Natalicio de Carlos Marx

Carlos Marx nació en la ciudad alemana de Tréveris, el 5 de mayo de 1818.
Fue el tercero de siete hijos de una familia judía. Marx estudió
Filosofía en la ciudad de Berlín, Alemania culminando sus estudios en
1841. En 1842 se incorporó a la redacción del periódico La Gaceta Renana.
Dos años más tarde, en 1844, la revista es clausurada y debe marchar al
exilio. En los años siguientes de actividad política y de un intenso
trabajo teórico junto a Engels, destacan la creación de la organización
internacional de trabajadores, denominada La Primera Internacional, su
crítica a la economía política burguesa, El Capital, y la creación del
socialismo científico, entre otras muchas actividades siempre
parcializadas con la causa proletaria.


Lo importante de Marx es su aporte al conocimiento científico de la
sociedad capitalista, con la finalidad de proponer un cuerpo
teórico-práctico para la edificación de la sociedad socialista. En primer
lugar, se detacó que cada individuo y cada sociedad histórica, tiene una
ideología distinta, compuesta por su concepción de la justicia, el
derecho, la belleza, la libertad, la filosofía, la política, la moral, la
sexualidad, la ética, la religión, la dignidad, la propiedad, la caridad,
la feminidad, o el honor. Lo que origina estas ideas, es la estructura
económica y productiva en esa sociedad histórica. Si las diversas
sociedades tienen estructuras familiares distintas, es porque el sistema
económico de cada una de ella es distinto.

La otra gran idea destacable del estudio de Marx es la explotación del
hombre por el hombre, y que al igual que los esclavos eran explotados en
la antigüedad, los trabajadores son explotados hoy en día. Cuando un
capitalista contrata a un trabajador, lo que está comprando, es su
fuerza de trabajo, por la que le paga un salario, comúnmente llamado
SUELDO. De la compra de fuerza de trabajo, el capitalista obtiene un
beneficio o plusvalía. El compendio de estas ideas es a lo que se conoce
como la ideología de clase trabajadora.

Engels explicó en el entierro de Marx, que este hombre descubrió la ley
del desarrollo de la historia humana, que por tanto, la producción de los
medios de vida materiales, y la correspondiente fase económica de
desarrollo de un pueblo, es la base a partir de la cual se han
desarrollado sus instituciones políticas, los conceptos jurídicas, el
arte y la religión. Marx también descubrió la ley específica que mueve el
actual modo de producción capitalista, y la sociedad burguesa que este
origina, la plusvalía, es decir, el afán de lucro, la producción que
persigue dinero.

Marx explicó que todas las transformaciones históricas, NO había que
explicarlas en los cambios operados en las ideas de los hombres. Marx
demostró, que toda la historia de la humanidad, hasta hoy, es una
historia de luchas de clases, que todas las luchas políticas giran en
torno al poder social y político de unas u otras clases sociales. Para lo
cual es necesario conocer la situación económica de la sociedad en cada
época.

En consecuencia, la propuesta del Socialismo depende de las condiciones
económicas de un país, de la forma en que evolucionaron sus estructuras
económicas, de su correspondiente estructura social e idiosincracia; pero
manteniendo presente que hay que eliminar la propiedad privada
capitalista, que nada tiene que ver con la propiedad privada individual.

Que los cambios políticos a lo largo de la historia, no se originan
simplemente porque la gente cambie de ideas políticas, sino porque los
cambios económicos originan nuevas clases sociales o modifican las ya
existentes. Los continuos enfrentamientos entre clases sociales, con sus
ideas políticas asentadas inconscientemente en sus intereses económicos,
son la verdadera base y el verdadero motor de la historia.

Marx demostró que el actual modo de producción capitalista, tiene como
premisa la existencia de dos clases sociales. De una parte los
capitalistas, que se hallan en posesión de los medios de producción y de
sustento, y de otra parte, los proletarios, que excluidos de esta
posesión, sólo tienen una mercancía que vender: su fuerza de trabajo.
Mercancía que no tienen más remedio que vender, para adquirir los medios
de sustento más indispensables en forma de salario o sueldo.

Marx explica que de acuerdo al grado de desarrollo del capitalismo en un
país, esta contradicción capital-trabajo será más evidente y los
antogonismos de clase se agravarán.

Por ejemplo, la Revolución Bolivariana no se origina por el cambio de
ideas políticas de la gente, sino por el agravamiento de la contradicción
capital-trabajo, expresada en la degeneración de la calidad de vida de
grandes capas de la población. Esa degeneración de las condiciones de
vida del venezolano no encontró expresión en ningún partido político
revolucionario debido a su política errada de colaboración de clases y
que sus propuestas reformistas eran muy similares a las de AD y COPEI. Es
a partir de esas condiciones económicas y sociales que se origina el
Comandante Hugo Chávez y no al contrario, sin negar sus cualidades
personales y de líder individual. Ese líder revolucionario supo
concentrar los anhelos de "cambios".

Sin embargo, los "cambios", para que realmente respondan a los anhelos de
nuestro Pueblo, deben ser estructurales, deben dirigirse a derogar el
modo de producción capitalista perseguidor de lucro y causante de la
situación desesperante actual. Pero, esos cambios no deben confiarse a
una pequeña élite o a un líder, sino que deben ser actos colectivos,
donde las diversa capas sociales explotadas organizadas junto a los
trabajadores lideren la transformación más radical posible, el
socialismo. Es innegable que de allí surgirán los verdaderos líderes
sociales revolucionarios y no por un acto mágico de imposición
burocrática. El partido político, el PSUV, entendido de esa manera, sería
un factor decisivo en el cambio y en el tránsito al socialismo.

En la Revolución Bolivariana hay muchos retos, pero uno de ellos es la
inyección de la juventud, pero una juventud que tenga clara conciencia y
conocimiento que el capitalismo no se derrotará con nacionalizaciones
aisladas de fábricas y comercios, ya que la especialización de las ramas
de producción capitalista y la subsiguiente división del trabajo
requieren que la transformación económica socialista responda a un plan
general. Sin embargo, este plan general debe ser elaborado por los
trabajadores y las organizaciones populares organizadas en voceros que
conformen instancias realmente democráticas, y que sus decisiones sean
vinculantes al más alto nivel.

Debido a que el capitalismo es un sistema global, la respuesta
alternativa debe ser igualmente global. Esto quiere decir, que el
socialismo para poder desarrollarse debe expandirse como un sistema
global, como una propuesta socializante. Pero, se ha querido acusar a los
socialista que deseamos socializar todo y que esto elimina la pequeña
propiedad. ¿Acaso la pequeña propiedad individual no es un lujo en el
capitalismo? ¿Acaso el capitalista mediante la competencia desleal y la
ley de la selva, no quiebra al pequeño comerciante y al pequeño
propietario? ¿A quién quiere engañar Noel Alvarez de FEDECAMARAS, cuando
todos sabemos que su capital es un producto social y no producto de su
holgazanería personal?. El capital que poseen los empresarios es el
producto social del trabajo combinado de la clase trabajadora venezolana.
¿Entonces, por qué sería un crimen que los socialistas quisieramos
socializar este capital, de por sí social, en favor de las masas
oprimidas por los capitalistas venezolanos?.

(*) Lucidio García (Sintraintevep-CTMI)/ Corriente de los trabajadores y
trabajadoras marxistas del PSUV-Miranda
(garcialwx@pdvsa.com)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2392 veces.



Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: