Las tres R al cuadrado

 

Hay subyacente, cierta tendencia social hacia la apatía que le hace el juego al cinismo político de ciertos personajes políticos degenerados, según la cual todo apoyo se expresa en tanto a la existencia de posibilidades para una teta de la ubre de la renta pública.

Esa tendencia pragmática en la política, es dañina y es alimentada por la ideología pequeño burgués, gato pardo o gatopardiana, su presencia dentro del movimiento popular es obstruccionista y trata de impedir a toda costa y con toda su maña, la evolución de las ideas revolucionarias, y llega al punto de asumir posturas reaccionarias en el desarrollo de la transición pre-revolucionaria, sobre todo cuando el elemento de la clase obrera no entra en juego, con su peso sociopolítico para ayudar a definir la contradicción entre el bienestar social y el deber social; por eso, un debate teórico practico es necesario entre revolucionarios, confrontar ideas entre la cotidianidad de la vida, la sociedad, el trabajo, la realidad y sus resultados, un ejercicio permanente de análisis completos y de reflexión sobre el pasado, presente y futuro, un viaje creador de la utopía concreta.

Las tres R al cuadrado es un gran reto, una oportunidad para que se vislumbre quien es quien en el PSUV, mas allá de los informes sesgados y subjetivos con opiniones dadas como sentencias, con ventajismos y amiguismos, desechando a la transparencia como método alentador de los principios revolucionarios en cada uno de los cuadros del partido; sobre esto, hay en las bases una ansiada aspiración, mas aun en lo que tiene que ver con la conformación de los equipos de dirección política en las regiones. Cuando uno contacta con camaradas de otros estados, nos damos cuenta de la situación, sobre decisiones manejadas a capricho y a discreción por gobernadores o alcaldes que quitan y ponen según su personal criterio, irrespetando la soberanía y los resultados del sufragio en los procesos internos, lo mismo ocurre con los equipos conformados por los sesenta, igualmente con los delegados del partido, hay algunos de éstos que les aceptaron cargos al gobernador y se les mojó la pólvora, quitan y ponen a miembros del buró, a su antojo o en componendas con alcaldes afines, siempre bajo el supuesto “visto bueno” de la dirección nacional. — alejadas de sus compañeros en las regiones, donde es creciente la convicción de arreglar los problemas de las regiones y los estados en actos que garanticen la participación de ellos mismo, mejorando los niveles de coordinación entre todas las instancias como colectivo partidista y no entre individualidades influyentes que se manejan con el peso especifico del poder ejecutivo —, resolver eso a favor de la militancia seria evidenciar una de las incógnitas políticas del proceso revolucionario en Venezuela, eso sería un freno a la formación de camarillas que se vuelven insensibles y se ahogan en soberbia, todas las trazas de los resabios cuarto-republicanos se han visto a lo interno, mitómanos que quieren imponer cambios sin los fundamentos, ni respeto por las bases científicas demostrables, plagiando ideas y luego presentándolas como preseas bien ganadas, ante la inexistencia del órgano de seguimiento y evaluación del desempeño, hasta los imitadores de copia y pega sin trayectoria y dudosa consistencia mientras a algunos cuadros probos se les aparta y se les ofende, de todo eso ocurre en las regiones y aquí en Trujillo.

Los resultados del 26S mostraron el voto duro que responde al liderazgo del presidente como líder autentico, no hay duda y ganamos mayoría parlamentaria en la asamblea nacional, pero también fue un latigazo troskiano, que puede servir para avivar lo histórico pendiente por nacer y avivar la reserva moral del pueblo revolucionario, no se lo dejemos todo a Chávez, el es un ser humano extraordinario, pero el líder colectivo reprobó algunas preguntas de la prueba, las batallas por venir están en puertas y ojo que, el coyunturalismo es el mogote donde se agazapan los insípidos calienta cargos del amiguismo, buscadores de riqueza súbita, desprecian el trabajo y la educación de cuadros, única causa propiciadora de la verdadera unidad que nos permite entender por qué es importante cultivar la solidaridad humanista.

      En Venezuela, la riqueza petrolera puede servirnos o para profundizar el desarrollo de la sociedad socialista bolivariana con una sociedad moderna, o para irnos todos juntos al infierno. 

luisoscarc55@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5020 veces.



Luis Oscar Calderon

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad