La Sociedad Civil incendia universidades en nombre de la libertad

En el marco de la actual arremetida violenta de algunas minorías políticas, sociales y económicas contra el pueblo venezolano, con intenciones perversas, perdimos la capacidad de asombro tras el incendio de la sede de la UNEFA en San Cristóbal, hecho nefasto que no ha sido lamentado públicamente por el liderazgo de la oposición; al contrario, algunos dirigentes y muchos de sus seguidores celebraron la acción por el simple motivo de que se trata de una institución adscrita a las Fuerzas Armadas.  Según aquellos que  festejaron semejante vandalismo, se trató de un acto heroico de la digna sociedad civil tachirense en su lucha contra la tiranía de Maduro. Eso sí, sociedad conformada en buena parte por malandros de todo tipo, mercenarios, paracos y estudiantes drogados.

En verdad la irracionalidad que caracteriza a ciertos grupos de choque, envenenados por tanto odio inoculado y acumulado, y en algunos casos estimulados por el dinero, pudo más que el respeto a una Casa de Estudios que no es precisamente chavista-madurista; de hecho la UNEFA nació en la década de 1970 como Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas Nacionales (IUPFAN), con el visto bueno del Gobierno puntofijista de Rafael Caldera y del Consejo Nacional de Universidades. Mucho antes de que el expresidente Hugo Chávez saliera a la palestra, por cierto. 

El 3 de febrero de 1.974 el Presidente Rafael Caldera, mediante Decreto N° 1.587, y en ejercicio que le confería el ordinal 22 del Art. 190 de la Constitución Nacional, y de conformidad con lo dispuesto en el parágrafo único del Art. 2do del Reglamento de los Institutos Universitarios, previa opinión favorable del Consejo Nacional de Universidades, decretó la creación del Iupfan, con sede principal en la Región Capital y núcleos en los lugares del país que fueran requeridos por las Fuerzas Armadas. http://www.unefa.edu.ve/portal/historia.php.

Tras semejante acto de terrorismo, producto de la heroica lucha que algunos venezolanos llevan a cabo en nombre de la libertad (¿De qué?), cabe preguntarse, ¿Por qué  luego de unos extraños sucesos en la Universidad Central de Venezuela, si hubo reacciones opositoras contundentes?, ¿hay universidades de primera y universidades de segunda en Venezuela? Lo cierto del caso es que el incendio de la UNEFA pasó prácticamente desapercibido para la oposición y numerosos medios de comunicación, mientras que un supuesto ataque de colectivos y de cuerpos policiales contra estudiantes de la UCV, hasta revivió el tema de la violación gubernamental de la autonomía universitaria. No son más que unos hipócritas quienes reaccionaron alarmados por lo sucedido en la Universidad Central, y la mayoría de la comunidad docente y del sector estudiantil de esta institución, se hace la vista gorda ante las numerosos problemas y oscuros manejos administrativos y académicos que han afectado su funcionamiento regular, y que tienen poco o nada que ver con algunas limitaciones presupuestarias.

Entendemos que la protesta es justa y legítima en un país como Venezuela, donde prevalece un Estado burgués, obviamente procapitalista; sin embargo es absurdo que en su actuación contra el Gobierno nacional, algunos grupos utilicen la violencia y el terrorismo contra sus mismos vecinos, en especial contra personas humildes, y sean capaces hasta de destrozar e incendiar universidades, por muy chavistas-maduristas que les parezca. Todo en nombre de una supuesta lucha por liberar a Venezuela del tirano y dictador Nicolás Maduro.

ruhergeohist@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1865 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas