Mafia universitaria

Con el cuento de la autonomía universitaria y con las suspensiones de elecciones en las universidades del país se han cometido muchas irregularidades sin que nadie pueda intervenir para resolver los problemas. En la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, la universidad de los maestro, la universidad de los adecos, sí, porque desde hace mucho que los adecos manejan esa universidad a su antojo; en dicha universidad se ha constituido una verdadera mafia que desde el gobierno de la misma, ha utilizado a la casa de estudios para grandes negocios, en detrimento de los estudiantes y de los profesores honestos que trabajan día a día y que ven como destruyen a la universidad sin que se pueda hacer algo para remediar el daño.

Lo curioso es que esta universidad, siendo experimental, no haya sido intervenida por el estado para recuperarla, muy al contrario, crearon otra universidad pedagógica, mirando para otro lado ante la mafia interna que hace negocios a sus anchas. Pareciera que desde el estado quedaron en dejar hacer, dejar pasar. La explicación que se oye por los pasillos es que el rector juega para el gobierno y así, por más que se le vean las costuras, nadie hace nada para cambiar a las autoridades. Porque es bien sabido que las autoridades de las universidades experimentales son de libre remoción, porque dichas universidades tienen autonomía porque el estado la decreta y no por mandato constitucional, y así como el estado la permite, cuando lo considera necesario, la interviene; como ya ha ocurrido con otras universidades experimentales como la Simón Rodríguez y la Rómulo Gallegos.

Desde la sede de Maracay de la UPEL, y con el apoyo de acción democrática, llega al rectorado el que para el momento era decano de Maracay, llegado al rectorado y se suspenden las elecciones universitarias por aquel conflicto de leyes; y al día de hoy, el señor rector lleva más de 10 años en su cargo manejando la universidad como una universidad de su propiedad, destruyendo a la universidad que ha formado a la gran mayoría de los maestros del país. ¿Cómo fue posible todo esto? Explico un poco.

Al no haber elecciones legales, se fueron venciendo los periodos de gobierno de todas las autoridades, otros que ocupaban cargos se fueron jubilando. Y el rector, que maneja el consejo universitario, fue sustituyendo a cada una de las autoridades inferiores a él, mediante decreto del consejo universitario. A más de 10 años de gobierno tiránico, colocó en cada una de las sedes de la Upel a nivel nacional, a sus amigos, compadres, compañeros de partido, familiares y pare usted de contar. Y a Maracay le tocó la peor parte, porque, siendo de allá, el rector conoce a los profesores, a los trabajadores, y así, ha puesto a su antojo al decano, al secretario, a los sub directores, etc. Sin mencionar que en Maracay tiene a familiares, amigos, esposas y amantes ocupando diferentes cargos, todo ante la mirada impotente de la mayoría de los profesores y trabajadores honestos.

Y luego vinieron los negocios, los negocios de la mafia.

Uno de los negocios son unos acuerdos con algunos tecnológicos de Maracay, tecnológicos que tienen autorización del ministerio de Educación para graduar técnicos superiores universitarios; sin embargo, lograron firmar un acuerdo con el rector, y ahora dichos tecnológicos gradúan profesores, es decir, licenciados ¿cómo? Bueno, se gradúan de tsj y luego cursan dos años más en el tecnológico y la UPel los gradúa de profesores. Basta ver los actos de grado de Maracay para constatar que, de cada 100 profesores graduados, 90 son de los tecnológicos y solo unos 10 son de la universidad. Con el agravante de que, mientras los estudiantes de la Upel deben esperar mucho más de 5 años para graduarse (porque la universidad vive de paro en paro) los que tienen para pagar el tecnológico se gradúan en sus 5 años sin perder tiempo. ¿El ministerio de educación universitaria autorizó dicho convenio? ¿está al tanto? Pareciera que no, pero nadie hace nada, la otra pregunta ¿esos convenios son gratuitos o se le paga a alguien por ellos? Porque el rector debió autorizar dichos convenios, porque él manda. Y como domina todo, y pone y quita autoridades, no hay quien se le oponga.

Otro negocio, allí mismo, en Maracay, funciona una academia de beisbol de esas que proporcionan talentos para el beisbol de la Liga de los Estados Unidos, bien, por ese convenio se supone que la universidad recibe ingresos considerables, tal vez en dólares, incluso por cada firma que logren con la MLB la universidad recibe un porcentaje en dólares, la pregunta ¿Quién recibe ese dinero? La universidad en Maracay parece que no, porque se está cayendo a pedazos. ¿ese dinero entra a las cuentas de la universidad? Nadie lo sabe. Lo cierto que un secretario de la sede de Maracay tuvo la ingeniosa idea de averiguar el asunto y le costó el cargo, inmediatamente el rector lo destituyó. Teniendo en cuenta que el secretario es el segundo al mando, después del decano, aun así fue destituido por preguntón.

Otro negocio más. El señor rector, muy habilidoso, firmó convenios con universidades de Colombia, Brasil y otros. A través de dichos convenios se mandan profesores a dichos países a dar clases y los participantes reciben títulos de la UPEL, evidentemente que dichos convenios son pagados en dólares a la institución, pero ¿quién recibe esos dólares? Lo que uno pudiera esperar, por sentido común, es que los profesores que van a exterior a ganar dólares sean los profesores con mayores méritos académicos de la universidad, pero no, los que van al exterior son los amigos del rector, aquellos que ha puesto a ocupar cargos directivos, sin que tengan mérito alguno. Y el dinero que se supone debe recibir la universidad, eso es un misterio.

Otro de los negocios tiene que ver con cambio de notas a estudiantes que no aprobaron sus materias. Estos no estudian, salen reprobados y luego, una mano peluda entra al sistema informático y aparecen aprobados. En más de una ocasión de comprobó que fueron funcionarios de control de estudios quienes hicieron el cambiazo. Cualquiera se imaginaría que fueron sancionados, pero no. Les dieron tiempo a irse, a retirarse, sin consecuencias. Y a todas estas, el encargado de control de estudios de Maracay, que durante su gestión ocurrieron dichas irregularidades, fue premiado con un ascenso a secretario de la institución. Que, por cierto, ahora como secretario tiene mas poder. Y hace poco se descubrió que un profesor estuvo involucrado en eso de cambiar notas de manera fraudulenta y según se rumorea, el secretario lo protege, aun cuando servicios jurídicos recomendó la expulsión del mismo, hasta la fecha no hay sanción. Se rumorea entre pasillos, que además de notas, algún título por allí se ha obtenido no con estudios, sino con $$$, pero esos sólo son rumores de pasillos, mientras no hayan auditorías serias, no se sabrá. ¿pero quien le va a hacer auditoria al rector plenipotenciario?

Ahora bien, los únicos que hicieron resistencia ante tantas irregularidades fueron los jefes de los departamentos de Maracay. Se quejaron formalmente por escrito ante el consejo directivo, ante el consejo universitario, pero, como era de esperarse sus quejas quedaron en el vacío ¿y el señor rector se iba a quedar con eso? Que osaran a reclamar transparencia, pues no. El consejo directivo no ha investigado nada, no ha sancionado a nadie, pero decidieron emprender una cacería de brujas contra todo el que estaba reclamando. Lo primero, se negaron a incorporar, al mismo consejo, al profesor designado por los jefes de departamentos. De manera que dicho consejo pareciera que es irregular en su composición. Bueno, consejo donde parece que sólo deciden el secretario y el decano, porque los profesores no están representados (aunque parece que hay alguien allí pero que no defiende los intereses de los profesores) Los jefes de los departamentos tampoco tienen representante (el que estaba renunció en protesta y se han negado a incorporar al nuevo). Y ahora, por mandado del señor rector, van a destituir a todos los jefes de departamentos que han exigido transparencia, serán sustituidos por otros más manejables y calladitos ante lo que ocurre, aun cuando algunos de esos jefes fueron elegidos por los profesores. Todo porque se les ocurrió enfrentar al Señor decano, al secretario, al consejo directivo, al rector y exigir explicaciones, transparencia, cuentas claras. ¿y qué es lo que viene? Una vez teniendo controlados hasta los jefes de departamentos, a cualquier profesor que no quera plegarse al rector, será perseguido.

Una verdadera mafia, mafia universitaria, en una universidad que no es autónoma, pero que cuenta con el silencio del estado que mira para otro lado mientras destruyen a la otrora universidad formadora de maestros. Por allí pareciera que hay un rayito de esperanza con la sentencia del TSj que obliga a llamar a lecciones, pero si es que el plenipotenciario rector llama a elecciones, porque pareciera que las universidades están por encima del estado. Pero sin esperar elecciones, siendo la UPEL una universidad EXPERIMENTAL ¿cómo es posible que el estado venezolano haya permitido que la hayan convertido en negocio a favor de unos pocos? ¿Cuántos profesores se han tenido que retirar perseguidos por el poder despótico de las autoridades? ¿Cuántos profesores muy buenos se han tenido que ir indignados ante tanta inmundicia? ¿Por qué a don Aristóbulo, egresado de la UPEL, se le ocurre fundar otra universidad pedagógica paralela en vez de rescatar a la universidad que lo formó como maestro? Ante la nueva arremetida de las autoridades contra lo poco que queda de voz crítica en la universidad, es posible que muchos tantos profesores honestos tengan que huir, ¿y quien va a quedar en la universidad? ¿los mafiosos, los malos, los amigos del rector, los adecos? ¿será posible que el estado actúe y cumpla con su deber? ¿o piensa dejar acabar con una universidad que representa tanto para el país? Mientras tanto ahí sigue, la universidad de los maestros dirigida por un gobierno tiránico, despótico y totalitario. Por cierto, que hay que mencionar que los administrativos y obreros trabajan solo unos dos o tres días a la semana, a veces solo un día, amparados por los sindicatos, y así llevan más de un año, pero eso sí, cobrando completo sin que se les descuente ni medio día. Afortunadamente aún hay profesores dedicados, con vocación, honestos, aún hay trabajadores administrativos y obreros que cumplen con su deber, pero cada vez son menos, cada vez menos.

 

¿Será que el Estado Venezolana dejará que acaben con la universidad de los maestros? ¿será que a Aristóbulo no le duele la universidad que lo formó? Sorprende mucho lo que está ocurriendo en la universidad, y sorprende más que el Estado no cumpla con su deber y permita que negocien con un bien público que es de tanta utilidad para todos los venezolanos, porque de allí hay salido casi todos los maestros que educan a los niños, adolescentes y adultos del país. Esperemos que ocurra algo, que el Estado cumpla con su deber, que intervenga, o que haya elecciones, pero que ocurran cambios que son urgentes y necesarios, de lo contrario tendremos un futuro de pronóstico reservado. Esperamos que la universidad sea rescatada y vuelva a ser la gran universidad formadora de maestros del país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 901 veces.



Carlos Sánchez


Visite el perfil de Carlos Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a284885.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO