¿Tumbaron una puerta para estacionar un Ferrari en la Planta Baja de la Facultad de Arquitectura de la UCV?

Este sábado una cuenta de twitter, o X, que manejan estudiantes de la UCV, publicó un oficio del Instituto del Patrimonio Cultural, donde se le notifica al decano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Javier Caricatto, que deberá pagar una multa por intervenir sin autorización el edificio sede, considerado bien de interés cultural y monumento nacional. Además deberá reponer a sus expensas la puerta de entrada de la fachada oeste que da acceso al vestíbulo o hall de entrada del Auditorio Carlos Raúl Villanueva, en las condiciones estructurales y de imagen originales. Carta firmada por la Antropóloga Dinorah Helena Cruz Guerra, presidenta del IPC.

https://twitter.com/VivaLaUCV/status/1786869422914773261

El comunicado no menciona el motivo que llevaron al decano a alterar la puerta de entrada a la facultad, pero los estudiantes recuerdan que el 17 de noviembre pasado se realizó una conferencia en el Taller José Miguel Galia, dictada por el diseñador italiano de autos, Mauricio Corbi, titulada "Del diseño creativo al diseño".

https://twitter.com/VivaLaUCV/status/1725533264687829073

Pero pareciera que no fue suficiente la invitación que se hizo por las redes sociales para que los estudiantes asistieran a la conferencia. En consecuencia, y con el fin de atraer la atención de los alumnos, al decano se le ocurrió la brillante idea de cortar el parteluz central de la puerta de entrada a la facultad para meter un Ferrari en la planta baja y estacionarlo frente a la entrada del Taller Galia, donde se ubican unos bancos de madera que suelen usar los estudiantes para descansar y conversar. Y de repente se escuchó una voz: "aparten esos asientos que llegó el Ferrari". Acto seguido, a la joya la rodearon con postes separadores con cinta extensible, y direccionaron las luces hacia el clásico. Miren pero no toquen.

En otras palabras, desmontaron dos de las cuatro hojas vaivén que conforman el sistema de puertas de vidrio y acero, luego cortaron por arriba y por debajo el perfil metálico para retirarlo del sitio, y abrieron las hojas laterales de par en par. Fácil, ahora el decano ya tenía la luz necesaria para ingresar el Ferrari y deslumbrar a los estudiantes durante la conferencia patrocinada, nada menos que por la Embajada de Italia y el distribuidor oficial de los Ferrari en Venezuela, entre otros.

https://fundaayc.com/tag/del-proceso-creativo-al-diseno/

Terminado el evento, se despidieron del Ferrari, y procedieron a ordenar el reguero que dejaron. En lugar de soldar el perfil de acero por arriba y por debajo y pintar de nuevo toda la puerta, lo que hicieron fue construir juntas con pernos que puedan facilitar la remoción del parteluz cada vez que al decano se le ocurra montar un concesionario de autos italianos de alta gama en la facultad. Todo esto alterando el uso de esos espacios y la función de diseño original de las puertas de entrada. Diría el Arquitecto y Decano Javier Caricatto: "¿Qué raro que a Carlos Raúl Villanueva no se le ocurrió diseñar puertas más anchas? Debe ser que en su época no había carros". ¡Plop!

Por cierto, esa puerta tiene actualmente vidrios armados con malla de alambre que no corresponden al diseño original. Cuando corrijan su desastre deberán devolver su imagen original, como lo exige el IPC de Venezuela.

El daño patrimonial no es para morirse, pero sin duda es plausible que la Antropóloga-arqueóloga Dinorah Cruz del IPC haya sancionado este despropósito para crear un precedente en la Ciudad Universitaria de Caracas, patrimonio mundial de la humanidad. Si dejamos pasar este incidente, para nada me extraña que otros decanos y decanas, que se creen dueños de esos edificios, se les antoje por realizar rifas de carros dentro de las instalaciones bajo su responsabilidad. Ustedes saben, por aquello del emprendimiento. El rebusque, pues.

Es bueno señalar que hubo muchos profesores y profesoras de arquitectura que se opusieron. Tal es el caso de la Conservadora y Restauradora de monumentos y Arquitecta, Nelly del Castillo, quién alarmada se preguntó en su cuenta de instagram, entre otras cosas, si esta acción fue aprobada por el Consejo de Preservación y desarrollo de la UCV, CO.

https://www.instagram.com/p/Cz1ZQIOuaGI/?img_index=1

A esta inquietud, de manera inmediata, le respondió la CopredUCV:

Copreducv @restauro__ndelcastillo Este Consejo, ente gestor de la Ciudad Universitaria de Caracas, tiene muy clara su misión de preservar y conservar los espacios de la CUC para las futuras generaciones. En consecuencia nunca otorgamos aval técnico ni permiso alguno para realizar esta atrocidad, todo lo contrario, oportunamente se envió una comunicación al decano @javiercaricatto solicitando que no se llevara a efecto esta actividad, haciendo caso omiso a lo solicitado.

Bueno, Javier, parece que la U tiene dolientes. Qué te puedo decir. Reúnete con Dinorah, Jacqueline y Ernesto, y restaura la cagada que hiciste.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2501 veces.



Fernando Saldivia Najul

Lector de la realidad social y defensor de la sociedad sin clases y sin fronteras.

 fernandosaldivia@gmail.com

Visite el perfil de Fernando Saldivia Najul para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: