ANC debe sustituir Bolívar por Yuan y nombrar nuevo directorio BCV

Es triste reconocerlo, pero durante los últimos seis años, nuestra unidad monetaria, el Bolívar, se nos volvió basura, bajo la mirada inocua o dañina del Banco Central de Venezuela (BCV). Todo comenzó a comienzos de 2012 con lechugaverde.com, cuando el dólar paralelo en internet estaba en 8,69 Bs./$, hasta llegar a la grotesca cotización actual de 8.494 Bs./$, lo que quiere decir, a la inversa, que hoy un Bolívar vale US$ 0,0001177, o sea, un bolívar (Bs. 1) sólo compra 1,18 diezmilésimas de dólar. De Enero 2012 a Julio 2017 el dólar paralelo ha aumentado 977 veces, superenriqueciendo a los tenedores de dólares (5%) y superempobreciendo al 95% de los venezolanos. Determinantes exógenos de esta grave situación han sido la baja de precios del pétróleo y el ataque internacional a nuestra moneda.

Las consecuencias de esta supermegadevaluación para un país netamente importador como Venezuela, han sido catastróficas, desastrosas, desvastadoras y bien conocidas por todos los venezolanos. Para no abundar, basta con mencionar que hemos estado sometidos, durante varios años, a la inflación más alta del mundo y a la vergonzosa salida de jóvenes del país. Sin embargo, el objetivo en este artículo es analizar lo que el BCV ha hecho para combatir esta situación y, en particular, sobre lo que debe hacer la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), excelente oportunidad para discutir, aprobar y adoptar nuevas soluciones.

Agenda de Emergencia

Me impresiona el escaso número de personas que escriben sobre nuestro grave problema cambiario, vital para la sobrevivencia del país. No he visto en ningún lado, por ejemplo, la opinión de las Escuelas de Economía, Administración y Contaduría de nuestras universidades, obligadas por Ley a contribuir al esclarecimiento de los problemas nacionales. Si el dólar paralelo continúa su curva ascendente, dentro de pocos meses llegará a 10.000 Bs./$, lo que hará mucho más difícil nuestra recuperación, dada nuestra dependencia de productos y materias primas importadas, pagaderas en US$. Cada día que pasa estamos peor. Dada su importancia, la ANC debe aprobar una Agenda de Emergencia, donde ocupe lugar destacado el problema monetario.

Responsabilidad del BCV

Ahora ¿A quién le corresponde discutir, manejar y resolver el grave problema del dólar paralelo y sus nefastas consecuencias? Sin lugar a dudas, al BCV, de manera exclusiva y obligatoria, tal como lo señala el artículo 318 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV):

"Artículo 318 ° Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por el Banco Central de Venezuela. El objetivo fundamental del Banco Central de Venezuela es lograr la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria. La unidad monetaria de la República Bolivariana de Venezuela es el bolívar. En caso de que se instituya una moneda común en el marco de la integración latinoamericana y caribeña, podrá adoptarse la moneda que sea objeto de un tratado que suscriba la República. El Banco Central de Venezuela es persona jurídica de derecho público con autonomía para la formulación y el ejercicio de las políticas de su competencia. El Banco Central de Venezuela ejercerá sus funciones en coordinación con la política económica general, para alcanzar los objetivos superiores del Estado y la Nación. Para el adecuado cumplimiento de su objetivo, el Banco Central de Venezuela tendrá entre sus funciones las de formular y ejecutar la política monetaria, participar en el diseño y ejecutar la política cambiaria, regular la moneda, el crédito y las tasas de interés, administrar las reservas internacionales, y todas aquellas que establezca la ley".

Es clarísima la responsabilidad y el poder que la CRBV le asigna al BCV para preservar el valor del Bolívar y lograr la estabilidad de precios. No es una competencia más, es su objetivo fundamental. ¿Y qué ha hecho el BCV en estos últimos seis años? Se ha dedicado a perseguir el dólar paralelo, bajo diversos esquemas cambiarios (Sitme, Sicad I, II y III, Simadi y Dicom), contribuyendo con la inflación y con la baja de las reservas internacionales, sin frenar ni un ápice el crecimiento del dólar paralelo y sin cambiar de estrategia, a pesar de su reiterado fracaso. En mi opinión, y estoy seguro que en la opinión de la mayoría de los venezolanos, el BCV no ha cumplido con sus objetivos, ha sido ineficaz. En consecuencia, la ANC debe remover su directorio y nombrar otro que elimine el dólar paralelo y logre la unificación cambiaria. No es un asunto de personalidades, es una cuestión de vida o muerte para nuestro país. Todas las variables económicas dependen de la estabilidad de precios.

Cambio de moneda

Como he señalado en tres artículos recientes, publicados por este mismo medio (https://www.aporrea.org/economia/a248620.html, https://www.aporrea.org/economia/a248826.html y https://www.aporrea.org/economia/a248994.html), la solución que proponemos para resolver el problema del dólar paralelo y lograr la unificación cambiaria, es sustituir el Bolívar por el Yuan (yuanización), a sabiendas que BCV debe considerar otras alternativas, como dolarización.

No estamos de acuerdo con la dolarización, porque no luce aconsejable adoptar la moneda del país que nos ha declarado y ratificado como "una amenaza inusual y extraordinaria". Y porque la tasa Bs./$ que nos ofrecería el Departamento del Tesoro de EEUU estaría próxima al dólar paralelo, o sea que nos darían aprox. $1,000 por cada Bs. 8.500.000, lo que nos acabaría de arruinar. Además, dolarizar, igual que yuanizar, implica renunciar a nuestra autonomía monetaria, asunto que no podemos dejar en manos de un gobierno políticamente adverso.

La yuanización es lo más ventajoso para nuestro país, porque China –gran país con quien tenemos excelentes relaciones--, nos ofrecería una negociación amistosa, dado su interés por internacionalizar el Yuan. Con China tendremos una mejor tasa Bs./Yuan, un "aterrizaje suave". Tendremos una moneda poderosa como medio de pago y de ahorro. Se acaba el dólar paralelo, logramos la unificación cambiaria, fin de la inflación, se acaba el problema de acceso a las divisas, aumenta la inversión extranjera, finaliza la corrupción cambiaria, podemos ahorrar en divisas y, a diferencia del Bolívar, el Yuan no es atacable.

En transacciones, el Yuan (¥) es la tercera moneda del mundo, después del Dólar y el Euro. Desde 2016 el Yuan es considerada una moneda de reserva por el Fondo Monetario Internacional e integra la canasta de Derechos Especiales de Giro. Yuan es la moneda de China, segundo socio comercial de Venezuela, gran país que produce todo lo que necesitamos y mucho más.

Resumiendo: 1. La ANC debe aprobar una Agenda de Emergencia, donde ocupe lugar destacado el problema del dólar paralelo y la unificación cambiaria; 2. La ANC debe remover el directorio del BCV y nombrar uno nuevo, dispuesto a estudiar, proponer y adoptar nuevas soluciones eficaces; 3. La ANC debe autorizar al BCV a estudiar y proponer a corto plazo alternativas de cambio de moneda.

 

asdrubalchirinos@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1542 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US Y ab = '0' /economia/a249355.htmlCd0NV CAC = Y co = US