Reflexiones, 1° de mayo sin aumento salarial y nueva ley de universidades

No podemos dejar de mencionar la sorpresa de un 1° de mayo 2022 sin aumento salarial… ¡A vaina mala! Pero, ¿qué se puede esperar de unos sujetos como los de la ONAPRE que ha estado más enredada que un pollo con eso del aumento salarial de abril? Otros han dicho que no son los individuos de esta oficina los ineptos, sino que el responsable es ministro de planificación, el Dr. Ricardo Menéndez, que por cierto tiene por ahí un libro de ideas muy brillantes y que olvidé comprar recientemente; y que, por cierto, espero lo traigan a la Feria del Libro que próximamente dizques realizarán en Barquisimeto. Aunque, quién sabe, porque esos funcionarios caraqueños siempre subestiman a los lectores de la provincia. Aunque no esté el tema que nos interesa tratar ahora, sino que es el ministro Menéndez el corresponsable de que a los docentes de la universidad venezolana titulares en vez ganar quincenalmente Bs. 750 aproximadamente devengan Bs. 400; es decir, fue el hombre dejó al presidente Maduro como mentiroso: no mandó a aplicar las tablas salariales como debe ser, sino a su capricho. Fue un error, han dicho, pero no han corregido y, al parecer, tampoco tienen propósito de enmienda. Muy grave eso. ¿Habrá que esperar eternamente? ¿Todo fue un engaño? ¿Saldrán después desde Miraflores haciendo reparaciones históricas como pasó con los jubilados del 2018 hasta el presente que dispusieron asignar un bono por el sistema patria?

Pasemos a otro tema. La universidad venezolana autónoma y experimental histórica-tradicional, así llamada, que en la contemporaneidad venezolana regó por buena parte del país la conciencia sobre la importancia de la ciencia, técnica y las humanidades. Tiene actividades por demás interesante en sus ya vetustas estructuras físicas y curriculares que conviene resaltar en estos días que corren, tan marcados por las diferencias en cuanto a la gestión, filosofía u objetivos, propósitos y fines o teleología; por lo que conviene resaltar algunas de sus actividades académicas y socioculturales. Que son expresión también que se está entrando claramente en la supuesta pos pandemia. ¡Dios sea alabado!

Aún con sus virtudes y fallos en la actualidad, el segmento universitario de nuestro sistema educativo es heredero y promesa de muchas cosas, unas buenas y otras mejor, cual toda dinámica del hombre y la mujer en el tiempo y el espacio. Así, desde la denostada "Cuarta República" adeco-copeyana y ciertas minorías de la izquierda criolla usufructuaria de ciertos intersticios de democracia y libertad que emergían de aquella primera y segunda experiencia precariamente administrada de la "dictablanda" entre 1936-1945 y la "dictadura de la democracia representativa", la del disparen primero y averigüen después (1959-1999), supuestamente la "Quinta República", de que ya casi nadie habla; sino que se dice del Socialismo del siglo XXI o Revolución Bolivariana.

Tenemos uno y otro modelo de universidad, pues, el primero está vinculada a los consensos de las élites como decía en la revista Sic el padre Arturo Sosa en las décadas de 1970 y 80, por lo que alcanza también a la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios de Venezuela (AVERU) y la Federación de Asociación de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV).

Modelo que continúa vivo y coleando, como suele decirse en el coloquio. Si bien muy activo y reactivo frente a la discusión que se avecina por la nueva ley de universidades de Venezuela, por la cual según opinión hasta de los viejos profesores tendrá que cambiar sí o sí. Ergo, no debería de existir esa especie de dos modelos de gestión universitaria en el país: AVERU y ARBOL.

Ello, aunque las deliberaciones de un nuevo organismo llamado algo así como Consejo Estatal de Planificación Universitaria ha tomado el mando en estos asuntos. Sus deliberaciones a veces inclusive las realizan en alguna sede de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado de Barquisimeto, aunque dizque algunos rectores o decanos se marginan y no asisten a tales eventos "políticos".

El nuevo grupo de universidades agrupadas en la Asociación de Rectores Universitarios Bolivarianos de Venezuela, ARBOL, superan en número y dinamismo al de las universidades autónomas y experimentales históricas tradicionales, de la AVERU, según; no quiere decir que en estas últimas no se continúen desarrollando un cúmulo de actividades administrativas y académicas, pero que tributan a otra visión sociopolítica, la del llamado sector democrático y que ha terminado por la convivencia con el chavismo democrático también. Con obvias limitaciones, pero ahí están empíricamente demostrable es el hecho que siguen desarrollando sus actividades medianamente y que ya pronto entrarán con clases presenciales bajo la exigencia de condiciones mínimas de salubridad, porque la educación llamada multimodal como que no fue tan buena en estos dos años de la pandemia, según se ha visto en algunas experiencias de la escolaridad de grado y postgrado. El aprendizaje no es igual, no tan bueno, ni significativo. Eso me han dicho unos jóvenes en un sancho dominguero y que son participantes de un postgrado.

En ese sentido, nos parece que hasta en las más elementales actividades académico-administrativas son obvias las diferencias entre universidades del modelo AVERU-ARBOL, tomemos como ejemplo los programas doctorales. Las segundas adscriben sus líneas de investigación al Plan de la Patria 2007-2013, 2019 y 2005; las primeras ni por equivocación, su orgullo es la autonomía y su referente político: la democracia occidental tipo Estados Unidos de Norte América y Europa, mientras que las segunda optan por la visión descolonial, la del mundo multipolar y de otras prioridades temáticas en las sublíneas de investigación y vinculación comunitaria: potenciar consejos comunales, comunas, actividades productivas. ¿Logrará la nueva ley de universidades de Venezuela conciliar ambas posiciones? ¿O será una imposición? ¿Se expresará en una eventual los nuevos consensos alcanzados entre el gobierno y la oposición democrática?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1034 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía