Pare de sufrir comandante Chávez

La justicia es más que un discurso, más que una buena aspiración y mucho más que un principio filosófico o jurídico, plasmada como códigos indescifrables en textos, manuales o leyes de nuestro país, debe ser primero y antes que nada una práctica de vida sostenida, cotidiana y sin asomos de arrogancia de héroes  y justicieros. 

     Recientemente hemos venido hablando de derecho y de justicia en el marco de la refundación de la república y en la búsqueda  de reivindicar a  los pobres de la tierra “Con los pobres de mi tierra quiero yo mi suerte andar”, decía José Martí. 

     En ese mismo afán el Presidente Comandante, Hugo Chávez, ha sido coherente en el desarrollo de su teoría y praxis; con aciertos unas veces y desaciertos otras, pero ha desalambrado sus ideas y también los grandes latifundios. Lo ha demostrado en ésta etapa difícil (Los poetas dicen hora amarga) de los embates climatológicos que nos han azotado, algunos los llaman fenómenos naturales; hay quienes decimos que nada tiene  la naturaleza contra Chávez y su pueblo, pero el imperio norteamericano sí, y por eso hablan del Proyecto HAARP (Proyecto de la Fuerza Aérea Norteamericana, que traducido sería, algo como: Programa de investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia  ); a nuestro entender es una máquina ( no es el mundo del Dr. Smith, para los que vimos esa serie) para modificar  y controlar el clima y el tiempo, alterando la ionósfera y las  ondas electromagnéticas. Bueno investiguen. 

     No sabemos si es ciertos o demostrable, pero los que mantienen esta afirmación, han hecho y están haciendo un gran aporte a la investigación, desde el punto de vista de la discusión han sembrado y siembran tremendas dudas sobre los aspectos fenoménicos. 

     ¡Pare de sufrir camarada comandante Chávez! Así como a usted  le ha tocado enfrentar y expropiar a los grandes terracojientes, monopolistas y acampadores; ahora le tocas y nos toca a todos, emprender una gran cruzada para recuperar y ocupar los espacios (por demás grandotes), que antes fueron cines, teatros y centros para la cultura y la recreación, hoy centro de encuentros religiosos. Ahí está la clave para gran parte de la solución de nuestros hermanos refugiados en albergues temporales, preventivos o provisionales. 

     En todos los rincones de nuestros pueblos y ciudades de este país hay una licorería y un recinto de “Pare de Sufrir” y otras congregaciones o asociaciones religiosas ¡claro para que no pase la borrachera física e ideológica! ¡Viva la fantasía! 

     “Paren de sufrir compatriotas” es la hora de la rebelión, refugiémonos con nuestras familias afectadas en los espacios ocupados por Pare de Sufrir, ellos son aptos para dejar de sufrir y buscar un mejor vivir; sin que ello signifique acción contra fe, solo una de buena fe, creyente, salvadora y en la corriente de la emancipación. Buscar la felicidad en la tierra. 

     Es la hora de decirle al Comandante donde está la solución, es la hora de proponer y acompañarlo para que paremos de sufrir; sabemos que ellos, todos estos espacios, están en cada rincón del país y también sabemos que son habitables. Paremos de sufrir.

baredu25@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2587 veces.



Bartolo Hernández (Hochiminh)


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad