Entregado en la Vicepresidencia con la movilización popular del 25 de abril 2013

Manifiesto APR- CAPHUCHA: Hacia la construcción de la dirección colectiva de la revolución

Aquí vamos comandante eterno, haciendo lo posible por continuar la marcha, cargando tu morral, lleno de sueños de libertad, independencia, dignidad,  justicia y  valentía, tratando de ser tus dignos herederos, manteniendo la unidad que nos encargaste y obedeciendo tu mandato, ahora sólo juntos alcanzaremos tu altura, convencidos de la tarea histórica de ampliar y profundizar la inmensa obra que iniciaste, porque aún tenemos y seguiremos teniendo patria y al igual que tú, juramos dejar la vida en ello.

Estimados camaradas de la Dirección Político Militar, reciban ustedes un saludo chavista y revolucionario y un comprometido respaldo ante los retos y tareas que la historia les demanda en estos momentos, al frente de las importantísimas responsabilidades que han venido asumiendo en esta nueva fase que se ha abierto con la partida de nuestro comandante en jefe y máximo líder de la revolución bolivariana.

Aunque la tristeza todavía embarga nuestros corazones, por el cercano fallecimiento del comandante Chávez, sepan ustedes que aquí está este pueblo chavista, radicalizado en su convicción de avanzar decididamente hacia la construcción del socialismo bolivariano y que entiende que la unidad de todos los revolucionarios será tarea principal para garantizar la trascendencia del legado chavista.

Queremos saludar especialmente a nuestro compañero presidente Nicolás Maduro, por su valiente compromiso de cumplir con el mandato del líder de esta revolución y ponerse a la cabeza de este equipo político militar que, junto al pueblo, ha logrado garantizar la victoria electoral  del primer presidente chavista de la historia.

En este espíritu y manteniendo la disciplina y lealtad jurada a nuestro líder bolivariano, nosotros La Alianza Popular Revolucionaria (APR), un espacio de articulación de un conjunto de organizaciones que han entendido como tarea primordial, la unidad popular revolucionaria para la profundización y defensa de la revolución bolivariana, cada uno, desde su ámbito sectorial: campesino, urbano, comunicación  alternativa, revolución agraria y comunal, sexo-género diversidad, la lucha por la construcción del socialismo, la lucha estudiantil y sindical, entre otros, haciendo parte de la gran diversidad que compone el movimiento popular chavista. Hemos venido reflexionando, junto a otras organizaciones hermanas, sobre el papel que debemos cumplir en esta nueva fase  y en ese camino el Comando de Acción Popular Hugo Chávez, CAPHUCHA,  se conformó en base a la confluencia de una diversidad de organizaciones populares y revolucionarias, que compartían inicialmente la necesidad de unificar esfuerzos para la movilización popular en torno a la tarea de blindar el triunfo electoral del camarada Nicolás Maduro el 14 de abril.  APR y CAPHUCHA  son espacios de reflexión,  problematización y debate para lograr consensos en torno a temas centrales del quehacer permanente de los actores sociales por la consolidación de la unidad popular y la  construcción del socialismo bolivariano.

Es así que el presente documento surge a raíz de un Conversatorio Chavista  donde se abordaron diversos aspectos contradictorios y problemáticos que tensionan críticamente el avance del proceso Bolivariano, amenazando a veces con  estancarlo o revertirlo y que, como decía nuestro propio líder,  es imperioso llevarlo al punto de no retorno para la consolidación de esta revolución; recoge también elementos de los múltiples análisis y reflexiones post 14 de abril en el seno del movimiento. Así que este papel, debe ser asumido como un aporte al debate crítico y autocrítico que sentimos necesario el actual momento de  nuestro proceso.

LOS ESCENARIOS DE CRISIS INSTALADOS EN ESTA NUEVA FASE.

Es evidente que la desaparición física del Comandante Chávez agudiza los elementos de crisis pre-existentes en el desarrollo del proceso bolivariano. Algunos de estos elementos claramente fabricados por los laboratorios de guerra sucia contra la revolución bolivariana por parte de la alianza trasnacional, empeñada en acabar con este proyecto de dignidad. Pero otros surgidos a partir de un conjunto de errores, tanto metodológicos como ideológicos, en la forma de construcción y gobierno bolivariano. Es importante señalar este hecho para no hacerse eco de aquellos que señalan que, o los errores son todos nuestros,  o todos los fabrica la burguesía.

Sin lugar a duda, en la confrontación electoral reciente que tiene como epicentro el 14 de abril, se ha manifestado este conjunto de elementos de crisis, que han sido hábilmente utilizados a su favor por las fuerzas de la derecha  y han jugado en contra de nuestra propia capacidad de respuesta. El escaso margen  con el que consolidó el triunfo,  fue un elemento que lejos estuvo de ser considerado por las fuerzas del chavismo, tanto por la Dirección Político Militar (DPM) como por el resto del campo popular y revolucionario. El enemigo de clases nos sorprendió, y se lanzó al asalto. Inmediatamente asumieron la iniciativa y desconocieron los resultados desplegando una amplia ofensiva de carácter insurreccional,  en escalada terrorista y golpista a nivel nacional. La ultraderecha se posiciona hegemónicamente en el bloque contrarrevolucionario. Se abre claramente un escenario de confrontación de clases, lo que reinstala una crisis de gobernabilidad como las ya conocidas en los años 2002-2003-2004, que debe ser asumida y enfrentada por el conjunto de fuerzas revolucionarias que defienden la revolución bolivariana.

En esta intención de instalar un  escenario de crisis de gobernabilidad ,la burguesía muestra su verdadero rostro: La intolerancia, el racismo y el clasismo extremo. Hasta en las guerra se respetan los hospitales, y aquí “los camisas negras” quemaron y acosaron CDI, asesinaron dirigentes populares, saquearon mercales, en fin, el germen del fascismo. La violencia desquiciada intenta desestabilizar al País y adentrarse en lo más profundo de los territorios populares.

Solo en términos de números electorales, se evidencia también que en esta crisis nuestra base electoral mermó en 615. 368 votos, implicando un repunte por parte de la derecha de 711. 344 votos, que se tradujeron además en el fortalecimiento de la línea de construcción político-electoral de  la burguesía en las principales capitales del país: Maracaibo, Maracay, Ciudad bolívar, Valencia, Coro, Barquisimeto, Mérida, Barinas, Barcelona, los Teques, San Cristóbal, entre otras, y esto aunado, por ejemplo, a las reflexiones realizadas por los propios voceros de la MUD que expresan: “tenemos que irnos Venezuela adentro, Venezuela rural”, nos brinda una clara evidencia de cómo operan, pensando estrategias  y desarrollando matrices que son claramente manipulación política con fines estratégicos y que les han dado claro resultado a nivel urbano.

Desde las elecciones de la reforma, la derecha ha sido disciplinada, y el 7 de octubre foguearon una de las bases principales para el logro de sus objetivos tácticos: apostar por el debilitamiento de la legitimidad electoral del proceso, que se refuerza mucho mas en estas últimas elecciones  con la desaparición del comandante Chávez. A nuestro modo de ver, estamos en un punto crítico. Y eso amerita una revisión de la condiciones en que se dá el juego democrático electoral burgués para avanzar en la construcción del Socialismo;  esto ha generado además una reflexión crítica en un amplio sector del chavismo de base sobre los esquemas de gobernanza aplicados hasta ahora por parte de las fuerzas bolivarianas.

La respuesta a este nuevo escenario, no es la negociación con los factores de derecha, como muchos voceros críticos del proceso reflejan en sus últimos análisis indicando el necesario diálogo “con la otra mitad del país”. El diálogo con estos sectores se ha intentado antes y los resultados siempre han sido los mismos.  Recordamos como en el 2002 el comandante invitó a un diálogo, que fue pateado y desestimado por la derecha cuyo único objetivo es y será acabar con el proceso revolucionario. Lo que se necesita en estos momentos es abrir entonces un profundo diálogo y debate entre el gobierno y el movimiento popular,  el chavismo de base, para lograr niveles de rectificación y de co-gobierno necesarios para el reimpulso del proceso bolivariano.  Es imprescindible recomponer el pacto esencial y originario Chavez-Pueblo, ahora reconfigurado en Gobierno-Pueblo, restablecer las confianzas, basadas en la restitución del protagonismo popular que se ha venido sacrificando por la instalación del burocratismo como desviación.

En este escenario de crisis, el chavismo de base ha salido a afrontar y a contrarrestar la arremetida de la derecha y, una vez mas, los muertos son nuestros. Sentimos que frente a este escenario, la unidad cívico militar se foguea, y se abre un debate necesario sobre la defensa integral de la patria, que debe profundizarse ahora tanto desde la Dirección Político Militar, como desde los espacios de alianza cívico militar de carácter popular. En el marco de esta defensa integral de la nación, ¿cómo afrontar juntos, todos los patriotas, el sabotaje económico, sabotaje eléctrico, los múltiples ataques a nuestro pueblo?¿cómo lograr superar los escenarios de crisis tanto los fabricados por la derecha, como los generados por la propia dinámica de construcción bolivariana? ¿Cómo dar respuesta al principal escenario planteado por la derecha en este momento que es la crisis de gobernabilidad que se inicia al obtener este estrecho margen en el triunfo electoral sin sacrificar la profundización de la Revolución?

ALGUNAS REFLEXIONES DEL CONVERSATORIO CHAVISTA.

esto es Antímano el Junquito, por ahí es que va la carretera que parece que va muy lenta, hay que apurar esa carretera Elías, hay que nombrar incluso contralores populares , que vayan todos los días a pasar revista y que vayan al canal 8, pido... dónde está Izarra?, deberían ustedes abrir un programa diario en el canal 8,  la asamblea nacional abierta a la crítica, a la denuncia del pueblo, no le dejemos eso a canales de oposición, que lo hacen de manera interesada para atacar al gobierno…Hagamos la crítica nosotros mismos, no tengamos ningún complejo ¿qué eso  le hace daño al proceso?   ¡¡No, no le hace daño! le hace bien al proceso!! La crítica del pueblo, la autocrítica no le hace daño, le hace bien, le hace bien, ahora, hagámosla con lealtad al proceso, con lealtad a los principios
Comandante Chávez a su gabinete en conversatorio con el Movimiento de Pobladores, Caracas 04-01-2011

Unidad, unidad, unidad de los patriotas:

Es fundamental, para esta fase histórica de la revolución, garantizar los mayores niveles de unidad del movimiento bolivariano y popular, pero esto no se producirá por decreto o por generación espontánea, sino desde el entendimiento y superación de esa vieja Cultura Política tan arraigada en las concepciones de los movimientos y de las estructuras institucionales, que reproduce las deformaciones clientelares, instrumentales, oportunistas, etc. Por ello estamos convencidos de la necesidad de generar una dirección colectiva, así como nuevos formatos de relación que garanticen grados de igualdad y respeto entre los distintos sujetos de la unidad,  propiciando así la unidad en la diversidad.

Diálogo entre movimiento popular y estado:

Entablar un diálogo horizontal radicalmente democrático, directo y simétrico con la dirección político-militar es una tarea impostergable, focalizándose en la acción mancomunada, propiciando  el ejercicio de experiencias y la creación de instancias de co-gobierno. También, es necesario identificar las contradicciones en las formas como nos vinculamos como movimiento popular con los espacios institucionales, e instancias políticas. En este sentido, es imprescindible la creación de herramientas metodológicas que frenen aquellas acciones que pretendan fabricar al movimiento popular desde las esferas del poder institucional para resolver  tareas coyunturales, debemos entrar en un periodo de mutuo respeto para avanzar hacia un clima de sinergia entre el movimiento popular y los instrumentos oficiales. Sólo así lograremos acelerar la construcción del socialismo y su expresión política superior, el Estado Comunal.

Transformación del modelo rentista clientelar, al modelo productivo socialista:

¿Cuántas veces hemos repetido la frase gramsciana “lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer” al referirnos a la larga transición por la que atraviesa nuestra joven revolución socialista?  Esto  se torna cada vez más dramático, tomando en cuenta el fortalecimiento que ha habido de la lógica rentística en la cultura productiva y de consumo así como en la  política, producto de la lentitud en la transformación del paradigma económico imperante.

A pesar de los inmensos esfuerzos humanos y materiales desplegados, la revolución productiva parece entrar en periodos de letargo y eso sin duda debe ser una preocupación de todos. Desde nuestro punto de vista, varios aspectos influyen en este nudo crítico para la construcción del socialismo, pero el mas importante está relacionado con la autocrítica hecha por el mismo  comandante en el Golpe de Timón el 20 de octubre pasado en reunión de gabinete, y se refiere al avance en la construcción del poder comunal,  donde además se lamentaba de una aparente  falta de compromiso con esa tarea principal de la revolución. Pero ese es un problema que no sólo afecta a los sectores institucionales, sino también al movimiento popular. Las bases del socialismo bolivariano se construirán con un poderoso poder popular convertido en estado  comunal, que facilite  la emergencia de unas relaciones de propiedad social completamente nuevas basadas en los intereses y necesidades de las comunidades populares, lo cual modificaría radicalmente el mapa económico, político y cultural nacional. Es ahí donde nacerá la nueva cultura productiva, de intercambio y de consumo que reemplazará el paradigma cultural rentista y parasitario que  heredamos de la oligarquía. Nos parece entonces central el diálogo de saberes comunales y populares para profundizar el compromiso con esta monumental tarea, podríamos decir con Chávez COMUNA O NADA y sin ESTADO COMUNAL no habrá  Socialismo Bolivariano

De igual manera pensamos que la única forma de dar al verdadera batalla contra la ineficiencia, la corrupción, el burocratismo, es el fortalecimiento verdadero del poder popular y la gestación de este Estado Comunal.

Derecho burgués y leyes del poder popular:   

No nos llamemos a engaño la formación socioeconómica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista…..Para avanzar al socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de opresión explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana……….Esto pasa por pulverizar la forma Estado burguesa que heredamos
Comandante Chávez, Programa de la Patria 2013-2019, presentación

La Revolución Bolivariana sigue estando condicionada por un entramado económico, político, jurídico, cultural que corresponde al modelo social anterior y su gran reto es adecuar el conjunto de dispositivos sociales, al nuevo paradigma emergente: el Socialismo Bolivariano. En ese sentido, es imperioso avanzar en la transformación definitiva del sistema jurídico, para darle coherencia integral a la obra revolucionaria. Por ello pensamos que a partir de la promulgación del paquete de leyes del poder popular, así como los aportes que desde el movimiento se ha hecho en estos años para producir los cambios legislativos necesarios dentro del proceso, se ha abierto una brecha importante en el marco del aparato burgués legal y de justicia que debemos profundizar y radicalizar en la nueva fase que iniciamos el 15 de abril. Sentimos que al prevalecer la cultura jurídica del modelo capitalista, los cambios introducidos se vuelven inoperantes a la hora de la ejecución, por ello, las reformas legislativas necesarias para el avance del socialismo, demandan un gran diálogo nacional en torno a las tareas inmediatas para esto.

Es ineludible blindar jurídicamente el proceso revolucionario y esto pasa por propiciar un debate profundo sobre las deficiencias que tenemos, por ejemplo,  la existencia de leyes que no se aplican por falta de reglamentos adecuados acorde con su nuevo espíritu socialista, o leyes orgánicas que favorecen la reproducción de las relaciones mercantil-capitalistas en amplios sectores productivos, culturales, comunicacionales, lo cual deja con efecto casi marginal a las leyes del poder popular.

De igual manera trabajar juntos, para que apoyados en este marco legal,  desmontemos definitivamente el patriarcado (como expresión fundamental del sistema capitalista) execrando el machismo, la discriminación, los crímenes de odio, el racismo, la homofobia, y por sobre todo garantizando el derecho de la clase pobre, quienes han sido los históricamente desprotegidos y culpabilizados por el aparato judicial y legislativo burgués.

Nueva hegemonía cultural: por la independencia cultural y soberanía comunicacional:

En sintonía con la autocrítica planteada por nuestro comandante en el golpe de timón respecto de la falta de un sistema nacional de comunicación, creemos que no sólo se trata de resolver el problema de visibilización de gestión,  que él reclamaba acertadamente, sino además la articulación estratégica de los esfuerzos tanto de los actores institucionales como del poder popular en materia comunicacional integral, que facilite el fortalecimiento de la conciencia socialista del pueblo, a través de la promoción de los avances en la construcción del poder comunal, la tribuna permanente para los actores del campo revolucionario, para la autocritica y profundización y que, por tanto, posibilite la emergencia de una cultura política vigorosa y profundamente comprometida con los objetivos de la patria. Es decir, que el contenido de la estrategia comunicacional refuerce la subjetividad socialista y comunal y promueva, permanentemente la dirección colectiva como metodología de dirección del proceso.

Desde CAPHUCHA saludamos la creación del SIBCI, pero creemos que es sólo el primer paso del largo camino para cimentar un modelo comunicacional revolucionario que dé cuenta del intenso activismo político social y cultural del pueblo que, apelando a  sus poderes creativos, ha desarrollado una nueva narrativa que rompe con la ortodoxia y propone nuevos lenguajes para decir y hacer revolución. El nuevo paradigma comunicacional debe ser reflejo de los esfuerzos de unidad en la diversidad y diálogo de saberes que le dá fundamento a la construcción simbólica del socialismo bolivariano.

Aquí nos parece importante hacer además un análisis del modelo comunicacional necesario al calor de la coyuntura actual. Necesitamos urgentemente un modelo de gestión comunicacional que permita frenar a  la derecha. La estrategia comunicacional  de la burguesía  ha tenido grandes resultados, y nos preguntamos cómo con 1 sólo canal de tv y 4 periódicos de circulación nacional,  logran mermar  la respuesta mediática del gobierno; esto requiere un profundo análisis por parte de las fuerzas bolivarianas.

La derecha viene utilizando todas las formas de lucha, haciendo síntesis de  los manuales de última generación  de la política contrainsurgente del imperio. Unidades multidisciplinarias, sabotaje abierto, analistas estadísticos, operaciones psicológicas militares, instituciones académicas, grupos eclesiásticos, medios alineados, grupos de derechos humanos, actores que activan un conjunto de mecanismo para blindar la estrategia central, con un rápido monitoreo del impacto social y rápida capacidad de redireccionamiento del ataque. Ellos desde el 2010, entendieron el conjunto de cosas que debían acompañar a la estrategia electoral. El facilismo de la lectura lineal hace inviable el desarrollo de políticas para neutralizarlos, porque desde una simple consigna  o etiqueta, por ejemplo “son fascistas” , no vamos a poder generar respuestas contundentes. El análisis complejo debe ser la columna vertebral de nuestra estrategia mediática, que no debe ser ni complaciente, ni triunfalista , ni lineal.

Diplomacia de los pueblos:

La Revolución Bolivariana se ha caracterizado por estrechar lazos solidarios con las naciones del mundo desde la perspectiva del respeto mutuo y no desde los intereses mercantilistas. La integración latinoamericana nos facilita condiciones para lograr la independencia definitiva de nuestros pueblos y el avance regional del proyecto bolivariano de la Patria Grande. Chávez hizo hincapié en que los protagonistas de la integración son los movimientos sociales, populares y revolucionarios, siendo hoy día una consigna viva en nuestros pueblos.

Unidad cívico militar:

Inscrito en el nuevo paradigma chavista de la defensa integral de la nación para garantizar la independencia y soberanía nacional, donde las fuerzas populares a partir de la  creación de sus milicias territoriales, de la incorporación a la Milicia Nacional Bolivariana  y de la construcción de otras formas de autodefensa popular deben ser  protagonistas en el diseño general de las estrategias de defensa integral de la nación, contemplando la soberanía como actividad fundamental y cotidiana del país: soberanía energética, alimentaria,  comercial, comunicacional, militar, etc.

DESAFÍOS Y PROPUESTAS INMEDIATAS PARA EL INICIO DE ESTA FASE:

1.- Iniciar una campaña permanente por la construcción de la patria socialista, dando el golpe de timón,  trabajando por la  siembra del espíritu de la cultura comunal, la acelaración de la construcción del estado comunal y la generación de condiciones para la construcción de una dirección colectiva de la revolución.

2.- Retomar la construcción aguas abajo del programa de la patria en conjunto con el movimiento logrando el engranaje entre los grandes objetivos estratégicos y las formas concretas para alcanzarlos, incluyendo impostergablemente los aportes realizados desde el poder popular. Uno de los aspectos fundamentales es garantizar la transversalización protagónica del Poder Popular, que supere la limitación de plantearlo sólo como uno de los objetivos del plan de la Patria.

3.- Iniciar el trabajo de creación de metodologías alternativas, moldeables y participativas para el debate y construcción de propuestas programáticas, la toma de decisiones y el empoderamiento popular de todos los sectores sociales revolucionarios, que garanticen la construcción del Estado Comunal y la dirección colectiva. Diseñar escenarios de praxis del Co-Gobierno en los que el movimiento popular tenga participación igualitaria y protagónica y capacidad decisoria junto a la dirección político-militar de la revolución. 

4.- Establecer, como uno de los escenarios de trabajo urgente, un espacio de diálogo y co-gobierno con el SIBCI para que como poder popular participemos en los procesos de definición y producción de los contenidos y estrategias comunicacionales.

5.-  Establecer con carácter de urgencia una comisión mixta, instancia de co-gobierno, de la Asamblea Nacional con el Poder Popular para acelerar los procesos de construcción de los reglamentos de las leyes del poder popular y la ampliación del marco jurídico de carácter socialista que requiere esta nueva fase de profundización de la revolución.

6.- Establecer una comisión mixta con la Fiscalía general de la república,  instancia de co-gobierno, que proponemos se llame Comisión Sabino Romero, para atender, investigar y resolver la serie de crímenes cometidos al movimiento popular, para definitivamente acabar con la impunidad.

7.-  Impulsar la instauración de los Comandos por la defensa de la patria, impulsados a partir de la alianza cívico militar que generen planes para  la defensa integral de la nación contantes y permanentes.

8.- Establecer un espacio de co-bierno con el Ministerio del Poder Popular para las Comunas, para conjuntamente construir los planes para la instalación de la cultura comunal, la construcción del estado comunal  y la transversalización del espíritu de la comunas a todo nivel.

9.- A partir de este documento, iniciar el debate con la Dirección Político Militar en un Diálogo Bolivariano fraterno donde se sienten las bases y acuerdos mínimos para impulsar conjuntamente un plan para el golpe de timón y los mecanismos de participación en la dirección colectiva. Para esto proponemos además la realización de un Gran Encuentro para el debate entre el Movimiento Popular  y la Dirección Político Militar.

CAPHUCHA:
 APR (Alianza Popular Revolucionaria): ANMCLA (Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos / SURCO / CRBZ (Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora) / ASGDRE (Alianza Sexo género diversa Revolucionaria) / Movimiento de Pobladores y Pobladoras.
REDADA (Red de Acción y Distribución Artística) / BARRIO TV / Ejército Comunicacional de Liberación / R.E.D.E.S / Brigadas Comunicacionales / Escuelas Bolivarianas del Poder Popular / Periódico Proceso / Tiuna El Fuerte / Abril Insurgente / Mártires Clandestinos / FAL (Frente Audiovisual de Liberación) /Movimiento 27 de Octubre/ CIEP 13 de Abril / La Nueva Casika / Miranda Otro Beta / Frente Popular Darío Santillán (Arg)/ Iniciativa Cultural Solidaridad con Colombia / Marcha Patriótica Capítulo Venezuela.

 

Ver:

http://www.medioscomunitarios.org/pag/index.php?id=33&idn=13933

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1806 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a164666.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO