principal dificultad para conocer la causa de su pobreza.

La literatura marxista trata el tema, y el mismo Marx da por sentado que a la larga la clase trabajadora sepultaría el capitalismo. Fundamenta su convicción en el fenómeno de la acumulación de medios de producción incrementarios de la composición orgánica del capital. Como bien lo describe la misma literatura, la plusvalía suele invertirse más en maquinarias o capital constate2 que en mano de obra directa. Obviamente, semejante desbalance de la capitalización implica una menor y tendenciosa baja en la tasa de ganancia.

Es un hecho que hasta la fecha, los movimientos revolucionarios han sido fuertemente liderados por una minoría de gente resteada con un nuevo modo de vivir muy diferente al sistema burgués. Pero, lo ha hecho a semejanza de ese liderazgo que ha sido tan dinámico, cambiante y convincente como han sido los líderes de la derecha, Todos ellos han triunfado porque ante un proletariado, confuso y proburgués por naturaleza social, se han presentado, han surgido, como vías para frenar o cambiar tal o cual gobierno, tales o cuales políticas económicas, o las maneras de irrespetar los derechos humanos.

Allí tenemos el caso de los actuales indignados de Europa Occidental: allí no se aboga por un cambio del modo de vivir, sino por las reivindicaciones burguesas que hoy sus trabajadores ven cercenadas y atribuidas a malos manejos gubernamentales y/o a abusos del capital financiero, pero hasta allí.

Los conatos de líderes triunfadores como Lenin, Mao, Fidel Castro, Allende y en América del Sur la conspicua figura de Hugo Chávez, han surgido como alternativa circunstancial ante tanta irresponsabilidad de los gobiernos burgueses cada vez más indolentes frente a la problemática proletaria. Ellos han movilizado masas proletarias, las han educado con éxito, pero sin que su ejemplo haya podido penetrar eficazmente en la mentalidad estancada y alienada de esa otra no menos numerosa masa de proletarios inconsecuentes de su condición de proletarios.

El actual caso de los proletarios indignados de la Europa anticomunista occidental, las protestas estudiantiles chilenas, son genuinas expresiones de una caída en la tasa de ganancia del empresariado mundial burgués; por eso recurre a medidas restauradoras de inferiores niveles salariales que habían sido superados gracias a los torrentes de riqueza fácil que los Imperios burgueses, Inglaterra, EE UU, Francia, Portugal, Italia, Holanda, Bélgica lograban extraer de los países débiles, como Venezuela.

Este empresariado se ha acostumbrado a capitalizar para sí los excedentes del plusvalor relativo obtenido por la mecanización sostenida y creciente, a capitalizar unos medios de producción que contabiliza como coste de producción-caso de maquinarias y afines-, a especular con la manipulación de una oferta, que manipula a su c conveniencia.

Por todas esas razones, conclúyase que la mecanización en manos y dirección burguesa sólo ha servido para sobreenriquecer al capitalista y consecuentemente empobrecer más al proletariado. El Estado debe popularizar la Contabilidad burguesa.

2 Se invierte más en capital constante con miras a la mayor tecnificación de la mano de obra que lo manipula. De esa manera, el inversor busca incrementar la productividad general, como si esas máquinas fueran productivas, fueran capital variable. De resultas, sólo mejora la productividad del asalariado que con mejor tecnología logra crear más valor con el mismo salario, logra abaratar el coste medio de la producción, y como esa baja en el valor medio no se refleja en menores precios de venta, sino que se traducen en más ganancias, de esta, el capitalista toma de nuevo más para más tecnología; de esa manera, el fenómeno de la merma en la tasa de ganancia se ve constantemente reforzado.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1931 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: