La lucha estudiantil

Los estudiantes por lo general en Venezuela siempre han librado grandes batallas que los incluye merecidamente dentro de la historia.

Desde tiempos atrás, hasta nuestros días, esas típicas actuaciones se han mantenido casi intactas.

En el pasado más reciente los estudiantes fueron parte fundamental para que en el país se instaurara la democracia y posteriormente la revolución bolivariana.

Sin embargo, a 17 años de este último episodio político, notamos que hoy en día ese pensamiento revolucionario y socialista tiene en un sector de la juventud sus propios detractores, que desean distorsionarlo e incluso acabarlo.

De allí la importancia que tiene en la juventud estudiar la historia, saber un poco más del pasado, entender cómo fueron dirigidas las políticas en la cuarta república con los gobiernos de AD y Copei, que pocas oportunidades les brindaron al sector estudiantil y a las clases más desposeídas.

Fueron precisamente los estudiantes de la época, con una visión muy clara y valiente, los que supieron enarbolar las banderas contra la dictadura de Marco Pérez Jiménez.

Posterior a esa época fueron muchos otros los que cayeron abatidos y desaparecidos bajo la represión de los gobiernos “democráticos” de AD y Copei, una vez que se firmó el pacto de Punto Fijo, para engañar a la nación.

Fueron precisamente los jóvenes estudiantes de la izquierda quienes debieron soportar en el pasado el permanente acoso de los gobiernos derechista de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, al extremo que se mantuvieron por varias décadas en la clandestinidad, los que llegaron a correr con suerte.

Hoy se nos hace difícil entender como algunos grupos de estudiantes, quizás desorientados y faltos de lectura, arremeten en contra del gobierno revolucionario que ha sido el único en darles la oportunidad de la inclusión y la participación.

Nadie, a excepción de la dirigencia rancia de este país, encabezada por Primero de Justicia y las demás fuerzas opositoras, entre ellas también Voluntad Popular, pueden afirmar que el actual gobierno revolucionario viola los derechos humanos en Venezuela, como si ocurría constantemente en la cuarta república.

Gracias a la visión del comandante eterno Hugo Chávez Frías hoy en el país hay espacios abiertos para el libre discernimiento, sin embargo se nota que han surgidos pequeños focos que están apartados de lo que debe ser una verdadera lucha estudiantil.

En lo que va de revolución nadie, muchos menos ese reducido grupo de estudiantes que hoy intentan crear un clima de desestabilización alentados por la ultraderecha, pueden afirmar que el gobierno revolucionario ha desatado persecuciones y hostigamientos en su contra, como si ocurría –reiteramos- en los gobiernos de factos de la cuarta república.

De allí la importancia que tiene que las nuevas generaciones conozcan más a profundidad la historia reciente del Movimiento Estudiantil en nuestro país.

El vigor, el ímpetu, la osadía, (características propias de los jóvenes por excelencia), deben seguir prevaleciendo a la hora de iniciar la lucha, pero ésta debe estar encaminada, en primer lugar, a respaldar la verdad y que se imponga la justicia.

La defensa del humanismo, principio básico de la revolución, no puede ser desechada. La lucha no debe declararse para proteger los intereses de los grupos oligarcas, que sólo desean utilizar a los estudiantes como “carne de cañón".

Creemos que la lucha estudiantil tampoco puede apartarse de los principios lógicos que les permita su inclusión; por el contrario está llamada a buscar fórmulas que coadyuven a solucionar sus problemas e ir más allá para contribuir también con fórmulas que saquen al país de la crisis que los afecta.

Las protestas hostiles, agresivas, sin justificación ni causa, deben cesar. El estudiantado no puede caer en la trampa de la ultraderecha fascista, que desea ubicarlos en las primeras filas de la confrontación.

Es decir, no pueden bajo ningún pretexto crear motivos alentadores para promover la desestabilización ni mucho menos una intervención militar por parte del imperio, como es el deseo de un sector de la ultraderecha, que poco le importa la patria.

No hay duda que la juventud de hoy debe leer más. Estar contestes con la historia y con el compromiso que deben asumir en el futuro, más si son la generación de relevo que más temprano que tarde tendrá la responsabilidad de dirigir los destinos de la nación.

Recordemos precisamente que la lucha que encarnan hoy en día quienes apoyan la revolución es precisamente la misma que asumieron en el pasado las mujeres y hombres que ofrendaron sus vidas por lograr la libertad y la justicia en el país.

Hoy, los hijos de Bolívar, estamos igualmente llamados a defender con nuestras propias vidas, de ser necesario, esa libertad que nos legaron nuestros próceres y no permitir jamás que nos la arrebaten. Esa, y no otra, debe ser la lucha que debe emprender la generación estudiantil que se prepara en estos momentos para asumir su misión de relevo.

*periodista

Italourdaneta@gmail.com

Twitter.@italourdaneta54


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1512 veces.



Ítalo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI