El asunto universitario

Desde que ingresé como estudiante a la UCV, he pasado 60 años vinculado estrechamente con la universidad. Y aún continúo, ahora en la UBV. Ellas han sido mi escenario fundamental, con breves interrupciones por razones de funciones públicas. Pero no es por esta larga trayectoria que imagino al espacio universitario como un lugar vital para la constitución de cualquier nación que aspire a ser libre, autónoma y soberana. Se trata de que, efectivamente, lo es.

Hace pocos días, hablando sobre las 7T, me preguntaba a mí mismo -preguntárselo al gobierno es inútil- sí acaso era verdad que el objetivo de la 2ª transformación era caminar, como Chávez y el propio Bolívar lo auparon, hacia el "gobierno de la gente". Pues bien, ahora me hago otra pregunta. Dado que, en esa misma 2ª transformación, se afirma que con ella tiene que venir el desarrollo educativo, una nueva Venezuela en la ciencia, en la tecnología, en la cultura... ¿Se está hablando, entonces, de una real actualización y expansión, de aquello que Bolívar presentó al Congreso de Angostura en 1819?: La educación civil y literaria de la juventud es uno de los primeros y más paternales cuidados del gobierno...

Lo pregunto porque no recuerdo, en esos 60 años, un momento tan deplorable para las universidades nacionales como este que vivimos hoy. Y, no nos confundamos, la recuperación física de los espacios y edificios que conforman la Ciudad Universitaria de Caracas -que es patrimonio de la humanidad- no significa la puesta en marcha de la UCV. El vacío que hoy muestra ella -incluyendo el cierre de sus laboratorios-, y también los de la UC, la LUZ, la de los Andes, la USB, o peor, la literal demolición de la UDO; convierte en habladera de pendejadas esa 2ª transformación.

Peor no podemos estar. En octubre de 1969, cuando la IV República desató una violenta represión contra las universidades nacionales buscando liquidar la renovación universitaria y sus autonomías, ellas estaban repletas de estudiantes y profesores, aprendiendo, investigando y combatiendo. Hoy, en contraste con este incomprensible abandono, vemos al gobierno abrir múltiples y anómalas instituciones que, dedicadas al estudio singular de algo, jamás serán universidades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1289 veces.



José Manuel Rodríguez


Visite el perfil de José Manuel Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Manuel Rodríguez

José Manuel Rodríguez

Más artículos de este autor