La educación a distancia en tiempos de la Revolución Bolivariana

El período de la Revolución Bolivariana ha estado conformado hasta ahora por dos gobiernos: la presidencia de Hugo Chávez desde 1999 a 2013 y la presidencia de Nicolas Maduro desde 2013. Es necesario distinguir estos dos lapsos dentro de la revolución porque cada uno de ellos tiene características particulares, aunque encontremos en ellos ciertas continuidades. Una característica común de ambos es su preocupación por la educación, no notamos mayores diferencias de fondo entre esos dos gobiernos en materia de educación, en general, ni en educación a distancia en particular. En cuanto a esta última tenemos que nunca la han considerado seriamente como opción pedagógica. Esta actitud se manifiesta o ha materializado, como mostraré a continuación, en su exclusión tanto de la normativa legal en materia educativa como de las políticas y prácticas educativas adelantadas en tiempos de la Revolución Bolivariana.

En la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 1980 aparece mencionada la educación a distancia. En particular, en el Artículo 43 se establece que:

"En el nivel de educación superior se podrán organizar institutos de educación a distancia y programas especiales dentro del régimen de educación de adultos para alumnos bachilleres o que no posean este título y sean seleccionados mediante una adecuada evaluación. Tales institutos y programas requerirán la aprobación del máximo organismo de educación superior."

Mientras que, en la LOE aprobada por la Asamblea Nacional en 2009, con mayoría absoluta chavista, no se hace ninguna mención a la educación a distancia. Uno podría esperar que una ley para regular la educación distancia fuera incluida entre las leyes especiales especificadas en la LOE para su futura elaboración. Más aún, tomando en cuenta la política integracionista de la Revolución Bolivariana y que muchos países de Suramérica tiene leyes especiales para regular la educación a distancia. En particular entre los países de MERCOSUR, Brasil y Argentina tienes leyes de educación a distancia. Insisto, uno esperaría pues que nosotros también nos planteáramos tener una ley de esta materia de manera tal que la integración se pudiera llevar a cabo ordenadamente bajo cierta norma.

En la primera aldea universidad creada durante el primer gobierno de la Revolución en el estado Bolívar, se incorporó la Universidad Nacional Abierta (UNA), la única universidad a distancia del país. Pero esa participación no pasó de allí. La UNA no fue tomada en cuenta para el desarrollo posterior de la Misión Sucre.

Aunque la profesora Maruja Romero, entonces Rectora de la UNA, era miembro de la Comisión Presidencial para la Misión Sucre, formada por órdenes del presidente Chávez, la educación a distancia nunca fue considerada seriamente como opción pedagógica para la Misión Sucre. Ni cuando la profesora Romero fue viceministra de educación universitaria ese ministerio no promovió ninguna iniciativa de educación a distancia. Ni tampoco se manejó la idea de elaborar alguna normativa para regular la educación a distancia. Solo tengo conocimiento de una iniciativa, promovida por algunos funcionarios del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU), de elaborar una propuesta de normativa para regular la educación a distancia en la que participaron profesores de varias universidades, incluyendo la UNA. Entiendo que esa iniciativa fue abortada porque el ministro del momento consideró que se habían violado ciertos procedimientos burocráticos.

Cuando fue realizado el primer censo de la Misión Sucre en las principales plazas de pueblos y ciudades, uno de los resultados llamativos fue que unas 300 personas manifestaron querer seguir estudios de matemáticas. La única universidad que contaba con una Licenciatura en Matemática que podría satisfacer esa demanda dispersa a nivel nacional era la Universidad Nacional Abierta (UNA). Este programa de licenciatura tenía dos fortalezas para ese momento: (a) dos menciones (Cálculo Numérico y Estadística) de relevancia para un país en desarrollo y (b) se ofrece mediante la opción pedagógica de educación a distancia basada en material impreso. Digo tenía dos fortalezas porque las menciones fueron eliminadas en una reforma curricular posterior. Una profesora de la Carrera de Matemática de la UNA comenzó a trabajar con la Fundación Misión Sucre los detalles para poner en marcha esa licenciatura en el marco de la Misión Sucre. Este sería el único programa a distancia que se ofrecería a través de dicha misión. Pero nunca se concretó la oferta de la Licenciatura en Matemática para la Misión Sucre. Al deseo de esos 300 aspirantes a formarse como matemáticos nunca se le dio respuesta.

En la Misión Alma Mater no es considerada la educación a distancia como una opción pedagógica estratégica y de importancia para alcanzar sus fines. La UNA fue incorporada a la Misión Alma Mater solo como beneficiaria de equipos para la instalación de centros de esa misión. En esos centros son una especie de "cyber" públicos al servicio de los estudiantes del centro local de la UNA donde funcionan. Estos centros nunca más fueron atendidos y se mantienen con equipos obsoletos, sin poder reemplazar o repara equipos deteriorados y sin servicio de internet o muy limitado acceso.

Después de más de veinte años de gobiernos de la Revolución Bolivariana, en este año 2020, por primera la educación a distancia es considerada como opción pedagógica. La declaración de alejamiento social y cuarentena voluntaria motivado por la amenaza de la COVID-19, llevó como consecuencia inevitable a la suspensión de las actividades escolares regulares en todas las instituciones que conforman el sistema educativo nacional. Nadie puede predecir por cuánto tiempo se mantendrá esta medida, lo cierto es que la vuelta a la normalidad no se ve en un futuro muy cercano. Entre las medidas para evitar una catástrofe sanitaria el Ejecutivo Nacional decidió suspender el regreso a clases por lo que queda del año escolar. Ante esta situación el presidente Maduro afirmó que el último lapso del año escolar en lo que concierne a la educación básica y las actividades de los semestres en la educación universitaria se gestionaría mediante la educación on-line. Otros altos funcionarios se han referido a la educación a distancia como la opción pedagógica para continuar con las actividades de enseñanza bajo este escenario de emergencia. Lamentablemente hemos observado cierto desconcierto y confusión en el uso de estos términos. Ver comentarios sobre este asunto en mi artículo en Aporrea sobre las diferencias entre estas formas de educación (https://www.aporrea.org/educacion/a289478.html).

En conclusión, la educación a distancia ha permanecido desregulada en tiempos de la Revolución Bolivariana. Situación que es totalmente contradictoria con la adopción del concepto del Estado Docente en educación y de una postura antineoliberal en lo económico y lo político. El campo de la educación a distancia en el subsistema de educación universitaria es una "tierra de nadie", donde las instituciones universitarias, sobre todo las privadas, actúan sin ningún tipo de regulación como en un paraíso neoliberal hecho realidad en la tierra. Los dos gobiernos de la Revolución Bolivariana tampoco han tomado en consideración a la educación a distancia como una opción pedagógica valiosa que puede contribuir al logro de los más grandes principios de la educación establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la Ley Orgánica de Educación. Todavía creo que es tiempo de rectificar, tal vez esto sea una de las cosas buenas que nos deje esta tragedia ocasionada por el COVID-19.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1694 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas