El capitalista no vive de un sueldo y las talanqueras son para el ganado

Sueldos de parlamentarios, talanqueras y financiamiento externo

Los burgueses no dependen de un sueldo, los trabajadores sí.

Me parece muy bien que se desate esa discusión en torno a la propuesta de Soto Rojas, sobre el sueldo de los parlamentarios, que según él no deberían cobrar. Revela reflejos en el plano moral y una sana preocupación.

Pero... ¿Es ese el meollo del asunto?

El simple debate, ya vale la pena, pero ojo, el burgués y el corrupto no viven del salario; en cambio sí depende de él el pobre y mucha gente decente. ¿Se quiere una Asamblea Nacional de los que no necesitan un salario para vivir?

Si a los parlamentarios no les pagaran, de todos modos podrían recibir "aportes" de la burguesía (guillao, por supuesto), tendrían una razon más para venderse al mejor postor, o se dedicarían más al rebusque que a atender sus obligaciones.

Si un obrero o un campesino honesto llegase a la Asamblea Nacional, ¿cómo sostendría a su familia? ¿le seguirían pagando su salario en la empresa? Un capitalista no tendría ningún problema. ¿Qué le importa a un rico no tener sueldo en un puesto público? ¿Y al burócrata? ¿Qué le puede importar si lo estan poniendo donde puede conseguir "alguito" por sus "buenos oficios" en favor de los que tienen con qué? Me temo que algo así y sólo en esos términos, sin ninguna otra condición, hasta perjudicaría más al parlamentarismo revolucionario que al burgués o pequeño burgués.

Lo que hace falta es control popular a fondo y nuevos organismos de Poder Popular a escala regional y nacional, una especie de Consejo Nacional del Poder Popular y de los Movimientos Sociales que sea el semillero de las nuevas propuestas de leyes... Ir acabando con el parlamentarismo burgués en lugar de andar inventando normas que resolverían muy poco, ni querer enderezar un entuerto que no tiene remedio y que debe ser sepultado por el socialismo. Necesitamos un equivalente de lo que fueron los Soviets; al menos sirvieron para hacer la revolución rusa, aunque luego degeneraran con el conjunto del Estado burocrático.

Por eso algunos opinamos que deben cobrar el salario de un obrero calificado. Y aún así eso no resuelve el problema fundamental de la lealtad para con el pueblo y con la revolución, que no depende tanto de lo que se gane decentemente sino de lo que se recibe por debajo de la mesa en un sobrecito.

La talanquera es para el ganado, los principios y el programa, son para los revolucionarios y revolucionarias.

Sobre la llamada Ley anti saltos de talanquera, creo que debemos aclarar que un salta-talanquera es quién actúa de espaldas a los principios y programa del partido y de la revolución. Y de esos ya hay de sobra que están ideológicamente y en su conducta política tras la talanquera de la burguesía o con la burocracia hipócrita y traidora.

Quien defienda los principios y programa del partido no puede ser calificado de salta-talanquera si se opone a aprobar una ley que los traicione o si promueve una que responda a ellos. Si tomásemos en cuenta esta referencia, habría que concluir que unos cuantos diputados y diputadas hace rato que saltaron, y a veces, algunos que no saltaron fueron calificados por los reformistas (verdaderos salta-talanqueras ideológicos) como "chavistas sin chávez" o como "indisciplinados".

Si esta ley fuese para evitar posiciones de derecha en la AN o fugas de ciertos "chavistas" hacia la derecha, si es que alguna vez dejaron de estar ahí; entonces tendría algún sentido, pero la pregunta es: ¿qué pasará cuando un diputado se oponga a tomar medidas contra el pueblo o contrarias al impulso de la revolución? Porque ejemplos de propuestas reaccionarias escritas con rojo ha habido unas cuantas... En ese caso los salta-talanquera son los otros y no quien se mantiene apegado a esos principios y programa, aunque vaya contra la corriente o contra una posición "oficial".

Si esta Ley es para utilizarla como gríngolas, bozales y cabullas para amarrar y amansar conciencias, entonces lo que produciría sería puro jalabolas sin criterio político. Vean el artículo, bastante bueno, de Luís Britto. Mosca con las armas de doble filo.

Sobre la Ley de Defensa de la Soberanía Política y Autodeterminación Nacional

La única justificación para que se haya aprobado esa ley es que pueda servir para frenar el financiamiento externo de la conspiración contrarrevolucionaria (aunque la burguesía siempre tiene otras alternativas), pero sería muy malo que se volviera un boomerang para asfixiar a las organizaciones revolucionarias o progresistas y para hacerlas más dependientes del Estado burocrático. Por ejemplo, si se interpretase así, las organizaciones revolucionarias de distintos países y los movimientos sociales de distintos pueblos, no podrían ofrecernos ayuda internacional a los revolucionarios y los movimientos de aquí.

Los capitalistas siempre pueden conseguir financiamiento para sus actividades contrarrevolucionarias, sencillamente porque tienen empresas, bancos, cuentas en el extranjero y los revolucionarios no tenemos esas alternativas. ¡Absurdo el manejo que los reformistas quieren hacer de las leyes en este Estado burgués, cuando en lugar de expropiar a los capitalistas, se busca el consuelo de simbólicos formulismos pequeño-burgueses, como si eso cambiara las realidades del sistema dominante. Alguien dijo que había el riesgo de legislar contra el internacionalismo.

Todo esta hecho para los toreros y hay que saber torear para que el toro pase bajo la capa sin darnos una cornada. Los burgueses y los burócratas saben mucho de eso y tienen todos los recursos a su alcance, les sobra capote y como a los toreros, les gusta mucho impresionar con los capotazos. Pero, al final, en esta historia, el capitalismo no termina de recibir la estocada. Los burgueses seguirán teniendo su financiamiento, después de todo y lo peor es que hasta se financian gracias al gobierno con el que quieren acabar, gracias a otras leyes del mismo parlamento o como lo hacen los medios golpistas, con propaganda oficial en las páginas de sus periódicos que llaman a derrocar al presidente y acabar con esta revolución.

Por eso… Mejor vayamos al grano y no andemos por las ramas.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3418 veces.



Gonzalo Gómez

Psicólogo y comunicador popular, co-fundador de Aporrea. Miembro de la Coordinación Nacional de Marea Socialista y de la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana.

 gonzalo@aporrea.org      @GonzaloAporrea

Visite el perfil de Gonzalo Gómez Freire para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad